Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos JUEVES 21- -12- -2006 ABC Austria pone en libertad al historiador británico que negó el Holocausto David Irving había sido condenado a tres años de cárcel y sólo ha cumplido trece meses s Se ha tenido en cuenta que cometió el delito hace diecisiete años ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL VIENA. Negar el Holocausto judío y juguetear con una mal disimulada simpatía por Hitler le han costado al historiador británico David Irving pasar 13 meses en una prisión vienesa. Una condena que se ha quedado muy por debajo de los 10 años que prevé la justicia austriaca para este delito e, incluso, de la pena de tres años de prisión incondicional que un juez dictó hace apenas diez meses. Ayer, la Audiencia Provincial de Viena aceptó la alegación del polémico historiador y consintió en que Irving cumpla dos tercios de su condena en libertad provisional. Como el autor ya ha cumplido trece meses de prisión, puede ahora abandonar la cárcel y regresar al Reino Unido. Entre los atenuantes esgrimidos para esta decisión se cuentan el largo periodo transcurrido entre el delito y el juicio, 17 años, y el buen comportamiento del historiador. Además, el juez Ernests Mauers, integrante del tribunal de apelación, indicó que no hay sospechas de que el escritor vaya a cometer nuevos delitos. A Irving se le juzgó por haber asegurado en 1989 en varias conferencias en Austria que no hubo cámaras de gas en el campo de exterminio de Auschwitz, por defender que Hitler no supo de los asesinatos masivos y por decir que la cifra de seis millones de judíos asesinados era una exageración. Otras perlas de su cosecha son afirmar que el Führer alemán había intentado ayudar a los judíos y ofrecer 1.000 libras esterlinas a quien probara que Hitler sabía lo que ocurría en Auschwitz. Una sarta de afirmaciones que le valió una orden de captura que se pudo por fin hacer efectiva en noviembre de 2005, al ser detenido en Austria, cuando acudía, precisamente, a dar una charla a un grupo universitario de extrema derecha. David Irving es autor de una treintena de libros sobre el III Reich y la II Guerra Mundial en los que niega que Hitler supiera qué ocurría en Auschwitz e incluso que se produjera el Holocausto judío. Este historiador británico tan peculiar fue detenido en 2005 en Austria y juzgado por las opiniones negacionistas vertidas en unas conferencias que dictó hace 17 años. Ahora, aseguró que había cambiado de opiniones. Volverá a Gran Bretaña y no podrá regresar a Austria. En Austria y Alemania cualquier insinuación de que los crímenes nazis no se produjeron se considera delito Había cambiado de opinión La puesta en libertad del autor de La Guerra de Hitler ha acabado con los intentos de la Fiscalía austriaca de aumentar la pena. En aquel juicio, un contrito Irving aseguró desdecirse de sus pasados comentarios y se excusó explicando que su opinión había cambiado tras tener acceso a nuevos do- cumentos históricos. El arresto y la posterior condena avivaron el debate, en plena resaca de las polémicas caricaturas de Mahoma, sobre los límites a la libertad de expresión, en particular con asuntos con los que Austria y Alemania no permiten frivolidades. En la república alpina es delito negar, minimizar, aprobar o justificar los crímenes del nacionalsocialismo. Tras el juicio a Irving, líderes musulmanes de todo el mundo exigieron el mismo rasero y la misma contundencia judicial para quienes ofendieran al Islam y Un policía libera a David Irving de sus esposas tras el fallo judicial equiparon a quienes niegan el Holocausto de seis millones de judíos a la publicación de viñetas en el Jyllands Postem danés. Tras conocerse la decisión del tribunal, se difundió la noticia de que el escritor podría enfrentarse a una nueva acusación de negacionismo Al parecer, en marzo, una semana después de su condena, Irving comentó de nuevo a dos periodistas austriacos que no había El congreso de Teherán, a la medida de Jomeini y Ahmadineyad MIKEL AYESTARÁN SERVICIO ESPECIAL TEHERÁN. La capital iraní se convirtió hace una semana en el centro de las críticas de la comunidad internacional por acoger el seminario Estudio sobre el Holocausto: panorama mundial Fueron dos días en los que 67 conferenciantes llegados de más de 30 países revisaron la historia reciente del pueblo judío. De perseguidos y encarcelados en Europa y Estados Unidos, los asistentes se convirtieron en invitados y aplaudidos en Teherán. Manucher Mohamadi, viceministro de Exteriores, definió el objetivo central del evento como la elaboración de un estudio científico, académico, libre y lógico de los hechos llevados a cabo por los nazis. En ningún momento se trata de un acontecimiento contra el pueblo judío Mahmoud Ahmadineyad fue el auténtico inspirador del seminario. En su controvertido discurso de investidura como presidente ya pregonó a los cuatro vientos la idea de Jomeini sobre la necesidad de borrar a Israel del mapa En diciembre del pasado año, empezó, además, a abordar el tema del Holocausto en todas sus intervenciones y calificó de mito la muerte de más de seis millones de judíos. El encuentro de Teherán intentó solucionar las dudas mostradas por el dirigente ultraconservador, pero no arrojó resultados académicos clarificadores. Según el régimen islámico, se trató de un verdadero ejercicio de libertad de expresión en el que se pudo escuchar una parte de la historia que nunca se cuenta. Robert Faurisson, Frederick Toeben- -ambos han pasado largas temporadas en prisiones fran- cesas y alemanas por incitación al racismo- -o el ex miembro del Ku Klux Klan David Duke, fueron tres de los protagonistas de un encuentro tan polémico como inútil. Un grupo de ocho rabinos llegados casi todos de EE. UU. formaron también parte de un elenco de invitados que se mantuvo en secreto hasta la celebración de las charlas. El balance final se limitó a alabar la valentía del presidente Ahmadineyad por hablar del Holocausto y a respaldar su teoría de que se trata de una parte de la historia mitificada por el Estado hebreo.