Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 24- -12- -2006 En portada s Entrevista con José Manuel González- Páramo ECONOMÍAyNEGOCIOS 39 tarios y de precios de exportación. Esto es muy importante, se hable de servicios o construcción o industria, porque que los salarios crezcan a tasas distintas que la productividad, por mor de negociaciones salariales que aún tienen cláusulas de indicación que abarcan a buena parte de la población, esa diferencia se reflejará temporalmente en los márgenes y al final en los precios. Y esto supondrá una pérdida de competitividad continuada. en España es bastante llamativo. Eso no se puede obviar. ¿El español vive sobre sus posibilidades? -No se puede generalizar, el nivel de endeudamiento familiar en España es aún inferior a algunos países europeos. Otra cosa es que a plazo medio debamos reflexionar sobre dónde nos lleva un patrón de crecimiento como el que tenemos y se concluye que, sin un avance importante en la productividad, y sin una evolución salarial que se corresponda con ésta, es muy difícil llegar lejos sin ajustes internos. El nivel de endeudamiento familiar en España es aún inferior a algunos países europeos La primera misión del BCE es garantizar el poder adquisitivo de salarios y pensiones de las familias de la zona del euro, de 315 millones, asegurando la estabilidad de precios De 10.000 millones de euros que circulan en todos los países donde los usan, la probabilidad de que se tope con uno falso es de 60 billetes por millón -No dirá que España es poco competitiva por sus sueldos. -El aumento de la competitividad es menor en sectores como servicios o construcción, que son los patrones de especialización de la economía española, por el menor efecto de la innovación tecnológica. Pero correspondientemente el conjunto del incremento salarial a medio plazo tendría que ser también menor, pues de otro modo tenemos pulsando una presión inflacionista diferencial de manera permanente. Es obvio que esos diferenciales no se pueden mantener de manera indefinida porque, antes o después, uno pierde la competitividad ganada por otros motivos. Otras razones son que, aquellos países que se especializan en mercados emergentes como los asiáticos tienen mejor asegurada su competitividad futura. España no tiene un peso allí ni siquiera en la Europa del Este. Por último, la composición tecnológica de las exportaciones: tenemos una tecnología de tipo medio, similar al patrón de especialización de los países del Este. Son tres señales en la misma dirección, pero que la realización de la Agenda de Lisboa podría ayudar a contrarrestar. Dicho esto, lo que sucede entre precios y salarios en el BCE y los mercados, incluídos los españoles, lo saben. Pero los españoles tienen que entender, como han hecho los alemanes, que nuestra política tiene como referencia el área del euro, no sólo la economía española. La primera misión del BCE es garantizar el poder adquisitivo de salarios y pensiones de las familias de la zona del euro, de 315 millones, asegurando la estabilidad de precios; o sea que reduzcamos al mínimo el impuesto más dañino de todos. Nadie puede poner en cuestión que esto se ha conseguido. ¿Despidos? -Cuando ya no se posee la herramienta del tipo de cambio, que tampoco sirvió de mucho, los ajustes en economía sólo son de precios o de empleo. En ese dilema las decisiones de los gobiernos pueden ayudar mucho, haciendo un mercado de trabajo y de productos más flexibles y adaptables. -Lo que ven es que el tipo ahoga cada vez más. -Piense en la primera mitad de los 90: tasa de inflación al 5,5 tipos del Banco de España al 11, o sea interés real 5,5 tasa de paro 20 Hoy: inflación en España 2,7 tipo al 3,5 o sea interés real a corto plazo menos del 1 Y tasa de paro cercana al 8 ¿se necesita aún ser convencido sobre el euro? medio a largo plazo, de la holgura de las condiciones de liquidez y de la acumulación de tensiones a corto plazo. Con ello el BCE está alerta ante cualquier riesgo para los precios; a veces explicamos la alerta y otras lo acompañamos modificando el tipo de interés. Esto permite que la capacidad adquisitiva del salario esté mucho más garantizada que hace 10 años. No sólo por una inflación hoy menor sino por el efecto sobre las expectativas, de forma que, quien quiera endeudarse de cara al futuro para adelantar capacidad de compra, tenga que pagar mucho menos hoy que entonces. El euro no es sólo histórico sino beneficioso en el día a día del ciudadano. ¿Se falsifica mucho? -Menos que las anteriores monedas nacionales, lo que ya es relevante al haberse convertido en moneda internacional, un objetivo más atractivo. De 10.000 millones de unidades que circulan, la probabilidad de que se tope con un falso es de 60 billetes por millón. -Lo que se oye son llamadas de algún político a tener más mano en el BCE, argumentando que a ustedes no los elige nadie. -No voy a replicar a un político en campaña. Tenemos un tratado europeo firmado por repesentantes legítimos en el que se decide que la política monetaria sea decidida por el BCE y el Eurosistema. Hemos aprendido que cuando la política monetaria está en manos de los gobiernos deja de ser creíble contra la inflación: los gobiernos sometidos a elecciones quieren usar todas las palancas a su disposición y una es la alegría monetaria. Así que la independencia del BCE no sólo es lógica y unánimemente respaldada sino consagrada en su estatuto; el correlato es la rendición de cuentas que hace regularmente ante el Parlamen- ¿Cómo maneja estos hilos el BCE? to Europeo. -Turismo y construcción mantienen el crecimento español ¿es sostenible? -Turismo y construcción no sólo han sido y serán importantes en la economía española: tienen una relación entre sí. En la última década hay también factores excepcionales como la inmigración, así como las condiciones de financiación. Cabe esperar que ceda al normalizarse las condiciones económicas. Pero sí: tenemos que aprender de otros. -Para quien vive al borde de su hipoteca, un 1,5 puntos de subida de tipos en un año ¿es estabilidad monetaria? -No hay nada de impredecible -Tenemos encomendada la estabilidad de precios, esto es una inflación por debajo del 2 a medio plazo, y dos prismas para enfocar la situación: el análisis económico y el monetario, que atañe a la cantidad de dinero, depósitos, efectivo, créditos. Sabemos que entre el dinero y los precios hay una relación que se revela, no a corto, sino a medio y largo plazo. A corto plazo el análisis se concentra en los mercados y si hay exceso de oferta o de demanda, pues es lo que a corto tira de la inflación. Para ello analizamos un amplio conjunto de indicadores económicos. Pero a lo largo del tiempo es una combinación de presiones de ¿Que le debería el BCE al fallecido Milton Friedman? -Friedman ha sido para la economía y los Bancos Centrales un gigante y lo destacaría en tres frentes: Primero, la importancia de las reglas en política económica: de la certidumbre en el crecimiento monetario a la independencia y transparencia del banco emisor; la segunda- -con mi profesor Edmond Phelps- -es la importancia de las expectativas, que le permiten anticipar cómo comportarse ahora; y la tercera, la importancia que damos al análisis monetario frente a otros emisores: al BCE como a Friedman, nos parece que el dinero es importante. En los tres frentes, somos un alumno aventajado de Friedman. LECTURA MUY RECOMENDABLE Fernando González Urbaneja uienes llegan y se detienen en esta página debe ser porque tiene interés general por la economía, que atienden, entienden y aprecian el razonamiento económico, para el que caben muchos matices y alternativas. Desde ese criterio les recomiendo encarecidamente la interesante entrevista de Ramiro Villapadierna con el profesor de economía José Manuel González Páramo, consejero del Banco Central Europeo designado por el gobierno español, lo cual no quiere decir necesariamente jefe del loby español en el BCE. El hilo entre el que designa y el designado debe romperse una vez producido el hecho, a partir de ese momento la lealtad es a la institución no al dedo que firmó el nombramiento. La ne- Q Larga vida a este euro estable y a un BCE que construye su reputación e independencia con profesionales como González Páramo cesidad de titular nos conduce a los periodistas a la simplificación y, a veces, en vez de animar la lectura del texto principal incitamos a pasar página. La entrevista al banquero central que hoy es González Páramo no debería desalentar por un titular clásico y tópico referido a los salarios, hay muchos más y enjundioso en sus comentarios. Es frecuente que los banqueros centrales despejen su responsabilidad en los procesos de inflación señalando la acera de al lado, achacando culpas a terceros y pasando por alto la incidencia de la política monetaria (sus decisiones) en esos procesos. Por ejemplo el Banco de España pasó años predicando contra los salarios (y los sindicatos) como grandes culpables de una inflación in- deseable y sin reparar que alguna responsabilidad había en su propia casa. Páramo no circula por ese camino, por experiencia y formación sabe que el factor monetario es responsable principal del nivel general de precios y acierta a razonar acerca de ese fenómeno y de las tareas que les competen en estos momentos a los bancos centrales, que felizmente, disponen de más elementos de análisis y de observación que nunca antes. Páramo sale al paso de otro de los tópicos acerca de los banqueros centrales: la necesidad de usar un lenguaje abstruso y oscuro, al alcance de quienes hacen ostentación del título de intérpretes de los oráculos. Conviene recelar de los que explican confuso lo que puede ser sencillo, una confusión que no esconde ni talento ni inteligencia superior, y sí evidencia las telarañas, enredos y confusiones que anidan en la mente de quien así se manifiesta. En este caso el consejero del BCE propone que los comportamientos de la autoridad deben ser previsibles, anunciados y sometidos a criterios conocidos. El banquero debe calarse las gafas del medio y largo plazo, para atisbar las tendencias a varios años. Y defiende que el euro ha traído estabilidad y seguridad a su área de influencia. No son pocos los que proclaman que el dinero en euros no cunde, pero no tienen razón, cundía mucho menos la vieja e inestable peseta que está muy bien en el baúl de la historia después de su larga y accidentada trayectoria en la que hubo de todo. Larga vida a este euro estable y a un BCE que construye su reputación e independencia con profesionales como González Páramo.