Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
72 LOTERÍA Sorteo s El ambiente en el salón SÁBADO 23 s 12 s 2006 ABC Nuevos personajes animaron ayer el largo sorteo. Entre ellos destacó el del oso y el madroño, en homenaje a Madrid, y el de Fernando Alonso Canté el Gordo en 1987 y he querido venir a recordar viejos tiempos decía Gema Llorente, administrativa de profesión, diecinueve años después Por segundo año seguido un ecuatoriano cantó el premio Gordo, aunque el 61 de los niños del colegio de San Ildefonso son españoles, y el 39 inmigrantes Un ecuatoriano y una española (a la izquierda) repartieron el más grande entre los grandes. A la derecha, dos de los personajes habituales, disfrazados de lotera y obispo Lotería en clave femenina De entre las tres voces masculinas que cantaron la lotería, la más afortunada fue la de un ecuatoriano pelirrojo que, junto a sus compañeros, se sorprendió y sorprendió con un Gordo madrugador. El sorteo trajo más novedades: trajes, bombo, bolas, eslogan... POR M. J. ÁLVAREZ FOTOS ERNESTO AGUDO MADRID. De estreno. Voces femeninas en su mayoría para no dar la nota y desafinar en una edad propicia a ello si se es varón, uniforme, bombo con sus respectivas bolas de premios, y hasta el eslogan, fueron las flamantes novedades que deparó el sorteo extraordinario de la Lotería de Navidad de este año. Y alguna que otra sorpresa, como más público y más animación que en ediciones anteriores; nuevos personajes y disfraces, buscando el objetivo de las cámara, y, un agraciado y una lotera juntos, pero no revueltos- -no se conocían de nada- en el salón de sorteos, situado, casualidades de la vida, justo al lado de las dependencias de Hacienda. El archiconocido Que la suerte te acompañe -con su famoso Calvo -dieron paso al anuncio de esta temporada Es lo que toca y vaya si tocó. Los premios madrugaron, y mucho, sobre todo el Gordo, que se dejó ver a la media hora de que se iniciara la tradicional danza de los números, en donde se concentraban los sueños de millones de españoles, a la espera de estar entre los afortunados de la jornada. Sobre el escenario- -está pidiendo a gritos una renovación- adornado con dos hileras de flores de Pascua, se mantenía escrito el lema de la publicidad de años anteriores. La expectación estaba servida desde mucho antes de comenzar el sorteo, como daba fe el centenar de personas que guardaban fila para presenciarlo, en vivo y en directo, llegadas desde distintos puntos de España, quizá por aquello de que si estaban cerca del lugar en el que se repartía la suerte, podrían ellos ser los tocados por la diosa fortuna. El primer premio en salir lo hizo un minuto después de que comenzara el ritual de los cánticos de las niñas del Colegio de San Ildefonso: a las 9,12 minutos: el 59236. Lotera y agraciado, sentados codo con codo en el salón A veces las casualidades provoca situaciones tan sorprendentes como la vivida ayer en el salón de Loterías. Es el caso de un joven de Zaragoza, que comenzó a hacer aspavientos tras salir el segundo de los ocho quintos (60534) Llevo dos décimos Poco después, el alboroto fue mayúsculo cuando, tras salir el segundo premio (37368) vendido íntegramente en la Puerta del Sol, la dueña de la administración Isabel González, gritó que lo había vendido ella. Estaba en la sala, y, para más inri junto al premiado anterior en la segunda fila, codo con codo. No se conocían de nada. Algunos ponían en duda semejante coincidencia. Pero, a veces la realidad supera la ficción. Taquicardia y mala noche Fue, apenas media hora después, a las 9.50 de la mañana, cuando hizo su aparición estelar el Gordo, el más esperado de todos. La respiración se contuvo en la sala al ver que había salido uno de los grandes en el octavo alambre de la segunda tabla: el 20297. De entre las escasísimas voces masculinas que pusieron voz a la lotería, la más afortunada fue la del pelirrojo, Bryan Lafebre Córdova, natural de Guayaquil (Ecuador) de 11 años, al que su corazón empezó a latir a toda velocidad al comprobar que no era un error fruto de su deseo o de la impaciencia y que su bola era la de los tres millones de euros. Fue el único momento en el que me puse nervioso En el baño mediático de rigor al que asistieron, acabada ya la segunda tabla, explicó que era la primera vez que participaba en el sorteo y que estaba muy contento. Naomí Sánchez, una madrileña de 10 años, le puso voz al número. ¿Qué si lo soñé? Ha sido imposible, ya que he dormido muy mal Su madre María José, emocionada, aseguró que era la tercera vez que su hija participaba en estas lides, pero extrayendo números por su timidez. La animamos y mira... Los 36 niños- -18 chicos y 18 chicas- -que participaron en el sorteo estrenaban también uniforme: chaqueta de punto azul marino, medias a juego, falda gris y corbata a rayas, para darles un toque de menos seriedad