Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Jueves 21 de Diciembre de 2006 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2006. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.247. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Rocky VI no siente los guantes Sylvester Stallone estrenó ayer Rocky Balboa la sexta y puede que definitiva entrega de su personaje más conocido, junto a Rambo. A sus 60 años, ni los achaques ni el sentido común lo han impulsado a tirar la toalla FEDERICO MARÍN BELLÓN n lugar de jubilarse como desean sus críticos, Sylvester Stallone no ha podido resistir la tentación de volver al ring para rodar Rocky Balboa personaje que en 1977 lo llevó a estar nominado para el Oscar como intérprete y como guionista, hazaña que sólo habían conseguido Charles Chaplin y Orson Welles. Envalentonado por su regreso, ya prepara Rambo IV su otro gran personaje del que tampoco ha sabido escapar nunca, después de que en la primera entrega matara a 149 vietnamitas sin torcer más que el gesto. Casi todo es contradictorio en la carrera del actor más ridiculizado de la historia, cuyo salario habitual es de veinte millones de dólares por película y que también dirige, escribe y produce con cierta soltura. Sus detractores siempre se han burlado de su inexpresividad, aunque unos fórceps y no los guantazos recibidos en su carrera sean los responsables de su parálisis facial y de una inconfundible voz de pez. Él ha intentado hacer cine serio, pero el mero repaso de sus Rockys es suficiente para saber de lo que es capaz para ganarse- -bastante bien- -la vida. Antes de enfundarse los guantes del potro italiano, lo más recordado de su filmografía era, por diferentes motivos, una película porno y un papelito en Bananas donde intentaba atracar a Woody Allen. Con el primer Rocky (1976) llegó el bombazo. Inspirado por el desconocido Chuck Wepner, que le aguantó quince asaltos al gran Alí, a Stallone le bastaron tres días para escribir el guión y 28 más para terminar el filme, una vez conseguida una modesta financiación y el papel protagonista. La cinta ganó tres estatuillas: mejor película, director y montaje, pero sus efectos secundarios Irene Lozano NO SE CREA USTED IMPORTANTE UÉ detalle han tenido los de Time con nosotros. Con la de gente importante que podían haber nombrado personaje del año, van y eligen a o sea a usted, a mí, al otro y al de más allá: a los que navegamos por internet. Al parecer los millones de personas en el mundo que usan la red tienen algo en común. Da igual que se conecten para buscar el año de la batalla de Waterloo en la Enciclopedia Británica, masturbarse viendo una página porno, realizar una operación bursátil millonaria, hacer la compra en un supermercado virtual, o jugar a vivir otra vida en Second Life. Al parecer you existe. Frente a los colectivos de otras épocas, la supuesta comunidad de internautas distinguida por Time presenta esta originalidad: está formada por gente que no se conoce, que carece de intereses o propiedades comunes, entre la que no hay afinidad de ideas ni de sentimientos, y que por no compartir no comparte ni enemigos, con lo que eso une. En el mundo global, internet hace las veces de plaza del pueblo. Nada más. En ella se encontraban antaño desde el titiritero hasta la vendedora ambulante de zanahorias, pasando por el vecino chismoso o el salteador de caminos. Era el sitio en el que enterarse de las mentiras y las verdades, porque allí ocurría todo: una trifulca de lindes, un bando del alcalde, una pelea de borrachos. No ha cambiado nada, sólo que en vez de pisar suelo empedrado, uno pasea sus ojos sobre un cristal líquido, pero eso no nos vuelve importantes. La verdad, me parece insuficiente para ser personaje del año, y desconfío de esa exaltación de las cualidades democráticas de internet reiterada por Time. Porque una herramienta no es democrática en sí misma. Depende de quiénes y cómo la usen. Y muchos yous no están por la labor. Q E Stallone ha demostrado que no teme al pugilato a los sesenta se dejan sentir tres décadas después, aunque el crítico Roger Ebbert lo recibió como al nuevo Marlon Brando. En Rocky II (1979) empieza el disparate. Sylvester asume la dirección y bajo el lema No hay dolor, no hay dolor ya es capaz de ganar a su gran rival Apollo (Carl Weathers) En Rocky III (1982) ya son amigos íntimos. El villano es ahora Mr. T, el de los collares de El equipo A En Rocky IV hizo famoso al ruso Dolph Lundgren, que mata al bueno de Apollo, y a Brigite Nielsen, REUTERS con quien estuvo casado un par de añitos. En Rocky V (1990) tuvo el detalle de dejar la dirección e incluso confiesa que, como guionista, estuvo a punto de suicidar al héroe. Balboa ya es un boxeador retirado y medio sonado, papel que, por algún motivo, le resulta más fácil. En Rocky Balboa medio artrítico y masacrado por una cirugía que cuesta calificar como estética, vuelve a la carga para plantar cara al campeón de los pesos pesados. Treinta años después, es más fuerte que nunca dice el tío.