Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 21 s 12 s 2006 INTERNACIONAL 35 Uno de los criminales más buscados del Reino Unido escapa oculto tras un velo El Ministerio del Interior se ve obligado a reconocer que en los aeropuertos la Policía no obliga a descubrirse a las mujeres que van cubiertas EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. La polémica sobre el niqab, el velo islámico que cubre el rostro y sólo deja una rendija para los ojos, se ha reabierto en el Reino Unido al saberse que uno de los criminales más buscados en los últimos tiempos probablemente huyó del país disfrazado con esa prenda. El somalí Mustafá Jama, con 21 condenas criminales y principal sospechoso de la muerte de una mujer policía, pudo atravesar sin problemas los controles de seguridad en el aeropuerto de Heathrow ocultando su identidad bajo el niqab y exhibiendo el pasaporte de su hermana, según ha reconocido el Ministerio del Interior. La noticia ha trascendido durante el juicio celebrado contra el hermano de Jama, Yusuf, quien puede ser condenado a cadena perpetua por participar en el asesinato de la policía Sharon Beshenivsky. La agente intentó impedir el robo que la banda de Mustafá Jama realizaba en una agencia de viajes de la ciudad de Bradford, en noviembre del año pasado. El asesinato de Beshenivsky, en un caso en el que la también policía Teresa Milburn resultó gravemente herida, provocó una enorme consternación entre la población británica y Jama, de 26 años, se convirtió en el criminal más buscado del país. Su fotografía se envió a todas las fuerzas de seguridad, incluidas las que custodian las fronteras en los puertos y aeropuertos. No obstante, la condescendencia de las autoridades británicas hacia el velo islámico completo habría permitido la huida de Jama, que hoy se encuentra en una zona de Somalia en la que el Gobierno de ese país apenas puede intervenir para proceder a la extradición solicitada. El Ministerio del Interior reconoce que, aunque los agentes de control de inmigración tienen poder para pedir que se descubran a las mujeres que tapan su rostro con el velo, no se trata de un procedimiento automático. Como ha destacado The Times mientras el control de los equipajes en los aeropuertos británicos es uno de los más estrictos del mundo, el sistema de reconocimiento de identidades es mucho menos riguroso que en otros países vecinos, como Francia. Blair no ha tomado medidas sobre el niqab La polémica vivida en el Reino Unido en los últimos meses en torno al niqab se ha quedado en un debate social que no ha llevado al Gobierno a adoptar ninguna medida. La maestra de una escuela que fue suspendida por enseñar inglés llevando el velo completo, ante las quejas de los alumnos de no seguir bien sus clases, ha sido finalmente despedida tras perder su apelación en los tribunales. Pero el Ministerio de Educación no ha dictado ninguna normativa al respecto. La Judicatura está elaborando una guía sobre el uso del niqab en los juicios, aunque tampoco se espera que sea taxativa. En un reciente caso, una abogada musulmana que llevaba el velo fue retirada de la vista de forma voluntaria por su despacho. Blair ha insistido en que debe ser el cuerpo social- -agencias municipales, asociaciones, empresas- -el que establezca las normas, sin que el Gobierno limite la libertad de los ciudadanos. Medidas aleatorias Un portavoz de BBA, la empresa que gestiona el aeropuerto de Heathrow, ha indicado que el personal de control de inmigración siempre procede a un reconocimiento visual de las personas que entran en el país, pero sólo hace comprobaciones aleatorias en los pasajeros que parten El Partido Conservador ha pedido una urgente investigación sobre esta situación. La sola idea de que alguien puede pasar el control de pasaportes llevando un velo es increíble manifestó David Davis, responsable de asuntos de Interior de los tories Y cuando sucede en un momento en que la fotografía del asesino ha sido ampliamente distribuida, esto demuestra no ya que nuestras fronteras son porosas, es que ni siquiera existen añadió. Mustafá Jama tenía 21 condenas y era el principal sospechoso del asesinato de una mujer policía