Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 MIÉRCOLES 20- -12- -2006 ABC INTERNACIONAL www. abc. es internacional Tres de las enfermeras búlgaras acusadas y el médico palestino escuchan la sentencia de muerte ayer en Trípoli, detrás de dos policías libias AP Cinco enfermeras búlgaras condenadas a muerte en Libia por presunto contagio de sida También ha sido sentenciado un médico palestinosProtesta mundial ante la falta de evidencias científicas RAFAEL ALVARADO CORRESPONSAL SOFÍA. El Tribunal Penal de Trípoli confirmó ayer la pena de muerte de las cinco enfermeras búlgaras y el médico palestino acusados de contagiar con el virus del sida a más de 400 niños libios en un hospital de Bengasi, sentencia que de inmediato provocó la airada reacción de las máximas autoridades búlgaras y el muy amplio rechazo internacional. Todos las declaraciones coinciden en señalar que el tribunal libio ha desestimado o simplemente ha hecho oídos sordos a los múltiples argumentos que prueban de forma contundente la inocencia de los acusados. El presidente búlgaro, Gueorgui Parvanov, en una declaración conjunta con el primer ministro, señalaba que manifiesta su profunda indignación por la sentencia ya que una vez más no han sido tomadas en cuenta las pruebas irrefutables de la inocencia de nuestras enfermeras y se ha despreciado la postura de la comunidad científica internacional sobre las causas y el carácter de la epidemia de sida en Bengasi El jefe de Estado búlgaro recordaba asimismo las múltiples violaciones de los derechos humanos de nuestras compatriotas en referencia a las torturas a que fueron sometidas las búlgaras- -muy bien comprobadas, aunque también desestimadas por los jueces- a la vez que calificaba el juicio de totalmente falseado Hay que recordar que, en fechas muy recientes, el premio Nobel Richard Roberts envió una carta al líder libio Muammar Gadafi, firmado por otros 114 galardonados, en la que se le advertía que no se impartiría justicia si no se tomaban en consideración las pruebas de científicos extranjeros para evitar que la sentencia se convierta en un error judicial y en un asesinato El embajador español en Libia, Joaquín PérezVillanueva y Tovar, que ha asistido a todas las sesiones de este juicio, declaraba a ABC que los países de la UE lamentan que la decisión del tribunal haya sido confirmar la pena de muer- La revista Nature afirma que el virus llegó a Libia antes que los acusados ANNA GRAU SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. La revista Nature exhibió en un número reciente pruebas irrefutables de la inocencia de los acusados en Trípoli: expertos de la Universidad de Oxford han hecho un análisis filogenético de los virus de los niños, y han establecido su origen en una cepa transportada por emigrantes de Africa Occidental, mucho antes de que el médico y las enfermeras llegaran a Libia. Pero una cosa es la evidencia, y otra muy distinta es cómo reacciona el tribunal libio ante ella. Así escribía Nature Imagine que cinco enfermeras americanas y un médico británico han sido detenidos y torturados en una prisión de Libia desde 1999, y que un fiscal libio pedía a finales de agosto su ejecución, acusados de haber infectado de sida a más de 400 niños en 1998. Mientras, la comunidad internacional y sus líderes se quedan de brazos cruzados ante una farsa de juicio, dejando toda la responsabilidad de lograr la libertad de los acu- sados a un puñado de voluntarios de asociaciones humanitarias, abogados y científicos. ¿Imposible? Pues exactamente esto, que tanto recuerda a la película Expreso de medianoche está sucediendo en un tribunal de Trípoli, excepto porque las nacionalidades de los acusados son distintas: las enfermeras son de Bulgaria y el médico es palestino Más información en: http: www. nature. com nature focus aidsm edicslibya index. html