Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 22 s 12 s 2006 ABC AD LIBITUM LA DESFACHATEZ DE SEBASTIÁN ÍDOLOS DE LA CUEVA EL MEJOR INSTRUMENTO, TODAVÍA reparar o aminorar el tremendo daño que, de modo L primero de enero, cuando buena parte del suicida, infligimos a nuestra casa común: también la planeta esté celebrando que, después de todo, única que poseemos, a pesar de que algunos se comportodavía seguimos aquí un año más, Ban Ki- Moten como si fueran más propietarios de ella que otros. on, el octavo secretario general de las Naciones UniDe manera que el hermético Ban Ki- Moon heredadas, ocupará oficialmente su oficina en el piso 38 de rá, además de gravísimas patatas calientes en el escela ya casi decrépita sede neoyorquina, a orillas del nario internacional y otras no menos catastróficas, East River. Lo hará el mismo día de observancia inpero con déficit de glamour para políticos y medios ternacional que la Organización consagra a la fa (Darfur, por ejemplo) asuntos globales de fonmilia global y en el que se conmemora un endo que requieren soluciones, consensos, y aucuentro simbólico que tuvo lugar el año nuedacias cada vez más perentorias. Para afronvo de 2000 entre familias palestinas y judías tar unos y otros sin generar más frustración en el campo de refugiados de Nablús. Con la y sin mayores pérdidas de credibilidad, se haque está cayendo- -entre las dos familias vecice preciso atacar, simultáneamente a los exnas y, encima, en el seno de una de ellas- -la ternos, los complejos problemas de saneacelebración parece una broma. miento, reforma y puesta al día de la propia Y ese día es, también, el primero de las actiOrganización, suficientemente identificados vidades trianuales programadas para el MANUEL desde hace años, pero cuya resolución sigue Año internacional del Planeta Tierra RODRÍGUEZ bloqueada por los intereses contrapuestos de (2008) en el que se pretende que gobiernos, orRIVERO una burocracia faraónica y, en general, reganizaciones y pueblos reflexionen seriamenfractaria a los cambios, y de Estados empeñados en te y tomen medidas concretas frente a las ya demasiamantener, con el arma apodíctica del veto inapelado perceptibles amenazas suscitadas por el deterioble, la relación de fuerzas de 1945 en un mundo que se ro del medio ambiente. Día y año, por tanto, que, adeparece muy poco al de entonces. más de las implícitas en los famosos objetivos del Y lo más angustioso es que se trata de problemas Milenio condensan y resumen algunas de las tacuya solución ya no admite demoras. Desde el día de reas cruciales que deberá abordar la ONU, un orgasu toma de posesión, Ban Ki- Moon tendrá que hacer nismo que, pese a las frustraciones y escándalos de frente a las habituales dimisiones de altos funcionalos últimos años, sigue siendo todavía el único- -lo rios del equipo anterior. Mucho depende de los nueque significa, por ahora, el mejor- -foro mundial dovos nombramientos y del talante de quienes ocupen tado de auténtica legitimidad con que contamos. los cargos en el nuevo curso, de ahí que esa sea una El punto primero del Preámbulo de la Carta de las primera batalla crucial para la que las espadas esNaciones Unidas (1945) recoge, con palabras del poeta tán levantadas y las presiones desbocadas. De la haArchibald MacLeish, el objetivo fundamental de esa bilidad con que se resuelva depende mucho de lo que Organización de los pueblos unidos surgida de las venga después. Y no sólo de la habilidad, también de cenizas de la más feroz carnicería de la Historia: prelos principios: es preciso no olvidar que, como dijo servar a las generaciones venideras del flagelo de la Kofi Annan, no son las naciones, sino el ser humano, guerra Ese civilizado desideratum, que no se ha cumel centro de todo el trabajo de las Naciones Unidas. plido jamás en sus 61 años de existencia, sigue hoy Ojalá todos lo tuvieran igual de claro. más vigente que nunca. Y a él se añade la urgencia de M UCHAS veces pienso en que nadie puede ser tan torpe como a muchos nos parece José Luis Rodríguez Zapatero. Es posible que nos falte grandeza para el análisis y que, tras su bobalicona y perpetua sonrisa, se esconda un verdadero hombre de Estado capaz de ver y palpar lo que para muchos es vacío e inconsistencia. Lo que sí está claro es que Zapatero no es un hombre de Gobierno. Serlo, que es difícil, conlleva una sensibilidad especial en los asuntos de selección de personal y el catálogo de sus colaboradores, por lo general más aptos para el varieté que para la Administración, resulta un M. MARTÍN testimonio indestructiFERRAND ble de la tenue consistencia del personaje. Podría demostrarse la osada afirmación anterior con un repaso, por orden alfabético, de sus ministros y ministras- -tan inútiles como inútilas- pero tampoco es cosa de ensañarse en estos días en que la Navidad nos invita al amor y la bondad. Baste, por su actualidad, concentrarse en la figura de Miguel Sebastián, un personaje moldeado por el presidente que sirve de muestra de los despropósitos que, bien engarzados, conforman el rosario de las actuaciones del socialismo presente y marca la estatura del líder sobrevenido. Pasemos por el hecho de que un paracaidista, un personaje sin biografía política y sin crédito representativo alguno, aspire a la Alcaldía de Madrid. En el pecado, que lo es cívico, llevará la penitencia. Lo singular y reprobable es que Sebastián, hijo del caprichoso dedo índice de Zapatero, después de cacarear sus deseos de poder capitalino, ni tan siquiera sea capaz de asumir, en el supuesto de su derrota, un compromiso de cuatro años al servicio y representación de quienes resulten ser sus votantes. Pero, ¿qué tipo de pájaro democrático es este? Tiene pico, el de la descalificación de los adversarios; pero, en materia de plumas, sólo se le ven las de las vedettes. Hace falta desparpajo- ¿caradura? -para acudir a unas elecciones con esa disyuntiva: si no resulto triunfador, emprendo la retirada. En un sistema de listas cerradas y bloqueadas, como el que electoralmente padecemos, la actitud de Sebastián es aún más grave. Aquí no votamos a las personas, sino a grupos avalados por una sigla en los que el primero de la fila asume una función de liderazgo. En un Ayuntamiento será el alcalde o, en su caso, un nombre caracterizado en las filas de la oposición. El sistema de elección a cata y cala que, sin avergonzarse, plantea el tal Sebastián le define; pero- -que es a lo que íbamos- -vuelve a demostrar que Zapatero no sabe muy bien con quién se gasta los cuartos y elige, a tontas y a locas, a personas que el sentido común desaconsejaría como encargados de una gasolinera. ¿Por qué soportan estas frívolas conductas los viejos militantes del PSOE? Quizá sea que en la calle hace mucho frío. E