Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 19- -12- -2006 El Islam se expande por España ESPAÑA 19 Desde luego, la amplia concentración de población musulmana en Ceuta la convierte en un gran caldo de cultivo para el reclutamiento de yihadistas. También es cierto que un atentado en aquella ciudad entrañaría un enorme riesgo pues podría desestabilizar la convivencia provocando nocivos efectos de polarización social entre los diversos grupos étnicos que en ella cohabitan. Pero existen muchas objeciones que cabe plantear a la tesis de la excepcionalidad de Ceuta (y también de Melilla) al menos por lo que respecta al riesgo de atentados terroristas. Los ceutíes no son radicales De entrada, hay que aclarar que aunque las tensiones propias de entornos multiétnicos sean innegables, la mayoría de los musulmanes ceutíes no son radicales ni ven con buenos ojos la actividad proselitista de los nuevos salafistas (en realidad, los musulmanes de todo el mundo deben ser considerados como parte de la solución al problema del islamismo radical) En segundo lugar, es evidente que la amenaza yihadista no se circunscribe al contexto de Ceuta o Melilla. De hecho, la amenaza no tiene fronteras sino que es global y España entera constituye uno de sus blancos preferentes, como lo de- muestran las diversas redes yihadistas desarticuladas antes y después de los atentados del 11- M en todo el territorio español: desde 2004 han sido neutralizados al menos ocho proyectos de atentados, algunos masivos, y sólo en 2006 se han practicado casi cincuenta detenciones relacionadas con el terrorismo islamista. No se olvide que el último comunicado yihadista que pedía la liberación de Ceuta y Melilla demandaba una guerra contra el resto de España. A los fanáticos del Islam radical les sobran los motivos para odiar a nuestro país. Después de todo tenemos la desfachatez de perseguirles para evitar que nos asesinen e intimiden, enviamos nuestras tropas para que apoyen a la reconstrucción de Afganistán en contra de los talibanes y sostenemos y propugnamos la democracia y las libertades religiosas y de cualquier otra índole, lo que a ojos de los salafistas constituyen auténticas herejías. Por último, y como se recuerda a menudo en las páginas web y documentos yihadistas, los españoles y quienes conviven pacíficamente con nosotros mantenemos la ocupación de Al Andalus. Por lo tanto, Ceuta no es una excepción, sólo es parte de España; es decir, dar al harb: territorio de la guerra. La célula ceutí tenía contactos con un grupo terrorista de Marruecos Rabat informa a Madrid de los vínculos con Ansar el Mehdi s Agentes españoles destacan la colaboración marroquí LUIS DE VEGA SEVILLA. Los miembros de las Fuerzas de Seguridad marroquíes están colaborando más con sus homólogos españoles en los últimos meses, según han explicado a ABC agentes de la Guardia Civil destacados en Ceuta. El intercambio de datos e información sobre distintas operaciones que se llevan a cabo están siendo fundamentales para desmantelar células como la de la operación Duna de hace una semana en Ceuta. Los agentes españoles consideran las fronteras de Ceuta y Melilla como dos lugares especialmente sensibles por el continuo trasiego de personas en ambas direcciones. Pero tanto Guardia Civil como Policía Nacional consideran insuficientes los medios con los que cuentan para controlar de forma efectiva el movimiento de ciudadanos, que asciende a más de 20.000 cada día. Los detenidos en Ceuta mantenían contactos con el mayor grupo terrorista desmantelado en los últimos meses en el Reino alauí, según informaba ayer el diario Aujourd hui le Maroc de Casablanca. Las autoridades judiciales españolas ya han sido informadas por Rabat de estos vínculos, según este periódico, que titulaba en portada: Ansar el Mehdi resurge en Ceuta militares, policías y dos esposas de pilotos de la compañía Royal Air Maroc. Todos están acusados de integración de banda criminal destinada a cometer actos terroristas. Entre sus objetivos se encontraban algunos de los actuales miembros del Gobierno que lidera el tecnócrata Driss Yetú así como intereses extranjeros en el país magrebí. Según Aujourd hui le Maroc bien conectado con el Ministerio del Interior, los tentáculos de Ansar el Mehdi habrían llegado a Ceuta a través de la célula desmantelada en el barrio del Príncipe, integrada mayoritariamente por españoles. Desde la caída de este grupo se han lanzado distintas advertencias de alarma sobre la posibilidad de que los agentes de las Fuerzas de Seguridad de Marruecos se estén radicalizando cada vez más. El ministro del Interior, Chakib Benmoussa, ha querido sin embargo desmentir que los militares o los agentes de policía estén adoptando posturas cercanas al radicalismo islámico. Policías y militares radicales La Policía marroquí llevó a cabo el pasado mes de agosto una gran operación antiterrorista en distintas ciudades del país para desmantelar un grupo que se hacía llamar Ansar el Mehdi y que estaba liderado por Hassan Khatab. En total fueron detenidas 56 personas entre los que había