Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18- -12- -2006 101 GENTE www. abc. es Marruecos, un paraíso para las estrellas Es un destino frecuentado por personajes que, con su comportamiento, ponen de manifiesto que no es oro todo lo que reluce POR LUIS DE VEGA CORRESPONSAL RABAT. Las ciudades, los paisajes y la luz de Marruecos hacen de este país un enorme plató de cine codiciado por los mejores directores, actores y actrices. El semanario editado en árabe Nishan sacó a la luz hace unas semanas los vicios y las manías de las estrellas del celuloide. Los testimonios de miembros de los equipos de rodaje están llenos de secretos de alcoba, alcohol, porros, malos modales y hasta algo de cine. Los últimos en trabajar mano a mano en Marraquech han sido Julia Roberts, que celebró allí sus 39 añitos el 28 de octubre, y Tom Hanks. La novia a la fuga se enamoró locamente del tayín (guiso) de pollo con aceitunas y limón. Pero parece que al cruzar el charco de vuelta a casa no se acordó tanto de lo que comió como de los monos que se muestran atados a los turistas en la plaza Yema el Fna de aquella ciudad. El amigo Forrest sale algo mejor parado, pues se despidió del equipo al grito de ¡viva Marruecos! Pitt, haciendo amigos Brad Pitt, según el semanario de Casablanca, tiene más tela que cortar. El ahora santo de Angelina no fue dejando buenos amigos en sus primeras visitas al país magrebí. Un responsable de producción de la película Spy Game recuerda que en la discoteca Teatro de Marraquech mantuvo una discusión con otro cliente que quiso zanjar de un puñetazo. Pitt, que bebía mucho y es un frívolo y un extravagante fue sacado del local antes de que el agredido le reconociera. En otra ocasión exigió a los asistentes un polo- -de los de vestir- -que no fue de su agrado y lo tiró al suelo. En un intento por saciar sus deseos le trajeron distintas fotos de polos hasta que halló el que le gustaba. Todo para luego aterrizar de vuelta en Estados Unidos calzando unas babuchas. Parece que rodando Babel a las órdenes de Iñárritu, al chaval se le han bajado El director de cine Oliver Stone, en una foto de archivo durante el Festival de Cine de San Sebastián los humos. Claro, que ya estaba con la Jolie, que le acompañó algunos días. Con su amor al vodka, las prostitutas y las fiestas Collin Farrel no le va a la zaga, aunque no llega a la altura del rubio de oro metido a cooperante. Oliver Stone, siempre según el semanario Nishan sí que debe ser un pájaro de cuidado. Como en el lujoso hotel La Mamunia no le dejaban entrar acompañado de chicas de pago y hasta arriba de copas, decidió cambiarse a uno más modesto donde pasaba sin problemas. Al famoso director le gustaba mucho la droga marroquí A la mujer de Ridley Scott, dicen, también le iba el hachís. Su habitación del hotel Hilton de Rabat salió ardiendo cuando, por culpa del colocón, perdió el control de la colilla del porro. Mientras, su marido rodaba en la vecina Salé Blackhawk derribado En otra ocasión fue una española amiga de Francia, Victoria Abril, la que acabó bailando como una loca en una fiesta del productor de Et après enseñando más de lo habitual. Otros hallaron su media naranja en Marruecos, como le ocurrió a Sean Connery en los AP años setenta. Pero el que ha prometido no volver más es Michael Douglas, al que estafaron por dos veces durante el rodaje de La joya del Nilo Le vendieron las espinas de un pez por 600 dirhams (casi 60 euros) y cuando pidió unos caballos blancos le pintaron unos negros que ya tenían. Amigo Michael, sigue en Mallorca.