Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN LUNES 18 s 12 s 2006 ABC LA CRÓNICA DEL LUNES RAJOY DISIMULA ANTE LOS INVASORES QUE QUIEREN CONTROLAR EL PP Vemos a Zapatero implorando a Batasuna que guarde silencio e interceda ante ETA para que no rompa el alto el fuego, no vaya a ser que se le estropee su mandato cía y el que, sin decir la verdad y según cuenta su periódico de cabecera, no informó el 12 de marzo de 2004 a los ciudadanos de que la pista islámica era la prioritaria en la investigación de la masacre porque el sábado día 13 se iba a detener al comando, como al parecer lo sabían la Policía, los servicios de información, una juez francesa, el PSOE y media España, mientras él insistía en que se seguían por igual las pistas de ETA y Al Qaida. Y hablamos sólo de algunos de los rocambolescos datos que han difundido los invasores del PP para dejar en evidencia a su aliado Acebes, que actúa en sintonía con el portavoz parlamentario Zaplana, con quien comparte unas campanudas declaraciones en defensa de la libertad de expresión de sus aliados periodísticos cada vez que éstos se meten en un enredo. Los mismos Acebes y Zaplana que usan sus responsabilidades en el PP para apoyar a su club mediático en competencia desleal frente a otros medios y que callan cuando en Telemadrid se atropella la libertad de expresión en el Diario de la Noche, o cuando se denigra con una brutal campaña el prestigio y la libertad de ABC por parte de la Cope. La emisora que jalea a Ciutadans de Catalunya contra el PP catalán de Piqué, con el mismo entusiasmo que agredió a Arenas y a Rajoy a propósito del Estatuto andaluz (sobre un escrito de Zaplana) o con el que se lanza a diario y con inusitada ferocidad contra el Pablo Sebastián L A muerte de Loyola de Palacio ha permitido un paréntesis en el desencuentro entre el Gobierno y la Oposición. Lo que no consiguió el aniversario de la Constitución en estos tiempos de disenso nacional lo ha logrado la despedida de Loyola, mujer de probada capacidad y experiencia política que murió muy joven como prematura fue su jubilación política a manos de sus compañeros de partido. Un despilfarro de personas de valía muy propio de la política española, y así nos va en esta sorprendente legislatura que oscila de la incertidumbre de Zapatero a la desidia de Rajoy. Lo que está pasando en España en este fin de año resulta asombroso. Vemos a Zapatero implorando a Batasuna que guarde silencio e interceda ante ETA para que no rompa el alto el fuego, no vaya a ser que se le estropee su mandato y los terroristas acaben por hacerle al PP parte del trabajo de la oposición para el que no parecen capacitados. Porque usan su mano de trapo en guante de hierro, cuando por ejemplo llaman bobo solemne al jefe del Gobierno, o crispando la situación por encargo de los invasores mediáticos que se han infiltrado en el puente de mando del PP de la mano de Acebes y Zaplana. Cuando lo que debería de hacer Rajoy y su equipo es cubrir una incansable mano de hierro en un guante de seda para intentar llegar a una gran mayoría de los ciudadanos- -les hacen falta once millones de votos- ofreciendo una alternativa de concordia en este tiempo en el que impera un presidente del Gobierno que no lo es de todos los españoles. Pero mientras esto ocurre y se amplía la brecha en la convivencia sobre la memoria histórica o los rescoldos del Estatuto catalán, el PP se dedica a remover las cenizas de la masacre del 11- M, siguiendo las precisas instrucciones de sus invasores, los medios que se arrogan el dominio y control de la oposición: El Mundo y la Cope. Los que lejos de aportar nada nuevo desvían la atención ciudadana hacia una fantasmal conspiración en la que, cada día que pasa, lo único evidente son los errores del entonces ministro de Interior, Acebes. El que no ordenó traducir las cintas grabadas al comando islámico, el que tenía como jefe de los Tedax a un incapaz y mentiroso, el que no se enteró de nada de lo que contaban los confidentes de su poli- Llama la atención que estos medios invasores y sus agentes políticos estén socavando, precisamente, las posibilidades del PP en las autonomías que son imprescindibles para lograr una mayoría en las elecciones generales: Cataluña, Andalucía y Madrid alcalde Gallardón- -ante el desamparo de sus compañeros- en coincidencia con el libro que contra él publicó su compañera Aguirre y que fue calificado de prosaico por Rajoy a sabiendas que, tras estas intrigas preñadas de deslealtades, están en juego una soterradas primarias sobre el liderazgo del PP. Llama la atención que estos medios invasores y sus agentes políticos estén socavando, precisamente, las posibilidades del PP en las autonomías que son imprescindibles para lograr una mayoría en las elecciones generales: Cataluña, Andalucía y Madrid. Lo que además de sospechoso obliga a preguntar quién dirige esta pérfida estrategia y por qué se consiente esta obscena promiscuidad entre los invasores mediáticos y sus padrinos del PP. Así, por muy graves que sean los errores del Gobierno es imposible ejercer la oposición y no digamos si el Gobierno recibiera la ayuda que implora a Batasuna. Rajoy lo sabe pero aplaza el problema hasta el congreso del partido en otoño de 2007, con la excusa de que para quien está en la oposición- -Zapatero eliminó sus generales rebeldes desde el Gobierno- -le es muy difícil enfrentarse a los barones con poder autonómico o local. Salvo que seas Rato, Cascos o Aznar, porque la autoridad se tiene o se ejerce, máxime cuando hay tanto en juego y se pretende gobernar. Y para ello sólo hay un camino y un modo: abrirse a la sociedad con modales y portavoces dotados de credibilidad, mirando al futuro y ofreciendo a los ciudadanos cansados de la política un partido con liderazgo, un proyecto razonable y algo de tranquilidad.