Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 24- -12- -2006 Aprobadas por unanimidad en la ONU sanciones suaves contra Irán Mahmud Ahmadineyad, presidente iraní 31 Osmani era uno de los más altos dirigentes de los talibanes, próximo a Gulbuddin Hekmatyar, ex primer ministro afgano También era el coordinador de los numerosos ataques y atentados suicidas que se han producido en los últimos meses en el sur de Afganistán unió al movimiento de los talibanes, de mayoría pastún, poco después de su fundación en 1994, en momentos en que Afganistán estaba sumido en una guerra civil. Brutalidad sin precedentes Tras salir de la provincia de Kandahar (sur) los talibanes tomaron Kabul en 1996, instaurando un régimen de una austeridad y una brutalidad sin precedentes en la historia moderna de Afganistán. Los norteamericanos lanzaron en Afganistán la operación Libertad inmutable poco después de los atentados del 11 de septiembre de 2001, pero sus esfuerzos por detener a Bin Laden no han dado resultados hasta el presente. Desde los atentados del 11- S, varios de los principales responsables de Al Qaida han muerto a han sido capturados. Así, el 28 de marzo de 2002 el palestino Abu Zubeida, estrecho colaborador de Bin Laden y considerado responsable de reclutamiento y operaciones exteriores de Al Qaida, es detenido en Pakis- tán y entregado a las autoridades norteamericanas. El 3 de noviembre de ese mismo año, el jefe de Al Qaida en el Yemén, Ali Qaed Sunian Al Harthi, muere durante un ataque en aquel país. Jaled Cheij Mohammed, número tres de Al Qaida y presunto cerebro de los atentados del 11 septiembre, es detenido en Pakistán el 1 de marzo de 2003 y entregado a los norteamericanos. El 19 de junio de 2004, las autoridades saudíes anunciaron que habían dado muerte al jefe de Al Qaida en el reino, el saudí Abdel Aziz ben Issa Al Muqrin. Su predecesor, el yemení Jaled Ali Ben Ali Haj, había muerto tres meses antes. La Policía paquistaní mató el 26 de septiembre al militante islamista paquistaní Amjad Farooqi, reclutador jefe de Al Qaida en Pakistán y cerebro de los dos atentados fallidos contra el presidente Pervez Musharraf, en diciembre de 2003. Un yemení supuesto jefe de Al Qaida en Arabia Saudí, Ibrahim Ahmad Abdel Majid Al Rimy, fue muerto el 29 de diciembre de 2004, después de dos atentados en Riad. FUERZAS INTERNACIONALES EN AFGANISTÁN TAYIKISTÁN AFGANISTÁN 200 km TURKMENISTÁN Balkh IRÁN Badghis Meymana Mazar i Sharif Kunduz Pol e Khomri Faizabad Base de la OTAN Lugares más conflictivos Herat Qala i Naw Chaghcharan Mosa Qala Uruzgan Zabul Kabul Ghazni Farah Helmand Kandahar N AFGANISTÁN Pulso para que Afganistán no se convierta en otro Irak EE. UU. insiste en que la OTAN necesita aportar más tropas para luchar contra el resurgimiento de los talibanes PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. General tras general del Pentágono, de los que tienen algo que ver con el frente Afganistán donde Estados Unidos ha acumulado tras el 11- S casi trescientas bajas mortales, coinciden estos días en un mismo mensaje: solicitar más sacrificios y tropas para luchar contra los talibanes. El general de marines James Jones, al despedirse de su destino como comandante supremo de la OTAN, ha estimado un déficit de por lo menos 2.500 tropas para conjurar el riesgo de que Afganistán se convierta en otro fiasco como Irak, especialmente tras un sangriento año que se cierra con más de 4.000 muertos. En el 2006, la Alianza Atlántica ha recibido del Pentágono las riendas del despliegue militar internacional de Afganistán, el primer país invadido por la Administración Bush tras los atentados de las Torres Gemelas con el casus belli de haber servido como impune base de operaciones para Al Qaida. Los 26 miembros de la OTAN, y sus once socios, tienen en la actualidad unos 32.800 efectivos en territorio afgano, de los que 11.000 pertenecen al Pentágono. Bajo control de Washington permanecen una serie de tropas dedicadas específicamente a misiones de contra terrorismo. El teniente general Karl Eikenberry, comandante saliente de los efectivos de Estados Unidos en Afganistán, ha insistido en que la lucha contra los talibanes se encuentra en peligro tanto por ese reconocido déficit de tropas aliadas como por las restricciones que mantienen fuera de combate a una mayoría de estos contingentes amparados por Naciones Unidas. Estas limitaciones, a juicio de Eikenberry, corren el riesgo de escindir a la OTAN en fuerzas dispuestas a luchar y fuerzas que no están dispuestas a luchar. En declaraciones al diario USA Today Eikenberry se ha llegado a preguntar cómo se puede tener una alianza en la que un grupo está siempre dispuesto a ir a los destinos más duros y luchar y asumir bajas, con un segundo grupo que se sitúa en una segunda categoría A juicio de este militar a punto de cumplir su destino de 18 meses en Afganistán, durante los próximos años esto es algo que se va a convertir en un gran reto si no se solventa Durante la última cumbre de la OTAN, los países que tienen efectivos en Afganistán han acordado por lo menos ayudarse mutuamente en caso de una emergencia. Otorgándose al jefe militar de la Alianza en territorio afgano la potestad de definir lo que constituye una emergencia. Por razones de seguridad, las reglas para que cada contingente haga uso de la fuerza se mantienen en secreto. Cerebro del 11- M En 2005, el 3 y el 5 de abril: el saudí Saud Al Otaibi, presentado como jefe de Al Qaida en el aquel reino, y el marroquí Abdelkrim Al Mejjati, presunto cerebro de los atentados de Madrid (11 de marzo de 2004) mueren en combates con las fuerzas de seguridad en Riad. Por su parte, Abu Musab Al Zarqaui muere el 7 de junio de 2006 en un ataque aéreo, dentro de una operación norteamericano- iraquí en el norte de Bagdad, junto con uno de sus lugartenientes más importantes, su consejero religioso Abdel Rahman. EE. UU. ofrecía 25 millones de dólares por su cabeza. Falta de entrenamiento Junto a estas diversas rules of engagement también existen limitaciones adicionales derivadas de la falta de entrenamiento o equipamiento adecuado. Por ejemplo, las fuerzas de Rumanía que comparten una base con tropas de Estados Unidos en Qalat, la capital de la revuelta provincia sureña de Kabul, no disponen de vehículos todoterreno con suficiente potencia para aventurarse por esa montañosa región. Las estimaciones del Pentágono insisten en que los talibanes, tras su derrocamiento hace cinco años, han logrado reconstruir una sustancial fuerza combatiente. El mulá Ajtar Mohamed Osmani, en un vídeo de propaganda REUTERS ABC PAKISTÁN Herat: España, Italia, Eslovenia y Bulgaria- Unidad de reacción rápida (BRIPAC) -Unidad helitransporte (ASPUHEL, FAMET) -MEDEVAC (Helicópteros EA, SAR) -EZAPAC (2 equipos TACP) -EADA (Fuerza de seguridad aeropuerto) -Hospital de campaña ROLE 2- Transporte aéreo (C- 295) Qala i Naw: -Equipo de reconstrucción provincial- 220 militares- 8 personas de la AECI y TRAGSA Manás (Kirguizstán) -Unidad de apoyo aéreo- 1 Hércules C- 130- 55 militares