Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA La negociación ETA- Gobierno s El frente judicial JUEVES 21 s 12 s 2006 ABC Edurne Uriarte El Gobierno no prevé de momento un acercamiento de presos etarras López Aguilar elude entrar a fondo en el radical cambio de criterio de la Fiscalía sobre Egunkaria y proclama que ésta cumple con su trabajo J. L. LORENTE MADRID. El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, aseguró ayer ante el Pleno del Congreso que, de momento, el Gobierno socialista no prevé un acercamiento de presos etarras a cárceles del País Vasco. Así se pronunció Rubalcaba, durante la sesión de control al Gobierno, a una pregunta formulada por la diputada de EA, Begoña Lasagabaster, que se interesó por saber cuando piensa el Ejecutivo cumplir los principios inspiradores de la Ley General Penitenciaria y, en su virtud, adoptar las medidas necesarias para acercar a todas las personas de ciudadanía vasca, privadas de libertad, a cárceles cercanas a su entorno social y familiar Rubalcaba- -que ya respondió hace dos meses a una pregunta similar también planteada por la parlamentaria de EA- -quiso dejar claro que, desde entonces, él no ha cambiado de postura ni el Gobierno tampoco Poco más dijo el ministro en una lacónica intervención. Tan sólo añadió que si alguna vez el Ejecutivo entendiera que un cambio puede colaborar en el proceso de paz, los primeros en enterarse serían los grupos parlamentarios Más duro fue el enfrentamiento que mantuvieron la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, y el secretario general del PP, Ángel Acebes, que se cruzaron la acusación de poner en cuestión el rigor y la profesionalidad de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Acebes acusó al Ejecutivo de utilizar las mismas turbias prácticas que otros gobiernos socialistas en el pasado a lo que la vicepresidenta respondió con honor y satisfacción que el PSOE siempre había defendido los derechos de la ciudadanía. A pesar de que la pregunta de Acebes era si se habían solucionado los principales problemas que tenía España al finalizar el verano, el debate derivó en un cruce de reproches sobre la política desarrollada por unos y otros en sus etapas de gobierno. Por su parte, el ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, afirmó también ante el Pleno del Congreso, en referencia al sobreseimiento del caso Egunkaria solicitado por la Fiscalía de la Audiencia Nacional, que no es la función del Gobierno respaldar lo que haga el Poder Judicial ni la Fiscalía, sino respetarlo, atendiendo a sus fundamentos del derecho En respuesta a la diputada del PP Ana Belén Vázquez sobre si el Gobierno comparte el cambio de criterio del fiscal en dicho caso- -que ocho meses después de pedir la confirmación del procesamiento de los imputados pide el sobreseimiento libre de la causa- el ministro dijo la Fiscalía hace su trabajo y en esta legislatura ya ha presentado un balance de condenas por integración en ETA, para seguir trabajando en la esperanza de la que la organización terrorista desaparezca Tras explicar que pedir el sobreseimiento es una posibilidad que tiene la Fiscalía, después de estudiar informes en los que se asegura que el diario Euskaldunon Egunkaria (clausurado por el juez Juan del Olmo) no es un instrumento de ETA, López Aguilar aseveró que va siendo hora de que Gobierno y oposición acaten las reglas de juego y no adulen a los jueces o fiscales si se mueven en una dirección, ni les critiquen cuando lo hacen en otra Por su parte, la parlamentaria del Grupo Popular replicó que desde que el fiscal general del Estado acató las exigencias de ETA se han producido cambios de criterio en la Fiscalía siempre a favor de esa banda terrorista. Estas cesiones suponen un retroceso de más de quince años en la lucha contra ETA, subrayó la diputada del PP. SECRETOS Y MENTIRAS lfredo Pérez Rubalcaba debió de realizar una previa e intensiva sesión de ejercicios de autosugestión para ser capaz mantener la cabeza alta en esa esperpéntica rueda de prensa en la que informó a los periodistas que no tenía nada que informar y que, si lo tuviera, tampoco informaría porque el proceso requiere que los acuerdos con los terroristas sean secretos. Este político es el mismo que el día 13 de marzo de 2004 llamaba a la movilización ciudadana acusando al Gobierno de mentir por haber cometido la tropelía de no cerrar la línea de investigación etarra 48 horas después de la masacre del 11- M. Enredado en la teoría de la conspiración, el PP nunca supo denunciar el auténtico agujero negro del 11- M que fue ese socavón moral de una oposición que no dudó en manipular el miedo al terrorismo, al islamista, para provocar un vuelco electoral. Por otros motivos, ahora tampoco lo tiene fácil para desenmascarar este otro agujero negro de la ética democrática en el que se utiliza de nuevo el ansia de seguridad y el miedo al terrorismo, al etarra, para sostener la negociación en contra de los principios establecidos en primavera por el propio Gobierno. Y para negarla y ocultarla bajo las excusas de la discreción y la prudencia. Hace unos días, un líder del movimiento Hamás amenazaba declarando que si nuestras exigencias no se cumplen a través de la paz, las lograremos mediante la resistencia Los terroristas de otras tierras argumentan como los de aquí: nuestras exigencias son irrenunciables, sea a través del proceso de paz o a través de nuevos atentados mortales. Y los últimos datos muestran que mientras ETA no se ha movido un centímetro de ese principio de negociación, el Gobierno vuelve a saltarse los suyos. El secretismo de Rubalcaba sobre la reunión con ETA de la semana pasada, su apuesta por la mesa de partidos horas antes y la desmovilización etarra en la convocatoria de ayer indican que el Gobierno prosigue con la negociación política y con las cesiones. Pero según el líder de la movilización por la verdad del 13- M, esta verdad no se puede contar. Por sentido de la responsabilidad, compréndanlo. A Carod- Rovira almorzó ayer con los cónsules europeos acreditados en Barcelona ELENA CARRERAS Carod presenta en castellano a los cónsules su política exterior I. ANGUERA BARCELONA. El vicepresidente de la Generalitat, Josep Lluís Carod- Rovira, quiere explotar al máximo las posibilidades que abre el nuevo Estatuto en materia de política exterior desde su nuevo departamento en el Gobierno catalán, en el que centralizará todos los organismos con representación internacional de la Generalitat. Con dos salvedades: lo hará siempre en coordinación con el Ministerio de Asuntos Exteriores y quedan excluidas de sus competencias las relaciones con las instituciones de la Unión Europea (UE) que retiene el presidente de la Generalitat, José Montilla. Así lo explicó el propio Carod ayer ante los cónsules de países europeos acreditados en Barcelona, con los que alternó el catalán con el castellano en deferencia a los cónsules que todavía no dominan la lengua propia de Cataluña, pero sí dominan la otra lengua oficial, el castellano Carod reorganizará la política exterior de la Generalitat, que él quiere con perfil propio, dentro de lo que permite el marco legal y siempre en coordinación con el Ministerio de Exteriores. Bajo estas premisas, el objetivo es reorganizar la presencia internacional, dispersa en organismos como el Copca (Consorcio de promoción comercial de Cataluña) que cuenta con 38 oficinas, la Xilo (red de oficinas de contratación en origen) o el propio Institut Ramon Llull, de promoción de la lengua y la cultura catalanas, que también ha pasado de Cultura a Vicepresidencia. El objetivo de la nueva Secretaria de Asuntos Exteriores, que dirigirá Albert Royo, es coordinar todas estas redes paralelas para ampliar el número de delegaciones de la Generalitat- -una suerte de embajadas de carácter más representativo que político- -en el exterior con el mínimo incremento presupuestario según puntualizó Carod.