Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL JUEVES 21 s 12 s 2006 ABC Cárcel para el islamista francés que pegó y rapó a su hermana por salir con un español El tunecino de origen fue condenado a un año de prisión s Su padre, con una pena de seis meses, renegó ayer de su hija J. P. QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Hani Kaldi, de 21 años de edad, francés de origen tunecino, fue condenado ayer a doce meses de cárcel por haber secuestrado, rapado y golpeado con violencia a su hermana menor, que se había negado a casarse con un novio tunecino que había pagado a su familia 1.500 euros por tener a la joven como esposa, cuando élla prefería como novio a un amigo de origen español. Amor Kaldi, el padre, que había apoyado a su hijo, fue condenado a seis meses de cárcel con remisión de pena, y recibió la sentencia rechazando a su hija: Esa hija no me pertenece. La entrego al Estado francés. Que hagan con ella lo que quieran Padre e hijo habían sido perseguidos judicialmente por el delito de violencia en grupo, con amenazas y uso de armas gen tunecino, masivamente partidarios del hermano y del padre, contrarios a Boutaina Kaedi, que declaraba, tras la condena de su hermano: La verdad es que tengo miedo de volver a casa, porque todos están contra mí Ante el Tribunal, Hani Kaldi, albañil y boxeador aficionado, reconoció los hechos y no manifestó en ningún momento el más mínimo arrepentimiento. Bien al contrario: Mi hermana se comportó muy mal con nuestra familia. Yo me he comportado mal con ella. Me tomé la justicia por la mano. No me arrepiento El drama y el proceso han recordado la gravedad de unas diferencias culturales y religiosas de insondable alcance. La familia Kaldi, originaria de Túnez, vive en la periferia obrera de Lyon, en Oullins, en uno de tantos barrios con mucha población de origen inmigrante, masivamente norteafricanos. Los Kaldi son una familia muy modesta, pero sin problemas económicos graves, muy apegados a sus orígenes, hasta el extremo de negociar el Juzgarán otra vez al australiano acusado de terrorismo SIDNEY. Jack Thomas, el australiano que tras haber sido condenado en marzo por presuntos actos terroristas ganó una apelación y fue liberado en agosto, será juzgado de nuevo por los mismos cargos, sentenció ayer el tribunal de Apelaciones de Victoria. La Fiscalía había pedido iniciar un nuevo juicio en base a unas declaraciones hechas por Thomas que demostrarían su culpabilidad. Thomas, un taxista de 33 años detenido en Pakistán, había sido hallado culpable de recibir fondos de Al Qaida, de haber contactado con Bin Laden y de poseer un pasaporte falso, por lo que fue condenado a cinco años. Una joven francesa durante una manifestación a favor del velo ven de origen español, con el que salía desde hacía meses. La joven no solo se quedó con los 1.500 euros pagados por el tunecino: se llevó varias joyas de su madre, que depositó como propias en una caja fuerte del Crédit Municipal. Arrastrada a palos hasta su casa, cuando fue descubierta, Boutaina fue maltratada por su hermano, que la rapó apoyado por sus padres. La joven denunció los hechos a la Policía y se benefició de un juicio de urgencia. Pese a todo, la condena de su hermano quizá no arre- AFP Apoyo musulmán La sala del Tribunal Correccional de Lyon, donde se juzgó el caso, ocurrido a primeros de noviembre, estaba abarrotada de amigos de la familia, de ori- matrimonio de la hija menor, Boutaina, con un joven tunecino que avanzó la suma de 1.500 euros para casarse con ella. Boutaina no sólo rechazó el acuerdo familiar. Huyó del domicilio familiar, durante dos días y dos noches, que pasó en un hotel, acompañada de un jo- gle el problema de fondo. Sus padres la repudian. Sus amigos del barrio están divididos. El aspirante tunecino reclama sus 1.500 euros. Su familia recibe el apoyo masivo de la colonia de franceses tunecinos de toda la región. Sin estudios particulares, Boutaina tiene miedo físico de volver a su casa y sólo puede aspirar a trabajos domésticos. Sus padres hubiesen preferido arreglar el problema siguiendo sus propias concepciones sobre la amenazada emancipación de la hija.