Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
90 CULTURAyESPECTÁCULOS DOMINGO 17 s 12 s 2006 ABC La crisis del CARS contagia al arte contemporáneo español El encuentro de Baeza se centró ayer en cómo afrontar un cambio de modelo JESÚS GARCÍA CALERO BAEZA. Crisis es lo que asoma por encima de las intervenciones en la segunda jornada de la cumbre de directores de museos, artistas y conservadores, a la que ayer ya no asistió Ana Martínez de Aguilar, directora del Reina Sofía, quien abandonó Baeza con la ministra Carmen Calvo. La impresión, o el convencimiento, de que el arte contemporáneo entra en crisis y que los museos y sus responsables deben reaccionar mientras tengan tiempo. Muchos opinan que la crisis en nuestro primer museo ha permitido que esta sensación se generalice en España, pero el debate salta nuestras fronteras. Algunos, como el profesor Jean François Chevrier, afirman con rotundidad que los grandes museos históricos, el MoMA, el Pompidou y la Tate, han fracasado como modelo a seguir hoy, a pesar de sus riquísimas colecciones. El profesor incluye al CARS con muchas reservas entre los grandes, pero no lo salva del fracaso, salvo porque decae de un éxito más que dudoso. El organizador del encuentro, Manuel Borja- Villel, director del Macba, es, sin embargo, menos pesimista. Ve posible reaccionar en un país como España, que goza aún de gran dinamismo. Para él, habría que hacer crisis, crisis en sentido positivo y cree que la solución pasa por cambiar la escala de las cosas. La crisis no tiene que ser gerencial o una cuestión de buenas prácticas, algo que deberíamos tener ya. El problema es que las buenas prácticas- -la ministra tuvo un lapsus freudiano y dijo buenas conductas- -se basan en un modelo determinado, clásico y que ya no funciona. Así que habría que invertir el orden y es el modelo lo que antes deberíamos repensar para luego avanzar El director del Macba confía en que, de lo expuesto en Baeza, salgan propuestas concretas y por eso se empeñó en denominar cumbre el encuentro y celebrarlo fuera de las principales capitales. A todos los participantes les extrañó un poco el discurso de la ministra en la inauguración, puesto que, aunque apoyaba el debate teórico, les instaba a tener presente siempre las cifras, bajo control público, y los resultados, las cifras que son también votos Algunos directores de museos le agradecían ayer no sin ironía a Carmen Calvo su claridad En el viaje hacia Baeza más de uno había mostrado su esperanza de que este encuentro ayude a alcanzar la madurez al arte contemporáneo en España, siempre tan limitado por los vaivenes políticos. Interferencias Sobre estas cuestiones, BorjaVillel distingue entre las interferencias políticas directas, casi brutales, premodernas que no quiso comentar más, y las sutiles, cuando aceptas un modelo sin siquiera cuestionártelo y no se producen interferencias porque haces lo que quieren En este y en todos los extremos estuvo presente la crisis del CARS, incluso en la reflexión de que si el Prado expone a Barceló y el CARS a Goya, igual es cierto lo que dijo Benjamin Buchloh (de la Universidad de Harvard) y el más listo es el que se hace con una etiqueta y la explota, y así el debate se centra en los resultados, las cifras como los incontestables 6 millones de visitas de la Tate remachó Borja- Villel. Mañana presentan a la prensa la remodelación de parte de la colección permanente del CARS Después de un análisis en términos tardomarxistas no exento de melancolía, Buchloh habló sobre el fin de los museos (nacidos con la burguesía) históricos, y se refirió también a las muestras de Armani y las motos en el Guggenheim. Para él, las reglas del mercado se tragarán al museo si se rige por ellas. No es grave que se exponga Armani, lo catastrófico será que el museo se integre en la organización social, y pierda su capacidad de imán cultural Sin embargo, Chevrier se inclina más por un modelo trágico. En tiempos difíciles, según él, hay que tomar distancia y descartar palabras que se han convertido en automatismos y nos impiden pensar con claridad En esas palabras incluye arte contemporáneo que cambiaría por arte actual o reciente, porque la etiqueta contemporáneo tiene inherentemente desgajado el arte moderno en un corte que ya no se sostiene Por eso tam- SIGEFREDO La recompensa, en euros El presupuesto del encuentro, que asumen el Ministerio de Cultura, Seacex y la Universidad Internacional de Andalucía, ha sido de 150.000 euros. La cumbre se ha titulado 10.000 francos de recompensa (el museo de arte contemporáneo vivo o muerto) siguiendo la irónica frase de Marcel Broodthaers. ADACE, la asociación de directores de museos, ha aportado justo esa cifra en euros, 10.000, de sus fondos al evento, así que la recompensa está asegurada. bién descartaría modernismo y posmodernismo En un tono algo radical afirma que nuestro deber es conservar vivas las posibilidades de reencuentro que las obras de arte poseen, de experiencia y de sorpresa. Las obras antiguas, las del Prado, conservan esas posibilidades igual que las obras de hoy Por ello critica las etiquetas que clasifican las obras en cuestiones temáticas, sean o no de actualidad, como hace el arte contemporáneo. Para él es inaceptable. ¿Incluso en muestras temáticas como Melancolía comisariada por Jean Claire? El verdadero tema de esa muestra, en la que había obras importantes, era- -dice Chevrier- -el resentimiento. Si al menos hubiese sido el sufrimiento habría propiciado esa experiencia con la obra de arte, porque es una experiencia humana. La melancolía es propia de una sociedad hedonista que se aleja del sufrimiento moral. Y conste que creo que no existe un imperativo moral de abordar ningún sufrimiento en el arte. Estamos rodeados de sufrimiento y lo que sí tenemos es un imperativo vital para trasladarnos esa experiencia. Más información sobre el congreso: http: www. unia. es