Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA El Gobierno impone la igualdad por ley VIERNES 22 s 12 s 2006 ABC Otro consenso roto en las reglas del juego En el totum revolutum del último pleno del año, el Gobierno forzó otra ruptura, la del pacto con el PP en la ley electoral, para imponer cuotas de mujeres en las listas electorales POR ÁNGEL COLLADO MADRID. En el totum revolutum legislativo con que el Congreso cerró ayer el periodo de sesiones, el Gobierno se asegura la posibilidad de agotar la legislatura con la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para 2007; da otro paso en la reforma del Estado de las Autonomías con el nuevo Estatuto balear; toma algunas medidas en beneficio de los consumidores y se da otro baño de imagen feminista con una ley, la llamada de igualdad que es a su vez otro revoltijo de normas que incluye la ruptura de otro principio heredado de la Transición: el acuerdo sobre las reglas del juego de la ley electoral. El Ejecutivo hizo una exhibición de capacidad de pacto y generosidad con cargo al erario público en sus relaciones con los diferentes grupos nacionalistas para sacar adelante los Presupuestos, pero también acometió el cambio de la legislación electoral sin negociar con el principal partido de la oposición- -un hecho inédito desde la instauración de la democracia- -para fijar cuotas de mujeres en las candidaturas electorales de los partidos. Desde 1978, todo lo que afecta a ese punto se pactó entre los dos principales partidos de ámbito nacional, se sumaran o no los nacionalistas, como cuando PSOE y PP decidieron que la la circunscripción en las elecciones europeas debía ser nacional y no autonómica como exigían CiU y PNV dos de dudosa constitucionalidad y que evidentemente chocan con la ley Electoral, cuyas reformas se debe tramitar en la Comisión Constitucional. Según la nueva ley, los partidos están obligados a fijar un reparto proporcional de 60- 40 por ciento entre candidatos de los dos sexos en sus listas, alternando en diferentes tramos para garantizar que el resultado final se acerque a la paridad Queda en entredicho el principio constitucional del derecho a la libre elección de representantes políticos y también la autonomía de los partidos. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dice el artículo 6 de nuestra ley de leyes. Jesús Caldera, ayer, en el Pleno del Congreso de los Diputados EFE Rotaciones como en fútbol Cuando la ley entre en vigor, antes de las elecciones autonómicas y municipales de mayo, los partidos tendrán que buscar mujeres para sus candidaturas hasta en los municipios pequeños en que carezcan de militantes de sexo femenino. Habrá trasvases de una localidad a otra y acuerdos previos de retirada de los cargos para que corran las listas después de que se celebren las elecciones y puedan cumplir con sus responsabilidades institucionales los dirigentes conocedores de la materia. Se darán pues rotaciones como en los equipos de fútbol. En algún caso- -que también lo hay- -en que las candidaturas estaban hasta ahora encabezadas por varias mujeres, los partidos tendrán que buscar candidatos masculinos para cumplir la ley. El Grupo Popular, después de dudar entre el no y la abstención en el conjunto de la ley, se ha decantado por lo segundo aunque sin dejar de denunciar la vulneración del consenso en la legislación electoral Los nacionalistas, aunque reconocen que tendrán muchos problemas para cumplir la norma no se han atrevido a oponerse por temor a ser presentados como antifeministas. El PSOE no ha admitido negociación alguna sobre ese punto. En el caso de la representación de las empresas, el intervencionismo es menos concreto que en el de los partidos, pero se establecen diferencias entre las grandes- -las 180 del IVEX- -y las demás. Pero el Gobierno cae en el agravio: los sindicatos se han librado. Las empresas que no apliquen planes de igualdad pagarán hasta 3.005 euros de multa Si la ley de igualdad se aprueba en marzo, como quiere el Gobierno, las elecciones de mayo serán las primeras paritarias M. J. PÉREZ- BARCO MADRID. El proyecto de ley de igualdad obligará a las empresas con más de 250 trabajadores a negociar, a través del convenio colectivo, un plan de igualdad que equipare la mujer al hombre en asuntos como el acceso al empleo, promoción y formación, retribuciones, conciliación de la vida laboral, personal y familiar y en la prevención del acoso sexual. Si no se aplican esos planes, una vez cerrados con los representantes sindicales, se considerará una sanción grave y las compañías tendrán que pagar una multa que podrá oscilar entre 300,51 y 3.005,06 euros. Una vez que la ley entre en vigor, las empresas contarán con cuatro años para implantar los planes de igualdad, fecha en la que el Gobierno se encargará de evaluar, junto a sindicatos y asociaciones empresariales más representativas, el estado de la negociación colectiva en este asunto. De los planes de igualdad estarán exentas las micro, pequeñas y medianas empresas. Para estas entidades tendrán carácter voluntario, pero el Gobierno podrá establecer medidas que los impulsen, incluido el apoyo técnico necesario. Esta es una de las iniciativas más trascendentales del proyecto de ley de igualdad, que ayer salvó su primer trámite parlamentario con algunas mejoras sustanciales al texto inicialmente propuesto por el Gobierno. La norma salió adelante en el Pleno del Congreso de los Diputados con el respaldo de todos los grupos parlamentarios- -excepto del PP, que se abstuvo- tras un debate con un hemiciclo casi vacío y donde el ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, Jesús Caldera, que defendió el proyecto, sólo contó con la presencia de un único miembro del Gobierno: la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega. El siguiente paso será la tramitación de la ley en el Senado, donde algunos grupos intentarán colar varias enmiendas más. El objetivo del Gobierno es que el texto esté definitivamente aprobado a primeros de marzo. Por tanto, las próximas elecciones autonómicas y municipales de mayo se convertirán en los primeros comicios paritarios de nuestro historia, ya que la ley obligará a los partidos políticos a presentar listas electorales equilibradas entre hombres y mujeres. Éstas deberán reunir, al menos, un 40 de candidatos de cada género, y en ningún caso superar el 60 de un sólo sexo. Así se configurarán las listas en todo tipo de comicios, excepto en las localidades con menos de 3.000 habitantes. Consejos de administración La ley también dice que las compañías obligadas a presentar cuenta de pérdidas y ganancias no abreviada procurarán incluir en su consejo de administración un número de mujeres que permita alcanzar la paridad a lo largo de los ochos años siguientes a la entrada en vigor de esta norma. Pero entre las medidas más importantes destaca la creación del permiso de paternidad con una duración de 13 días, que se suman a los dos ya existente por el nacimiento de un hijo, y será independiente del de la madre. Este permiso se ampliará a cuatro semanas a lo largo de los próximos ocho años. Paternidad y listas En el peculiar proyecto de ley remitido por el Gobierno, donde se mezclan cuestiones tan diversas como los permisos de paternidad o medidas de apoyo a la promoción de la mujer con la composición de los consejos de administración de las empresas o la confección de las listas de los partidos, hay aparta- El permiso de paternidad tendrá una duración de 15 días y será independiente del de la madre ABC. es Texto completo de la ley de igualdad aprobada ayer en las Cortes en www. abc. es sociedad