Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 17 s 12 s 2006 Medio ambiente CIENCIAyFUTURO 97 Un cuarto de las 19 poblaciones de osos polares que existen se hallan en peligro A. ACOSTA MADRID. El número de poblaciones de osos polares en declive se ha incrementado desde una, en 2001, hasta cinco en 2006. Sólo existen 19 poblaciones de oso polar en el planeta, por lo que este descenso representa más de un cuarto de la población de esta especie. De acuerdo a un nuevo estudio de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza (UICN) las dos subpoblaciones mejor estudiadas, la del oeste de la Bahía de Hudson en Canadá y la del sur del mar de Beaufort (Estados Unidos y Canadá) han caído un 22 y un 17 por ciento respectivamente en las dos últimas décadas. Las otras tres poblaciones que menguan son las de la Bahía Baffin y la de la cuenca Kane- -compartida por Groenlandia y Canadá- -y la Bahía Noruega, en Canadá. Estos datos reflejan que todo el Ártico está bajo un inmenso estrés como resultado del cambio climático dicen desde el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) Y es que esta región del planeta se está calentando dos veces más rápido que el resto del mundo, y se pronostica que en el año 2040 ya no habrá hielo en verano. Sin hielos perennes, los osos polares se enfrentarán a serias dificultades en el futuro, pues dependen de este hielo marino para vivir, cazar y criar. Un delfín blanco del Yangtsé, en cautividad en un acuario de la provincia de Hubei, es examinado por un grupo de veterinarios AP La maldición ecológica de las Tres Gargantas Se extingue el delfín blanco del Yangtsé tras la construcción de la mayor presa de China s La última expedición científica no logra avistar ni uno solo de los 50 ejemplares que se suponían aún con vida POR PABLO M. DÍEZ. CORRESPONSAL PEKÍN. ¿Se ha extinguido el delfín blanco, una especie con 25.000 años de historia que sólo habita en el mítico río Yangtsé de China? Eso parece, a tenor de las últimas investigaciones realizadas por un grupo de científicos, cuyos resultados confirman los temores de los grupos ecologistas que alertaban sobre los nefastos efectos medioambientales que tendría la construcción de la presa de las Tres Gargantas. Después de 39 días de búsqueda, un equipo de 30 investigadores no ha localizado ni a uno solo de estos animales. Si se confirma que el delfín de aleta blanca ha desaparecido, sería el primer cetáceo que se extingue por la actividad humana reconoció a la agencia Xinhua el subdirector del Instituto Hidrobiológico de la Academia China de las Ciencias, Wang Ding. El científico explicó que este delfín se halla más amenazado que otras especies, como el oso panda, debido a la contaminación y al grave deterioro que sufre el ecosistema del Yangtsé, el tercer río más largo del mundo tras el Nilo y el Amazonas con 6.360 kilómetros. Por eso, los investigadores no han realizado ningún avistamiento durante los 3.400 kilómetros que han recorrido por su curso, estrangulado a la mitad por la monumental presa de las Tres Gargantas. Cuando se llevó a cabo la última expedición similar en 1997, se localizaron 13 ejemplares del delfín blanco, considerado una divinidad en China. Además, una patrulla de la Administración de Pesca aseguró haber visto uno de estos animales en abril, pero existen serias dudas de que fuera un delfín de aleta blanca porque no se tomaron fotografías. A pesar de estos malos augurios, el doctor Wang Ding calcula que aún quedan unos 50 ejemplares, pero los sofisticados métodos empleados en la búsqueda no han podido detectarlos. La expedición ha utilizado plataformas de observación con telescopios de alta precisión y micrófonos submarinos para captar las señales acústicas que emiten los delfines. Hemos grabado algunos sonidos, pero tenemos que analizarlos detenidamente para comprobar si son realmente delfines explicó el jefe de la misión aferrándose a la última esperanza que les queda a los científicos. largo de 663 kilómetros en el Chiang Jiang (Río Largo, en mandarín) y cubriendo 1.045 kilómetros cuadrados, este enorme lago almacena 39.300 millones de metros cúbicos de agua que han alterado el hábitat del delfín blanco y de la marsopa negra sin aleta, de la que apenas quedan ya un millar de individuos tras extinguirse la mitad de la población en sólo 12 años. Dos víctimas más en la larga lista de damnificados de la faraónica y polémica presa de las Tres Gargantas. Más información sobre esta especie: http: www. panda. org Contaminación y sobrepesca Más del 90 por ciento de las desapariciones de delfines blancos se debe a la mano del hombre, bien por la polución del Yangtsé- -uno de los ríos más contaminados del planeta- bien por la sobrepesca ilegal con electrodos, veneno y explosivos o por el incesante tránsito de barcos en sus aguas. Con su curso navegable desde Chongqing hasta Shangai, numerosos navíos de mercancías y un centenar de cruceros surcan este importante canal fluvial de comunicaciones, por lo que tan frenético trasiego ha diezmado a los delfines. El motivo no es otro que la mala visión que tienen estos animales, que se guían con su sistema auditivo a modo de radar biológico. Sin embargo, las sirenas de los barcos alteran sus sentidos y los desorientan, por lo que muchos acaban despedazados por las hélices de las embarcaciones. A todo ello se suma el gigantesco embalse de agua que ha generado la presa de las Tres Gargantas. Extendiéndose a lo Cuando se llevó a cabo la última expedición en 1997 se localizaron trece ejemplares del delfín blanco