Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 SÁBADO 23- -12- -2006 ABC ESPAÑA www. abc. es Zapatero evita garantizar a Rajoy los límites que exige para el proceso La entrevista entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición sólo sirvió para verificar la brecha que les separa G. LOPEZ ALBA C. DE LA HOZ MADRID. El hecho de que la séptima reunión entre José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy se produjera forzada por la presión de altos cargos institucionales, como desveló ABC el miércoles, ya era en sí mismo un vaticinio de que entre el presidente del Gobierno y el líder de la oposición no habría acuerdo ni acercamiento para afrontar juntos el proceso La entrevista de ayer se saldó con un más que previsible desencuentro y no parece haber servido para acercarlos ni en el ámbito político ni siquiera en el personal. La brecha que los separa parece cada vez más insalvable por lo que, a tenor de sus resultados, se ha tratado de una cita prescindible, al margen del valor político que tiene en sí mismo el diálogo entre los dos principales dirigentes políticos del país. A la vista de las versiones posteriores ofrecidas por la vicepresidenta y portavoz del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y por el propio líder de la oposición, todo conduce a una conclusión obvia: salieron de la reunión como entraron; esto es, divididos y enfrentados, pues Rajoy no logró arrancar de Zapatero garantía alguna de que se respetarán los límites que el PP exige para apoyar el proceso de paz De la Vega, en quien Zapatero delegó su versión, intentó difuminar la falta de entendimiento con una larga introducción sobre la debida normalidad institucional y el fortalecimiento democrático que representa esta entrevista, con independencia de su contenido con una loa a la permanente voluntad de diálogo del presidente y poniendo en el escaparate la coincidencia de planteamientos ante tres reformas institucionales, aunque en la más importante- -la de la Constitución- -pase por diferirla a la próxima legislatura (ver página siguiente) todas las certidumbres. Las premisas o condiciones que plantea son ficticias e innecesarias Esas certidumbres reclamadas por Rajoy se referían a la imposibilidad de que Batasuna se presente a las elecciones de mayo mientras ETA no anuncie su voluntad de renunciar a la violencia al hecho de que no se constituya ninguna mesa política en que haya miembros espurios que no representen la voluntad popular (léase Batasuna) y, por último, a la necesidad- -dijo- -de aplicar la Ley con contundencia en una crítica al fiscal general. No he recibido garantías o no he tenido un compromiso claro en torno a este asunto fueron dos de las expresiones usadas por Rajoy para argumentar esa falta de certidumbres que atribuye a Zapatero. El desencuentro La manera de gestionar el alto el fuego de ETA volvió a evidenciar las profundas diferencias entre Zapatero y Rajoy, que no variarán sus estrategias Sin novedades Tras subrayar en más de una ocasión que el mayor deseo que alberga es que ETA acabe y los españoles recuperen su libertad y que, para ello, está dispuesto al consenso, explicó que la única salida es que la banda deje de matar sin contraprestaciones Sentadas estas bases, pasó a la que sería la segunda idea central de su intervención. Se puede hablar con ETA, de su voluntad de disolverse o dejar las armas, pero no de España, de modificar marcos jurídicos o de Navarra porque esas competencias las tiene la soberanía nacional señaló En todo caso, para poder hablar con los terroristas enarboló las condiciones de la resolución parlamentaria de mayo de 2005 (promovida por el PSOE y que el PP no apoyó) en la que se apuesta por el final dialogado de la violencia fundamentada en una clara voluntad para poner fin a la misma y en actitudes inequívocas leyó Rajoy. A juicio del líder de la oposición, eso no se ha producido, la sensación es justo la contraria y recordó los recientes capítulos de violencia callejera, el robo de 350 pistolas en Francia o el mantenimiento de la red de extorsión. En definitiva, proclamó, no debe haber ningún contacto con la organización terrorista. Eso es disparatado aunque Zapatero no me ha confirmado ni desmentido que haya habido reunión con ETA E. AGUDO EFE Mariano Rajoy Presidente del PP BATASUNA Teresa F. de la Vega Vicepresidenta del Gobierno BATASUNA Batasuna no se puede presentar a las elecciones mientras ETA no anuncie su voluntad de renunciar a la violencia DIÁLOGO CON ETA Exige que no concurra a las elecciones porque es ilegal. No es necesario. Ya lo exige la ley. Premisa ficticia e innecesaria DIÁLOGO CON ETA Certidumbres o ficciones El tono del líder del PP durante su comparecencia en la sede de la calle Génova también fue elocuente. Huyó de valoraciones y de apasionamientos, despachó los asuntos con pulcritud, aunque con desgana, y recordó que ya había advertido que no se esperasen sorpresas. Al regreso de Moncloa, tras hora y media de diálogo de sordos, en la que ha sido la segunda cita más corta de cuantas han mantenido, se reunió con su secretario general, Ángel Acebes, y con el portavoz en el Congreso, Eduardo Zaplana, quienes le acompañaron a la sala de prensa. La primera idea que quiso transmitir es que su petición de certidumbres no había sido satisfecha. La réplica de la portavoz del Gobierno fue tan contundente como ilustrativa: Rajoy tiene Se puede hablar con ETA, de su voluntad de disolverse, pero ahora creo que no podemos tener contactos, es disparatado MESAS Y FISCAL GENERAL No es posible avanzar con violencia y, además, es inútil. Es otra condición del señor Rajoy innecesaria y ficticia MESAS Y FISCAL GENERAL Es impresentable sentarse en una mesa para hablar de Navarra. Hay que aplicar la ley con contundencia Nadie, y mucho menos Rajoy, puede dudar que el Gobierno cumple siempre con la legalidad. Otra premisa innecesaria y ficticia