Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
94 VIERNES deESTRENO VIERNES 22 s 12 s 2006 ABC Hockey sobre hielo en terreno vedado La película Desayuno con Scot actualmente en rodaje, lleva el mundo de la homosexualidad a este deporte M. DE LA FUENTE MADRID. Así de primeras, es como para quedarse helado. Y aunque a muchos les gustaría, no parece que se trate de un patinazo. Y eso que ya no es cuestión de salir del armario, ni tan siquiera de salir del establo al estilo de la archiaplaudida, archiconocida y archipremiada Brokeback Mountain No, ahora se trata de salir nada más y nada menos que del vestuario de un club deportivo, ése (cuentan) sagrado altar de la virilidad (ya saben, ésas leyendas sobre el ex madridista Makelele) en el que se dice que corre la testosterona como el cava en el pueblo donde hoy caiga el gordo. Pero es que, además, no se trata de un vestuario corriente, de un equipo de bolos o un sencillo equipo de pádel, se trata, Dios nos preserve el stick, de la casamata musculosa de un equipo de hockey sobre hielo de la probablemente mejor liga del mundo de la especialidad, la NHL norteamericana. Pues ahí, justamente, es donde Un partido de la NHL, la Liga de Hockey sobre hielo estadounidense sale de la ducha el primer jugador gay de la Liga de Hockey sobre Hielo. Un deporte que, como todo el mundo sabe, suele transcurrir entre trompadas, golpizas, y zurras varias de unos jugadores contra otros. Esto es, un auténtico juego de contacto, de full- contact, que diríamos. El caso es que, aunque los deportistas no suelen ser muy amigos de confesar sus gustos sexuales (casi mejor, que luego acaban como Thyson) un equipo de esa liga, los Toronto Maple Leafs (algo así como Los Hojas de Arce de Toronto) han accedido a ceder su nombre y hasta su logotipo (una hoja de arce, evidentemente, uno de los símbolos nacionales del país de la Policía montada) para el desarrollo de la película. De momento, váyanse ustedes olvidando de El castañazo de Paul Newman, porque el meollo del filme, cuyo título va a ser Desayuno con Scot narra la historia de un ex jugador de los citados Maple Leafs cuya relación íntima con el abogado del equipo se hace pública cuando la pareja se convierte en protectora de un muchacho con algunos problemas de identidad sexual. Hasta ahora, son los prio- AFP pios Maple Leafs quienes más pucks han visto camino de sus protectores dentales: Recibimos numerosas llamadas y correos electrónicos de gente que se enfadó porque unimos la imagen de los Maple Leafs con el estilo de vida homosexual. Aunque tuvimos aproximadamente el mismo número de reacciones de gente que aplaudió el valor de nuestra decisión han señalado fuentes del equipo. Sólo falta por saber si los Maple se pondrán la Hoja de Arce en salva sea la parte, como Adán, por si acaso. Aunque con la rasca que cae en una pista de hielo, se duda. Time Corea 2006 97 minutos Género- -Drama Director- -Kim Ki- duk Actores- -Jung- woo Ha, Ji- Yeon Park, Hyeon- a Seong, Yeong- hwa Seo Amor desorientado E. RODRÍGUEZ MARCHANTE Por alguna alquimia extraña, el coreano Kim Ki- duk sabe cómo encajar su cine en algunas de las estrecheces estéticas y temáticas que maneja el espectador occidental. Sus películas se estrenan y se ven y hasta se entienden y disfrutan en las salas de alrededor; aunque quizá sea excesivo el verbo disfrutar aplicado a películas suyas tan ásperas y rijosas como La isla o Samaritan girl o tan misteriosa y poética como Hierro 3 o aquella Primavera, verano, otoño, invierno... y primavera En Time como en todas las mencionadas, se aborda Una escena de la película una historia de amor extremo, enloquecido y visto a través de una especie de borrachera de pasión y descontrol difícil de explicar sin un espejo cóncavo. El argumento es disparatado, pero su tratamiento, sugerente, minucioso, lleno de sensibilidad y de tacto visual y narra- ABC tivo, lo vuelve a poner de pie en la estantería. Una mujer ama enloquecidamente a un hombre, y su temor a perderlo le lleva a cambiarse el rostro y la identidad para ofrecerle esa novedad que el tiempo estrangula en el amor con espíritu funcionario... Y ése es sólo el arranque del disparate amoroso entre la pareja... La puesta en escena de Kim Ki- duk es tan arriesgada como hermosa: busca la repetición de lugares y situaciones, hacérselos en cierto modo cotidianos al espectador (como el amor que llega a sentir una pareja ya enredada en la telaraña del tiempo) Una cafetería, un apartamento y el magnífico Parque de las Esculturas de la Isla de Mo forman casi exclusivamente el terreno de juego, y en él se disputan los sentimientos esos dos personajes, una pareja dispuesta a repetirse en sus malos tropiezos. Tiene Time un pequeño problema, que viene anunciado en su concreto título. El tiempo, su modo de manejarlo con tanto espacio, empapado de lapso, carcomido de intervalo... Hay que hacerse a él, al modo con el que Kim Ki- duk te lo raciona, y si uno no pretende ir más rápido que su reloj, Time le acaba dando cuerda.