Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA El agotamiento de la legislatura LUNES 18 s 12 s 2006 ABC ¿Ya en campaña? Poco a poco se está creando un ambiente, un microclima, que invita a pensar que la legislatura está agotada y todos están trabajando para la campaña electoral, con la vista puesta en las generales POR CHARO ZARZALEJOS FOTO MIKEL PONCE MADRID. ¿Estaremos ya en campaña? Si se pregunta en el Gobierno, la respuesta es que les quedan muchas cosas por hacer Así son los partidos y así son los Gobiernos. Nada les gusta más que agarrarse al calendario oficial. Pero los tics los ánimos y algunos movimientos son indomables y todo ello va generando un ambiente, una especie de microclima, que invita a pensar que, efectivamente, están ya en campaña o, cuando menos, entrenándose para ella. Lo curioso es que no se trata de la campaña para municipales. Aun siendo importantes, no se detecta entre los responsables políticos una especial preocupación. No, en lo que se está pensando es en las generales y, aunque hay quien insiste en que no parece lógico que haya elecciones anticipadas poco a poco va tomando cuerpo la sensación de que la legislatura está agotada y sabido es que cuando se está agotado basta con ir más despacio, realizar menos esfuerzos... Tan agotada que en medios socialistas se da como un hecho seguro, por ejemplo, que la polémica ley de memoria histórica no la veremos Cuando un Gobierno está presidido por una persona que durante el día no pedalea y pedalea, a nada que se pare la bicicleta, pierde ritmo. Esto es lo que se está detectando en el actual Ejecutivo, por otra parte cada vez más invisible, salvo actuaciones puntuales como la de la ministra de Fomento este mismo fin de semana, con ocasión de la suspensión de actividades de Air Madrid. Que el Gobierno está una pizca agotadito, que el presidente puede pedalear, pero no mucho más, lo han digerido ya los grupos parlamentarios que poco a poco, y de manera muy sutil, comienzan a mostrar señales de desafecto hacía un Ejecutivo al que, más que apoyarlo, lo han acunado. A todos les ha procurado bastante satisfacción- -bien infantil, por cierto- -el argumento de que el PP está solo lo cual, a efectos parlamentarios, es rigurosamente cierto, pero a efectos de opinión pública, menos pernicioso de lo que habían calculado hace tiempo sus adversarios. CiU, con desavenencias internas, ha llegado a la conclusión de que este hombre es un irresponsable Se sienten engañados y utilizados y quizás por ello, en los meses sucesivos, puede ocurrir que el pánico a coincidir con el PP sea menor que hasta ahora. El desafecto de los nacionalistas catalanes hacia los socialistas comienza a ser perfectamente descriptible. Hace apenas unas horas ha sido Gaspar Llamazares el que ha sacado cabeza para decir que su relación con el Gobierno ya no es preferente y ha tenido la osadía de presentarse como alternativa a las actuaciones del Ejecutivo en aquellas cuestiones que identifican a la izquierda. Llamazares sabe que o comienza a tomar distancia o corre el serio riesgo de desaparecer, de convertirse en más minoría de lo que ya es y sabe que tendrá que hacer frente al llamamiento al voto útil que con toda seguridad realizará de nuevo el candidato Rodríguez Zapatero. Justo es decir, no obstante, que IU es la fuerza política más castigada por el sistema electoral, pero lo que recoge en las urnas se ha convertido casi en invisible. Ha apoyado al Gobierno cuando ha tomado iniciativas de izquierda y cuando no. Le ha acunado. Zapatero está perdiendo la confianza de los grupos parlamentarios que antes le apoyaban bros para concluir que, para el PNV Zapatero ya no es lo que era. Ahora los nacionalistas están volcados en las perspectivas de las municipales y por mucho que digan que Batasuna se tiene que presentar a las elecciones y que la Ley de Partidos es un horror, a la hora de la verdad la solidaridad con las gentes de Otegi ha sido inexistente. No les han cedido un solo puesto en ninguno de los ayuntamientos vascos, algo que propuso Batasuna tras las últimas y accidentadas elecciones municipales. El PNV comienza a estar de canto. ción de ver cómo, a pesar de que han querido machacarnos, hemos llegado hasta aquí y en buen estado de salud Los socialistas están convencidos de ganar las próximas elecciones. Demasiado convencidos. La opinión pública es una caja de misterios y no es seguro, más bien improbable, que la reacción absolutamente desmesurada de Diego López Garrido por la presencia, en silla de ruedas, de un minusválido en una manifestación de víctimas, les dé un solo voto. Lo menos que puede ocurrir es que mucha gente sienta lástima ante lo rastrero de la polémica. Así se pedalea pero para atrás. El apoyo del PNV Cuestión distinta es la de los nacionalistas vascos. El PNV siempre se ha mostrado dispuesto a pactar con el ganador, pero siempre ha manejado con habilidad sus apoyos, que en el País Vasco ni benefician ni perjudican las expectativas electorales. La realidad vasca se mueve en otra onda y mucho más ahora, pendientes todos del proceso y de lo que ETA- -que es lo importante- -tenga sentenciado sobre el mismo. El PNV con toda probabilidad, no le va a fallar al Gobierno, pero el entusiasmo inicial con Zapatero ha decaído muchos enteros. Bastan unas cuantas conversaciones con algunos de sus miem- Objetivo: las generales El PP, ya bregado en lo de la soledad, tiene como objetivo las elecciones generales, aunque Rajoy va a rastrear España en busca del voto. Andalucía y Cataluña son sus plazas difíciles, pero en ambos lugares va a trabajar sin descanso sin olvidarse del País Vasco. Vitoria y San Sebastián son sus citas más inmediatas y ello en la satisfac- CiU ha llegado a la conclusión de que Zapatero es un irresponsable se sienten engañados