Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA Terrorismo islámico en España LUNES 18 s 12 s 2006 ABC La detención de la célula islamista de Ceuta evitó la comisión de atentados Garzón asegura que la acción policial impidió que el grupo se cohesionara más, lo que habría elevado exageradamente el riesgo contra la vida de las personas NIEVES COLLI MADRID. La desarticulación por la Policía de una célula islamista en Ceuta ha evitado que el grupo alcanzara un mayor grado de estructuración hecho que habría elevado exageradamente el riesgo contra la vida de las personas y los bienes Con estas palabras justifica el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón la operación Duna cuyo carácter puede calificarse de preventivo y que se ha saldado con el ingreso en prisión de siete de los once detenidos. Tras prestar declaración el sábado ante el magistrado, los otros cuatro quedaron en libertad por la falta de pruebas consistentes sobre su vinculación con la red terrorista investigada En el auto, que se conoció ayer, Garzón señala que las investigaciones policiales y las escuchas telefónicas practicadas han permitido descubrir que los detenidos constituyeron un grupo terrorista de tendencia salafista con la finalidad de atentar contra objetivos materiales Para ello, mantuvieron numerosas reuniones en las que los líderes- -especialmente los imputados Mohamed Fuad Mohamed Abdeselam y Karim Abdeselam Mohamed- -consiguieron un alto grado de cohesión en el grupo y el adoctrinamiento de sus miembros en la misma línea ideológica de Al Qaida La fuente de su financiación era la delincuencia común. Las acciones terroristas que planificaban- -a excepción de la quema de algunos morabitos (pequeñas ermitas en lugares poco habitados cuya existencia los musulmanes radicales consideran aberrante -aún estaban en un grado bastante incipiente En julio de 2005, la célula desplegó una campaña de pintadas radicales con amenazas hacia los europeos y extendió el rumor sobre posibles atentados contra el recinto ferial de Ceuta durante las fiestas de la ciudad o contra un supermercado. Más tarde, desde diciembre de 2005 y durante 2006, se pasó de la discusión doctrinal a planteamientos más operativos llegando a tratarse la posibilidad de penetrar en el acuartelamiento militar de la Fortaleza de El Hacho con la intención de sustraer armamento y material explosivo Karim Abdeselam consiguió que el imán Abdeslam Ben Daud fuera expulsado de la mezquita Darkawia (lugar donde fraguó la formación de esta célula salafista) y sustituido por otros dos (Mohamed Banbouz y Ahmed El Bajjaouy) acordes con la línea más radical Por esas fechas, Karim había asumido como cosa suya la quema de los morabitos y ya se mostraba interesado en la adquisición de armas para conseguir los objetivos previstos El pasado 18 de septiembre, los imputados Karim y Mohamed Fuad y el imán Ahmed el Bajjaony proyectaron en una reunión mantenida en la mezquita la fundación de un grupo radical que se llamaría Ansaría Al Jaish Al Mahdi en honor a otro de corte salafista desarticulado en Marruecos dos semanas antes por intentar atracos en instituciones occidentales. Los dos jefes del grupo, así como Ahmed Abderrayat y Abdelkrim Chaib, expresaron su disposición al martirio, mientras que los hermanos Mustapha y Yusef Abderrahman re- Los siete en prisión Karim Abdeslam. Estuvo preso en varias cárceles españolas, donde se radicalizó. Ahmad Abderrayat. Miembro destacado del grupo, se ha mostrado dispuesto al martirio. Abdelkrim Chaib. Ex militar de las Fuerzas Armadas españolas, asistió a la reunión que terminó con la expulsión del imán Ben Daud de la mezquita Darkawia, centro en el que nació la célula. Se le halló documentación falsa. Hiasin Mustapha. Vinculado a los líderes, es extremadamente violento y poseía cuchillos de grandes dimensiones. Mohamed Fuad. Líder intelectual del grupo por su labor de captación y proselitismo. Mustapha Abderraman Ahmed se mostró partidario de atentar contra intereses judíos y contra depósitos de Cepsa en Ceuta. Él y su hermano Yusef, partidarios de la jihad, redactaron un testamento de despedida dirigido a su madre. Cada vez más radical Mohamed Fuad y Karim Abdeselam lideraban dos grupos, que se escindieron a partir de enero de 2006 de una única célula originaria y cuya evolución se vio marcada por el cada vez más acentuado radicalismo del segundo de ellos. El 30 de junio, dactaron un testamento de despedida en el que le decían a su madre que Alá me envió para luchar y ser sacrificado en su causa No os aflijáis ni me lloréis