Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 21- -12- -2006 El ex alcalde de Ciempozuelos se lamenta de que el PSOE le haya dejado tirado 11 Las 27 llamadas a Rubalcaba Asegura el ministro del Interior que no hay novedades relevantes en el proceso de paz que, en su opinión, se encuentra en fase preliminar DOLORES MARTÍNEZ MADRID. La negociación del Gobierno con ETA está en fase preliminar Fue lo que dijo el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, en una rueda de prensa convocada después de que El Correo publicara que el Ejecutivo y la banda habían celebrado la primera reunión oficial el jueves de la semana pasada. El ministro ni confirmó ni desmintió la noticia y, aunque desde que el proceso está en marcha no había convocado ex profeso a los medios de comunicación para referirse a una información- -ayer fue la primera- tampoco quiso que su comparecencia fuera interpretada como un aval a lo publicado. Por eso, Rubalcaba se esforzó en difundir que su convocatoria era la respuesta a las 27 llamadas telefónicas que había recibido desde primera hora de la mañana y para decir a los ciudadanos que el proceso no se puede radiar ni televisar y que, por tanto, la obligación del Gobierno es la discreción que sobre el proceso a día de hoy no hay nada relevante de lo que informar. Cuando lo haya, bien una información relevante, bien algunas propuestas a hacer, créanme que los grupos parlamentarios serán los primeros en enterarse y a día de hoy no estamos todavía en esa situación Con esta respuesta, el ministro dejó abierta la posibilidad a que la reunión del Gobierno con ETA se produjo, pero que de ella no salió nada relevante de lo que informar a los fuerzas políticas. No obstante, el ministro afirmó que hablará con los grupos parlamentarios estos días- seguro que sí -para seguidamente agradecerles su prudencia y discreción En el agradecimiento incluyó al Partido Popular, con el que también mantiene conversaciones sobre el proceso Rubalcaba se refirió al diálogo previsto con los criminales etarras para sólo decir que se encuentra en sus fases preliminares y confío en que se den otros pasos más sustantivos. Eso va a llevar algún tiempo. El Ejecutivo no es más pesimista o más optimista que hace quince días Como relevante fue su palabra estrella, al ministro se le preguntó si Rodríguez Zapatero iba a trasladar a Mariano Rajoy en la reunión del próximo viernes alguna información relevante La respuesta la regateó con un hablarán de lo que deseen Acebes y Rajoy, ayer, en el pleno del Congreso DANIEL G. LÓPEZ El PP, estupefacto teme estar ante otra operación de imagen Rajoy irá a la entrevista con Zapatero, sobre todo por educación y para dejar claro su rechazo a nuevas cesiones a ETA A. COLLADO MADRID. El Partido Popular se limitó ayer a dejar constancia de su estupefacción ante las últimas noticias sobre la continuidad de las negociaciones entre el Gobierno y ETA, ni confirmadas ni desmentidas por el Ejecutivo, como siempre desde que empezaron las conversaciones, directas o indirectas, entre representantes gubernamentales o del PSE con jefes de la banda terrorista. En fuentes del PP añadieron que el hecho de que sigan enterándose por la prensa de la existencias de conversaciones del Ejecutivo con ETA no afecta a la decisión de Rajoy de aceptar la invitación de Zapatero a acudir a la Moncloa, en día y hora que también conocieron por los medios de comunicación: mañana a las diez. Aceptada la cita, sobre todo por educación, ya daban por hecho en el PP que lo que movía a Zapatero era una cuestión de imagen- -defenderse de las acusaciones de romper relaciones con la oposición mientras se vuelca en las negociaciones con ETA- -y no un posible giro o replanteamiento en la política sobre ese mismo asunto. El jefe de la oposición acudirá a la entrevista con pocas esperanzas de recibir información sobre el llamado proceso pese a que Zapatero se comprometió al principio a hacerlo con regularidad, insistieron en los mismos medios. Y si el presidente del Gobierno le vuelve a pedir apoyo con aval incluido a la decisión del Gobierno de hacer la vista gorda ante el terrorismo callejero, el rearme de la banda y el chantaje económico a los empresarios, Rajoy volverá a responder que le resulta imposible avalar un proceso de negociación política con los terroristas que, además, se desarrolla sin que la banda cese en su actividad criminal. Como la entrevista es considerada una mera operación de imagen del Gobierno, en el PP se preparan para intentar que quede clara su posición ante la opinión pública. Si Zapatero pide su apoyo para acercar presos de ETA al País Vasco u otra nueva cesión, el presidente del Partido Popular se limitará a responder que es muy libre de tomar la decisión en la materia que considere oportuna y que la oposición tiene que denunciar que es un nuevo paso en falso. Disparar al ministro La expectación era alta y ante una nutrida presencia de medios se sentó Rubalcaba, que en un momento de la rueda de prensa llegó a pedir a los fotógrafos que dejaran de disparar porque se desconcentraba. Aunque los flases siguieron, el ministro no se deslumbró; no abandonó su guión. Hasta en seis ocasiones dijo