Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA Las relaciones España- Marruecos LUNES 18 s 12 s 2006 ABC Entrada del colegio español en Rabat, uno de los doce centros públicos que el Ministerio de Educación tiene en Marruecos Colegios españoles con calendarios marroquíes Los colegios del Ministerio de Educación español en Marruecos tienen clase el día de la Constitución y el de Reyes y cierran sin embargo sus puertas el día de la Marcha Verde o las fiestas de Ramadán TEXTO Y FOTO LUIS DE VEGA CORRESPONSAL RABAT. Cuando millones de niños españoles abran sus regalos en la mañana del próximo 6 de enero, los alumnos de los centros españoles en Marruecos ya habrán vuelto a clase tras sus vacaciones de Navidad, que terminan el día 3. Si el día de Reyes de 2007 no van a clase es sólo porque cae en sábado, ya que esta fecha está considerada como un día lectivo más. El Reino alauí cuenta con la mayor concentración de colegios e institutos públicos españoles en el extranjero, dependientes todos del Ministerio de Educación. El calendario escolar guarda sin embargo muy poca relación con el que se sigue en España, aunque según la consejería de Educación española en este país magrebí hay una normativa de Madrid que ordena adecuar estas fechas a las festividades locales. El hecho de que las clases se rijan por las fiestas marroquíes, sean políticas o religiosas, genera malestar entre padres de alumnos españoles que han de asumir que son una absoluta minoría frente a los marroquíes, explica el consejero de Educación, José Crespo. Los alumnos acuden también a clase días como la Hispanidad, la Constitución, Reyes o Jueves y Viernes Santo. Los centros no abren sin embargo en días tan señalados para Marruecos como las fiestas del mes sagrado de Ramadán, la independencia, el sacrificio del cordero, el año nuevo musulmán o el 6 de noviembre, conmemoración de la Marcha Verde con la que Hasán II ordenó Se elimina toda referencia al Sahara Occidental En los colegios españoles hay cuadernos de los alumnos, con dibujos incluidos, en los que el profesor, un funcionario español, explica que Marruecos limita al sur con Mauritania, eliminando toda referencia al Sahara. La última polémica ha surgido tras la publicación por parte del Ministerio de la agenda escolar 2006- 2007, en la que aparecen detallados los centros españoles en el extranjero. Por un lado, Madrid ha incluido al colegio de la Paz de El Aaiún, capital de la ex colonia española, en el listado de centros marroquíes. Pero un sutil cambio en la tipografía de la letra levantó las protestas de padres marroquíes que creen que se trata de un insulto a la integridad del Reino alauí. ocupar el Sahara Occidental. Es el Ministerio de Educación español, con los impuestos que pagamos los españoles, quien mantiene básicamente estos centros ya que la cuota que pagan los padres marroquíes (unos 800 euros anuales por alumno) no alcanza ni de lejos los muchos gastos de estos centros, incluidos los sueldos de los profesores desplazados desde España. Quejas de los padres Sin embargo, parece que son las asociaciones de padres de alumnos (integradas sobre todo por marroquíes) y la propia Administración de ese país quienes se han hecho con las riendas de los colegios españoles, imponiendo un calendario que nada tiene que ver con el de un centro español y menos con el de colegios que, según se entiende, tienen como objetivo impulsar la cultura de nuestro país y el respeto a valores sociales y políticos de los que nos sentimos orgullosos se quejan los padres de cuatro alumnos del colegio de Rabat. El calendario escolar, antes de ser remitido al Ministerio, lo elabora la consejería con representantes del profesorado, que han de tener en cuenta la obligación que impone Madrid de que la Hispanidad y la Constitución sean lectivos en todos los centros españoles en el extranjero. Frente a la imposi- ción de estas dos fechas, Crespo reconoce que las cosas no son como a mí me gustaría Hay que destacar el hecho de que ni la Embajada española en Marruecos ni los funcionarios que trabajan en ella, incluidos los de Educación, siguen ese calendario y celebran las fiestas religiosas y laicas tal y como se hace en España explican esos mismos padres españoles. Si tenemos en cuenta que una amplia mayoría de los alumnos que acuden a los colegios españoles en este país son marroquíes (un 90 y que los funcionarios españoles prefieren llevar a sus hijos a los liceos franceses que proliferan en Marruecos, no es de extrañar que los centros españoles vayan perdiendo de manera paulatina las señas de identidad que se supone algún día tuvieron añaden. En un intento de no hacer daño a las costumbres religiosas locales, los profesores han llegado a cambiar las letras de los villancicos eliminando referencias cristianas para que los canten los niños musulmanes, según han explicado a ABC algunos padres. Son ellos los que se quejan a su vez de que cuando su hijo, español y no musulmán, recibe clases de árabe debe empezar a escribir una carta en el nombre de Alá porque esa es la fórmula adecuada según el profesor de esa asignatura.