Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 ECONOMÍA Crisis de Air Madrid s Los afectados VIERNES 22 s 12 s 2006 ABC Fernando Cortés EL DEDO DE MAGDALENA a crisis de Air Madrid está dando para mucho. Hay, por ejemplo, un capítulo entero dedicado a las frases poco afortunadas, en el que de momento el número uno lo ocupa- -como no puede ser de otra forma- -la ministra de Fomento. Magdalena Álvarez aseguró ayer que la compañía era como un enfermo al que había que cortarle un dedo para evitar males mayores. Y se quedó tan tranquila. No desveló, obviamente, el significado real de un símil tan gráfico. ¿Qué le pasaba a ese dedo? ¿Era de la mano o del pie? Claro que, en plan contradictorio, estuvo mejor- -aunque menos divertida- -el miércoles. La ministra dijo que la suspensión de la licencia de vuelo de la compañía se había debido a los graves problemas de seguridad que presentaban sus aviones y, a renglón seguido y en dirección contraria, juró que los viajeros, sin embargo, no habían corrido ningún riesgo. Los aviones eran inseguros, pero los pasajeros podían estar tranquilos. Sus dedos nunca estuvieron en peligro. La ministra da la sensación de prestar poco atención a lo que hace, como si sus actuales responsabilidades fuesen tan sólo un engorro inevitable en su carrera política. Otra escena recurrente de la crisis de Air Madrid la protagonizan los enojados viajeros que se han quedado en tierra y que, armados de paciencia y de razón, han protestado estos días en los diferentes aeropuertos. Estar en posesión de la verdad, sin embargo, no garantiza que en un momento de ofuscación no se vaya a soltar una tontería. Así, estos días hemos visto en televisión en varias ocasiones a ciudadanos ecuatorianos diciendo aquello de que en España presumimos de ser muy modernos y desarrollados pero ocurren cosas que en su país, que es mucho más pobre, no suceden. Y es cierto, porque Ecuador no cuenta con ninguna aerolínea que vuele a España, así que difícilmente puede meterse en un lío semejante. La que había, Ecuatoriana de Aviación, suspendió operaciones hace unos años y fue posteriormente adquirida por una entidad de Bolivia. L Una mujer amenazó con quemarse ayer a lo bonzo ante la puerta de la sala Turmalina del aeropuerto de Barajas ANGEL DE ANTONIO Finaliza el dispositivo de Fomento en medio de escenas de ataque de nervios El último avión fletado por el ministerio dentro de la operación puesta en marcha para los afectados por la suspensión de vuelos de Air Madrid despegó ayer de Barajas C. F. MADRID. Cerca de 5.000 pasajeros- -el 20 del total previsto- han sido repatriados hasta el momento, según informó ayer la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez. Los últimos afectados por la suspensión de vuelos despegaron de Madrid a las 15,30 horas con destino Santo Domingo, Quito, Guayaquil y Panamá. Los que viajaban en la nave, gestionada por Iberia, se declaraban antes de entrar muy contentos de poder irnos por fin en este avión, ya que era nuestra última oportunidad según explicaron. La mayoría de estas personas tenían billete para hacer el viaje de ida a su país los pasados días, y han permanecido en el aeropuerto varias jornadas hasta conseguir plaza en este vuelo escoba Este era el quinto avión especial fletado por Fomento en las últimas 24 horas, tras los que partieron el miércoles por la tarde hacia Rumanía y Argentina, la antepasada madrugada hacia Ecuador y ayer a Colombia y Perú y, según confirmaron fuentes de Aviación Civil, el último del dispositivo especial de Fomento, que finalizó ayer. Una treintena de personas que no ha tenido tanta suerte permanecía ayer ante la sala Turmalina de la terminal 1 de Barajas, con evidentes síntomas de nerviosismo. Una mujer llegó incluso a amenazar con quemarse a lo bonzo para después sacar un bote de acetona y un mechero, aunque afortunadamente fue reducida casi al instante por un guardia de seguridad del aeropuerto. El resto de los presentes, entre indignados y resignados, hacía ruido y gritaba de vez en cuando mientras aseguraban que iban a permanecer en el aeropuerto el tiempo que hiciera falta hasta que les den un billete. No me voy a mover de aquí hasta que no me den información. Me quedo a pasar la Nochebuena, la Navidad, la Nochevieja, los Reyes, y lo que haga falta, hasta que me metan en un avión afirmaba una joven ecuatoriana, que sostenía a su bebé de dos años en brazos. No me queda otra. Estoy aquí de paso. Vengo de Burgos, así que tengo encima mis maletas y todo lo necesario para atender a mi hijo añadía. Sólo pedimos lo nuestro reclamaba junto a ella otro argentino, mientras pegaba carteles en la pared con sus reivindicaciones. Algunos de ellos comentan que han intentado regresar a sus destinos comprando billetes de otras compañías, pero los precios de los vuelos llegan, a menudo, a los 3.000 euros. Para colmo otras compañías y agencias están especulando denuncian. Mientras, en el aeropuerto de El Prat, en Barcelona, ciudadanos colombianos, argentinos y uruguayos se manifestaron por la mañana reclamando también el poder volar hacia sus destinos, mientras otros 45 afectados cortaron el tráfico frente al aeropuerto, provocando importantes atascos. El PP exige a la ministra que pida perdón por sus declaraciones xenófobas La secretaria de Política Social del Partido Popular, Ana Pastor, exigió ayer la dimisión inmediata de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, por su pésima gestión de la crisis de Air Madrid. Además le instó a que rectifique y pida perdón por sus declaraciones en las que afirmaba que los españoles no pueden pagar las vacaciones de otros españoles por conside- rarlas despectivas, xenófobas y fuera de lugar Pastor realizó estas declaraciones tras reunirse con varios de los afectados entre los que se encontraban inmigrantes, miembros del Sepla, pilotos de Air Madrid, representantes de asociaciones de consumidores y de las asociaciones Euroconsumo, Ausbanc (Asociación de Usuarios de Servicios Financieros) y del sindicato USO. La secretaria de Política Social pidió la creación de un gabinete de crisis y un fondo de contingencia para ayudar a todo el colectivo de personas que, sin casa ni recursos, llevan varios días en los pasillos de Barajas y que necesitan una solución a su situación