Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
23 12 06 SALUD 53 S 6 LOS SÁBADOS DE LA DUDA ¿Montar en bici provoca impotencia? Se sabe desde hace años que los sillines tradicionales de las bicicletas pueden causar impotencia en los varones. Pero no es exclusivo de los hombres, las mujeres también pueden sufrir alguna alteración aunque no tan importante. Un estudio publicado en la revista especializada Sexual Medicine con 22 ciclistas varones y 48 mujeres sanas que montaban en bici tres o cuatro días a la semana lo acaba de demostrar. En los hombres, el problema aparece porque los asientos comprimen tanto la arteria como el nervio, encargados de nutrir y proporcionar sensaciones a los genitales. Esa misma arteria y nervio son también cruciales en la función sexual femenina por lo que ellas también pueden notar los efectos de montar en bici. Pero en el estudio de la Universidad de Yale se comprobó que la presión en estas zonas claves en las mujeres era menor que en los hombres, gracias a su anatomía. La sensación en las ciclistas femeninas que más monten puede reducirse, pero no llega a causar disfunción sexual. En los hombres que más tiempo pasan sobre sus bicis, sin embargo, los sillines sí pueden causar impotencia a largo plazo. Tanto en hombres como en mujeres los remedios contra la disfunción sexual mejoran el flujo sanguíneo a la zona genital. La soja es uno de los remedios naturales utilizado en la menopausia REUTERS Menopausia Fallan las terapias naturales Las alternativas más naturales para combatir los sofocos de la menopausia no funcionan como los tratamientos hormonales. Un estudio echa por tierra los beneficios de la soja y la cimicifuga TEXTO: NURIA RAMÍREZ esde que saltaron las primeras alarmas sobre los riesgos de la terapia hormonal sustitutoria, la que reciben las mujeres al entrar en la menopausia, muchas pacientes han vuelto la mirada a los remedios naturales. La soja, la cimifuga racemosa (cohosh negro) y otros remedios herbales se han convertido en la alternativa D más inocua a la que pueden aspirar. Pero ni son tan seguras ni tan eficaces para combatir los incómodos sofocos y sudores. Un estudio financiado por el Gobierno estadounidense concluye que ni la soja, ni la planta Cimicifuga racemosa ni otros suplementos herbales son más eficaces que el placebo (sustancia sin valor terapéutico) para evitar los sofocos. La terapia hormonal salió co- mo vencedora. Los tratamientos con hormonas (estrógenos con o sin progesterona) fueron los únicos que lograron combatir los sofocos de las mujeres que participaron en la investigación. El estudio duró un año y participaron 351 mujeres entre 45 y 55 años a las que se asignó un tratamiento diferente: Cimicifuga racemo (Pasa a la página siguiente)