Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL El conflicto iraquí LUNES 18 s 12 s 2006 ABC Alberto Sotillo Blair viaja por sorpresa a Irak para apoyar al Gobierno de Maliki El primer ministro dijo que las tropas británicas y las estadounidenses seguirán hasta que queden garantizadas la estabilidad y la democracia en el país ABC BAGDAD. El primer ministro británico, Tony Blair, reiteró ayer en Bagdad, en un viaje sorpresa que le llevó primero a Irak y luego a Israel, el apoyo del Reino Unido al Gobierno del primer ministro iraquí, el chií Nuri al Maliki, contra el terrorismo y la violencia sectaria en este país. En una conferencia de prensa conjunta en Bagdad, Blair también expresó su apoyo a la reconciliación nacional en Irak y vinculó de nuevo la retirada de las tropas británicas de este país con la capacidad de las fuerzas iraquíes de mantener la seguridad Además insistió en que los estados vecinos de Irak deben contribuir de forma efectiva a los esfuerzos para restablecer la seguridad en este país árabe. Blair y Maliki dijeron que sus conversaciones se centraron en el apoyo al plan de seguridad aplicado en la provincia de Basora (situada unos 500 kilómetros al sur de Bagdad) donde están estacionadas las tropas británicas. El primer ministro británico dejó claro que las tropas británicas, al igual que las norteamericanas y el resto de las fuerzas de la coalición se retirarán cuando las fuerzas iraquíes sean capaces de proteger la seguridad. Cuando las fuerzas iraquíes estén preparadas, se retirarán las británicas, recalcó. que apoyar a la democracia ¿Quién está creando las dificultades en Irak hoy, quién está creando el cambio, quién está creando el derramamiento de sangre? se preguntó Blair. Y contestó: Los terroristas, los antiguos partidarios de Sadam, cada uno de los que no quiere ver la democracia en Irak En Israel, Blair iba con la misión de apaciguar ánimos entre palestinos e israelíes. que comenzó ayer, sábado, los participantes emitieron un comunicado final en el que acusaron a dichas milicias de ser las responsables de la ola de violencia. El primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, inauguró la conferencia en un nuevo intento por encontrar una salida a la espiral de violencia sectaria en la que vive sumido Irak, al borde de la guerra civil. Ayer, la Policía iraquí anunció el hallazgo en las últimas 24 horas de los cadáveres de más de 53 personas, con impactos de bala y señales de tortura, en distintas áreas de Bagdad. PETRÓLEO, DROGA DURA Los soldados de Sadam Por otra parte, representantes políticos y religiosos iraquíes recomendaron ayer la disolución de las milicias y el retorno de los soldados y oficiales del régimen del dictador Sadam Husein a sus antiguos puestos de trabajo para acabar con la violencia sectaria que desangra al país. En la clausura de la tercera conferencia para la reconciliación nacional de Irak, E l petróleo es un factor que envenena muy peligrosamente las relaciones de Occidente con el islam. La convicción de que los norteamericanos venían a apoderarse del petróleo de Irak estaba arraigada incluso entre los poquísimos iraquíes que no veían del todo mal la invasión. Tengan o no razón, son muchos los árabes que creen que el mundo cristiano apoya a algunos de los impresentables sátrapas que les gobiernan para controlar su petróleo y, de paso, evitar que el islam levante cabeza y recupere su ciudad santa de Jerusalén. Puede decirse que sólo son paranoias, pero conviene no olvidar que esa percepción- -más o menos difusa, más o menos definida- -está profundamente arraigada y es fácilmente manipulable por fanáticos de todo pelaje. Tras la desdichada guerra de Irak conviene hacerse a la idea de que Occidente ni va a controlar el petróleo ni puede soñar con que volverán los tiempos en los que el crudo se pagaba a 20 euros el barril. Casi a la vez que la comisión encabezada por Baker presentaba su informe, otro grupo formado por altos militares y directivos de potentes empresas (Fedex, Dow Chemical, UPS) hacía público también un análisis en el que se insta a Bush a romper el síndrome de dependencia que Estados Unidos mantiene del petróleo. También Bush reconoció que su país sufre de una grave dependencia del crudo, como si de una droga se tratase. Pero su Administración aún no ha hecho nada por resolverlo. Tal vez porque, como dice el análisis de empresarios y militares, unas medidas únicamente guiadas por el mercado nunca resolverán el problema El mercado siempre es saludable, pero quizás no sea suficiente en situaciones de emergencia. Hay energías alternativas al petróleo, pero éstas no pueden progresar mientras no se les ayude a ser rentables. Es doloroso prescindir de la droga del petróleo, pero ya no es una cuestión económica, sino de seguridad y supervivencia. Quizás el día en que rompamos con esa dependencia nuestras relaciones con el mundo árabe serán mucho menos tormentosas de lo que son ahora. Progresos desde la invasión Blair insistió en que Irak ha progresado desde la invasión estadounidense en marzo de 2003. La primera vez que vine a este país no había un funcionamiento adecuado de la democracia y hoy si lo hay indicó. Nuestra misión, la de los americanos y la de toda la coalición, la comunidad internacional y de los propios iraquíes, es asegurarnos de que las fuerzas del terrorismo no derrotan la esperanza del pueblo de tener una democracia dijo textualmente. Admitió que en Irak actúan grupos terroristas y simpatizantes del derrocado régimen basista, pero ahora existe un Gobierno democrático y el pueblo iraquí no quiere volver hacia atrás, por lo que tenemos El primer ministro Tony Blair saluda a un grupo de soldados británicos ayer en Basora POOL Secuestran a 30 personas en la sede de la Cruz Roja ABC BAGDAD. Un grupo de hombres armados secuestró ayer a unas 30 personas, en su mayoría empleados, en la sede de la Media Luna Roja iraquí en el barrio bagdadí de Al Wehda. Poco antes del mediodía, los secuestradores, que vestían uniforme militar y usaban vehículos similares a los de la Policía, rodearon el edificio de la organización, en el este de la capital, antes de irrumpir en el mismo. Tras separar a los hombres de las mujeres, vendaron los ojos a los varones y les ataron las manos a la espalda antes de obligarlos a subir a los vehículos. El uniforme de los captores parecía el que visten los agentes de Al Maghauir una fuerza de elite del Ministerio de Interior. El secuestro masivo se ha convertido en los últimos meses en algo frecuente en Irak y varios responsables lo vinculan con las acciones de violencia sectaria que vive el país. Decenas de empleados del Ministerio de Educación fueron secuestrados en Bagdad en octubre pasado. También el jueves pasado unas 50 personas fueron capturadas en un mercado de Bagdad.