Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Miércoles 20 de Diciembre de 2006 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2006. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.246. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. DESDE MI BUHARDILLA Laura Campmany NO, GRACIAS I Natascha Kampusch en su primera aparición televisiva el 7 de septiembre, a la izquierda, y en la entrevista del pasado lunes FOTOS ABC Me asusto cuando me hablan Cuatro meses de libertad son pocos para superar ochos años de cautiverio. Natascha Kampusch ha contado en televisión que su regreso a la normalidad no es fácil y que aún le asusta ir sola por la calle ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS 18 años. Tras más de 3.096 días viviendo en un zulo bajo la casa de su raptor, Natascha asegura que no soporta que le hablen en voz alta y que el contacto con la gente le resulta a veces molesto. Aún así, la joven agradece las muestras de afecto discretas, como una sonrisa o un simple guiño de quienes la reconocen por la calle. También segura que no es muy feliz con el papel de estrella mediática que algunos le atribuyen (hubo quien planteó presentarla a candidata al premio de Mujer del Año) Menos aún entiende a quienes aseguran que se cambiarían por ella. Y es que Kampusch, pese a la fortaleza y la calma que muestra en público, asegura que invita a todos lo que aseguran envidiarla a ponerse en su lugar: Pueden probar a pasar un día o una semana en una habitación pequeña con la puerta cerrada Una adaptación y una presión que es también complicada para su familia. Todos creen que debemos ser tremendamente felices pero es difícil para mi familia La joven también se refirió a las acusaciones de montaje en su historia. Siempre hay quien duda y teóricos de la conspiración y gente llena de envidia y odio se defendió, aunque aseguró que es doloroso oír que algunos medios sensacionalistas la tachan de mentirosa. Incluso aseguró que ya durante su cautiverio, tuvo miedo a que nadie la creyera cuando lograra escapar. Al hablar de su secuestrador, Natascha mantuvo la voz firme y su tono apenas se alteró. Sin decir nunca su nombre, la chica se refirió a cómo Priklopil le hacía pasar hambre a menudo, la obligaba a trabajar y la mantenía horas a oscuras. Sobre su relación: Simplemente no tenía ninguna simpatía hacia mí cuando era necesario, cuando estaba enferma. Siempre le decía que era un absoluto ignorante porque me ignoraba Incluso llegó espetarle su condición de asocial: No tenía un círculo de amigos y sólo el hecho de ser capaz de secuestrar a una niña de 10 años y encerrarla en casa no dice mucho sobre su sentido social M ás rellenita, sin esconder su melena rubia y quizás más reservada que en su primera aparición televisiva. Así se ha mostrado Natascha Kampusch en la entrevista que la televisión pública austriaca emitió el pasado lunes. Cuatro meses después de escapar a ocho años de encierro, Kampusch confesó que no es fácil regresar a la vida que Wolfgang Priklopil le robó cuando la secuestró una mañana de marzo de 1998 camino del colegio. Ir sola a la calle ya es un problema. De vez en cuando me asusto cuando alguien me habla en la calle explicó la joven de ABC. es Vídeo de Natascha Kampusch en: www. abc. es internacional MITANDO a Cyrano: ¿y qué tengo que hacer? ¿Celebrar con albricias que llegara al poder un hombre que podría no haberlo ni catado si un pueblo malherido no le hubiera votado? ¿Cantar las excelencias del ministro Caldera? ¿Hacerle un monumento con forma de patera? ¿O reírle las bromas a Pepiño conceto ¿No hallar en sus discursos ni sombra de panfleto? ¿Aplaudir la finura de la ministra Calvo de poner a los frailes de las frailas a salvo? ¿O sentirme orgullosa del prestigio que dan el desprecio a Occidente y los guiños a Irán? No, gracias. ¿O brindar porque, con su estatuto, avanza Cataluña hacia el caos absoluto? No, gracias. ¿O alegrarme, con una manzanilla, de lo bien que se pasa de extranjero en Sevilla? No, gracias, ¿O decirme que qué suerte tenemos de que este buen gobierno nos trate como a memos, pues si ayer nos libraba del tabaco en la mesa- -y puede prepararse la pérfida hamburguesa- con el nuevo artilugio del permiso por puntos, aquí ya somos todos culpables o presuntos? ¿Decirles simplemente que he puesto en la Salgado la fe que no merecen ni Dios ni mi cuidado? No, gracias. ¿O afirmar que la mejor manera de acabar con la ETA es darle lo que quiera, y para que el proceso no se vaya al carajo, lo que han de hacer los jueces es no hacer su trabajo? ¿Creerme que robar dinamita o pistolas es como irse a los campos a coger amapolas? ¿Que merece la pena sentarse a negociar con unos pobres chicos que viven de matar? ¿Y que a todos los muertos que les dieron sentido les debemos, si acaso, la piedad del olvido? ¿Que somos un ejemplo para otras democracias? Lo lamento, señores. La respuesta es: no, gracias.