Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL VIERNES 22 s 12 s 2006 ABC La Iglesia defiende al arzobispo de Varsovia de las acusaciones de espiar para el KGB SIMÓN TECCO CORRESPONSAL LIUBLIANA. La Conferencia Episcopal Polaca defendió ayer al arzobispo de Varsovia y presidente del Consejo Científico de la Conferencia Episcopal de Polonia, monseñor Stanislaw Wielgus, negando que este haya colaborado con los servicios secretos del ex régimen comunista durante los años más duros de la guerra fría y hasta la década de los noventa del siglo pasado. Monseñor Wielgus fue acusado de espionaje por el diario conservador Gazetapl que publicó supuestos documentos que probarían que el arzobispo colaboró con el KGB soviético desde los años 60 hasta 1990. Según el periódico, Wielgus aceptó colaborar y convertirse en agente de máxima confianza de los servicios secretos soviéticos. En un comunicado, la Conferencia Episcopal Polaca llama la atención sobre el daño público que lesiona el derecho de la buena reputación de una persona en particular Muere un escolar de once años en Francia apaleado por sus compañeros Una disputa que se prolongaba durante días degeneró en una violenta pelea entre dos alumnos de un colegio público s Se descartan motivos racistas JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Nuevo drama de la más espantosa violencia escolar: un niño de once años muerto, caído en el suelo, tras la paliza y golpes recibidos por uno o varios niños de la misma edad, en un colegio público de Meaux (Seine- et- Marne) en la periferia norte de París. En principio, afirma una fuente policial, se descartan los motivos racistas La historia, a falta de matizaciones, sorprende por su trivialidad pavorosa. Al final de una clase de gimnasia, varios alumnos, de once, doce y trece años, se pelearon con cierta violencia, por motivos mal dilucidados. Varios condiscípulos interrogados por la Policía cuentan la historia de la misma manera. Hubo una disputa latente que se prolongaba durante varios días. Uno de los alumnos creaba problemas perturbando el juego de otros condiscípulos. Finalmente, dos de entre ellos se enzarzaron en una pelea violentísima. Nadie los separó. Los maestros estaban ausentes. El niño de once años cayó al suelo, donde siguió recibiendo golpes, de varios condiscípulos. Alguien advirtió que el caído no se movía. Alguien llamó con urgencia a los bomberos, que no consiguieron reanimar al herido, que había sufrido un ataque cardíaco y no llegó a recuperarse. Tres niños fueron detenidos. Pronto se confirmó la identidad del niño que golpeó más duramente al muerto: fue el primero en huir hasta su domicilio, sin decir nada a sus padres. La policía apareció dos horas más tarde, para interrogarlo. Ayer noche, dos niños continuaban detenidos en las dependencias de la Policía Judicial. Oficialmente, la Policía evitaba ayer noche pronunciarse de manera definitiva, a la espera de los análisis médicos que permitan certificar con precisión el origen último de la muerte del niño fallecido tras la pelea. El director y los profesores del colegio Albert Camus donde ocurrió la tragedia, evitan todo comentario, intentando escapar a la presión de los medios de comunicación. Gilles de Robien, ministro de educación, hizo un breve comentario, declarando su consternación, expresando su compasión a la familia y la comunidad educativa. Psicólogos Un grupo de psicólogos intervino inmediatamente, para intentar prestar alguna forma de ayuda a los niños de un colegio que no había destacado, hasta ahora, por índices de violencia particulares. Por su parte, el presidente de la FCPA, la principal federación de padres de alumnos, denunció muy vivamente el comportamiento del director de la escuela y los profesores, quejándose de graves problemas de vigilancia y control Quizá sea la primera vez que un drama escolar tiene como protagonistas a un grupo de niños de 11 a 13 años. La muerte de un niño, tras una pelea, apaleado por otros niños, también es un caso excepcional. El niño cayó al suelo, donde siguió recibiendo golpes. Nadie los separó. No estaban los maestros