Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 18 s 12 s 2006 INTERNACIONAL 35 Hemos derrotado militarmente a los talibanes España lo está haciendo de forma brillante y yo no movería a sus soldados porque podría desestabilizarse la zona en la que encuentran a reclamar estos estatus de autonomía? -Musa Qala es una fórmula a la que se llegó por el bien de la población civil. La estamos siguiendo con lupa y si el resultado es satisfactorio se podría trasladar a otras zonas. El sistema tribal está muy vigente en este país y no lo podemos ignorar, debemos ser flexibles. El general David Richards, mando principal de la ISAF en su despacho de Kabul durante la entrevista -Mientras que en el sur y en el este se combate muy duro, en provincias como Herat o Badghis, donde están los españoles, la situación permanece en calma, ¿le gustaría poder desplazar a las tropas de estas regiones al sur para tener mayor contundencia? -España lo está haciendo forma brillante y yo no movería a sus soldados porque podría desestabilizarse la zona en la que encuentran. No podemos correr ese riesgo. Además, el gobierno español ya ha declarado que sólo aceptaría el movimiento de sus hombres en caso de extrema urgencia ahora nos toca definir cuándo se produce esa situación. Hay que reconstruir Afganistán y así ganarnos el favor popular General David Richards. Máxima autoridad de la OTAN en Afganistán Tras ocho meses de trabajo, el general británico David Richards está a punto de abandonar su cargo y, pese a la escalada de ataques de los talibanes, hace un balance positivo y considera que Afganistán atraviesa un momento de estabilidad POR MIKEL AYESTARÁN TEXTO Y FOTOS KABUL. Desde el pasado mes de mayo ocupa el despacho principal de ISAF (Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán) y le ha tocado la complicada tarea de unificar bajo su mando las dos misiones que hasta julio convivían en el país, la Libertad Duradera- -encabezada por Estados Unidos y que perseguía el fin de Al Qaida- -y la de pacificación y reconstrucción de los países OTAN. Después de ocho meses de trabajo, el general David Richards (Reino Unido, 1952) está a punto de abandonar su cargo y, pese a la escalada de ataques de los rebeldes, hace un balance positivo de labor de la comunidad internacional y considera que Afganistán atraviesa un momento de estabilidad Militar y universitario David J. Richards (1952) Es padre de dos hijas. Le gusta estudiar historia militar y la jardinería. Licenciado en Ciencias Políticas y en Economía por la Universidad de Cardiff. En 1999 dirigió el contingente británico en Timor Oriental. En 2000 en Sierra Leona. Jefe de los grupos de acción rápida de los aliados en 2001. Comandante de la ISAF en Afganistán desde mayo de 2006. en los últimos meses y está muy debilitada. Es el momento propicio para trabajar a fondo en tareas de reconstrucción y así ganarnos el favor popular. También hay que aprovechar para colaborar con Pakistán, que tiene un papel importante. ¿Está satisfecho con el resultado de la cumbre de Riga? -Riga ha dejado claro que vamos a estar aquí para largo tiempo y eso es positivo. Se ha mostrado un fuerte apoyo a Afganistán, las intenciones fueron muy buenas y ahora hace falta que se traduzcan en hechos. Las necesidades militares están claras y hay que responder lo antes posible. -Las tropas británicas se han empleado a fondo este verano en la provincia de Helmand, ¿por qué se retiraron de la estratégica población de Musa Qala? ¿Quién controla ahora la zona? -No fue una retirada, ni un empate, ni nada parecido. Los talibanes no pudieron con nosotros, aunque eso sea lo que tratan de hacer ver a la opinión pública. Lo que ocurrió fue que el Consejo de Ancianos de la zona pidió a ambos bandos que dejáramos de combatir y que ellos se encargarían de pacificar la región. En esta sociedad este tipo de organismos son muy antiguos y efectivos. Cuatro meses después Musa Qala está en paz y, aunque hay presencia talibán, no son radicales. Si notamos que los talibán se hacen fuertes volveremos a intervenir, no hay duda. ¿Deja un país mejor que el que se encontró? -Creo que hemos superado el examen. Yo llegué para hacerme cargo de una misión de paz y reconstrucción y en pocos meses tuve también que tomar las riendas de la parte puramente militar, que hasta entonces era competencia de Estados Unidos. Mirando atrás, puedo decir que el país es más seguro que el pasado invierno. Además, soy optimista respecto al próximo año porque no se puede comparar lo que nosotros ofrecemos a la población y lo que ofrecen los talibanes. La gente se va dando cuenta de los progresos. -Los ataques suicidas, sin embargo, se han incrementado de forma espectacular, ¿no es un claro síntoma de inseguridad? -Los talibanes han intentado plantarnos cara de forma regular y no han podido, así que han tenido que cambiar de estrategia para seguir con su tarea de desestabilización. Militar y tácticamente les hemos derrotado y esta es la nueva forma de lucha que intentan aplicar. Ahora mismo, en diciembre, tenemos la situación estabilizada, y no es por la llegada del invierno como muchos piensan, es porque la insurgencia ha sufrido un fuerte revés -Los antiguos señores de la guerra no están de acuerdo con su forma de combatir y acusan a ISAF de tomarse esta guerra a la ligera, ¿se puede volver a contar con los muyahidines? -No, ellos hicieron un buen trabajo en 2001 y punto. Si quieren seguir luchando por su país deben integrarse en el ejército y hacerse profesionales. ¿No serían las fuerzas internacionales más efectivas contando con personal que conociera realmente el país y el terreno? -Las patrullas combinadas ya están en marcha en algunas regiones. Poco a poco el ejército nacional irá teniendo mayor presencia. Nuestra presencia no puede ser eterna. Debemos hacer el trabajo bien y pronto para que Afganistán sea autónomo lo antes posible. -Esta fórmula es opuesta a la del fuerte gobierno central que intentaba implementar la comunidad internacional hasta el momento, ¿no hay riego de que en otras partes del país se empiecen