Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
96 JUEVES 21- -12- -2006 ABC GENTE www. abc. es gente Mikkelsen, con toda su cara de malo en una secuencia de Casino Royale ABC La última mano al póquer del villano de Casino Royale El malo Le Chiffre ha sido denunciado en su país, Dinamarca, por participar en un torneo de póquer de carácter ilegal. Su representante se apresuró a manifestar que Mads Mikkelsen desconocía por completo la ilegalidad de la timba POR MANUEL DE LA FUENTE MADRID. Tanto pueden llegar a meterse en la piel de los personajes que interpretan (no lo duden, la culpa sin ningún género de dudas es de Stanislawsky, el del método) que algunos actores acaban mutando, y acaban también transmutándose, y se convierten en el alter ego, en el histriónico y a menudo atormentado y enloquecido sosias de lo que un buen día fue su papel en la ficción, ante las cámaras del cinematógrafo, sobre las tablas de un escenario, o ante los focos de un plató de televisión. Alguno, incluso, hace de su fúnebre capa de vampiro un sayo, como Bela Lugosi, un tipo de sangre tan fría que se hizo enterrar con su traje de Drácula, de aquí a la eternidad, o por lo menos hasta que le vuelva a entrar gusa de buen y fresco plasma. Otros, mucho más intelectuales, psicoanalizados y refinados ellos, hacen como Woody Allen, que va de Woody Allen por la vida y hasta va de Woody Allen en su estatua de la ciudad de Oviedo. Y hasta los ha habido que han tenido que tragar mucha bilis y verse obligados a llevar una vida de mil demonios después de actuar en películas tan malditas como El exorcista En el caso que nos ocupa, el actor danés Mads Mikkelsen, el malo Le Chiffre (un rato malo, para qué vamos a engañarnos) de Casino Royale la última ¿o ya será la penúltima a estas alturas? película de la saga de Bond, James Bond, medio siglo al servicio de Su Majestad, no ha llegado de momento a tanto ni a tan paranoicos excesos como los de algunos de sus colegas, pero su papel le ha debido parecer tan jugoso que decidió continuarlo fuera de la pantalla, de modo y manera que fue pillado con las manos en las masa, perdón, con las manos en la mesa, de un club de la capital de Dinamarca (el Club Dakota, concretamente, el último viernes del pasado mes de noviembre) echándose unas manitas de póquer, en una timba, al parecer ilegal. Así lo destacaba ayer el diario Ekstra Bladet que se hacía eco de la denuncia presentada contra Mikkelsen por la El actor ha reconocido que se aficionó al póquer durante el rodaje de Casino Royale Asociación de Propietarios de Restaurantes y Hoteles de Copenhague. De momento, no ha trascendido cómo le fue a Mads Mikkelsen en la noche de parranda, ni tampoco se ha sabido si la partida concluyó con la visita de Craig, Daniel Craig, el último y jugón 007, quien como se recordará es su contrincante en las mesas del Casino Royale ante la mirada de Eva Green, la agente del Tesoro, nunca mejor dicho. Quien sí se ha sacado un as de la manga para proteger a Mikkelsen ha sido su representante, que se ha dado bastante prisa en aclarar que el actor desconocía que el torneo de póquer fuera ilegal. Según su representante, Mikkelsen desconocía que la partida era ilegal. El propio intérprete danés señaló en distintas entrevistas que se había aficionado el juego durante el rodaje de la pelícua. Quién sabe, tal vez Mads tan sólo ha querido marcarse un farol. Todo esto le pasa por no jugar al mus, un juego, como todo el mundo sabe, que es santo y seña para cualquier buen aficionado a los naipes.