Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 17- -12- -2006 MADRID 65 El abandono del parque de Plata y Castañar Aquí, aunque parezca mentira, celebrábamos el día de la patrona de Villaverde. Ahora sólo viene gente a pincharse Antonio está desmoralizado. El parque de su barrio, el de Plata y Castañar, parece una escombrera. Y eso que se han gastado un montón de millones en arreglarlo. Lo que han hecho es machacarlo explica apesadumbrado. Antonio no sabe por dónde empezar. Ahí había antes un cine al aire libre dice al señalar una extraña construcción en la que ahora sólo hay pintadas, charcos, basura y una especie de catacumba- -a la que se accede a través de un pequeño agujero- -a la que da miedo asomarse. Y esto era antes una escuela de jardinería del Inem, lo trae esa placa verde Antonio y sus amigos se acercan con miedo a este edificio en ruinas que, según sostienen, es una madriguera para heroinómanos. El recinto que teníamos para jugar al chito -juego popular castellano- -lo tenemos siempre encharcado y nos tenemos que buscar la vida. Además, a este parque no puedes venir solo. Te puede pasar cualquier cosa los que gustan de asaltar farolas. En otro colegio cercano, el C. P Javier de Miguel, ubicado en Puente de Vallecas, los alumnos deben hacer frente a la oscuridad cada día desde que comenzara el curso. Impresiona porque los alumnos entran a las siete y media y no se ve absolutamente nada. Hemos intentado solucionarlo dejando un montón de avisos en el 010, pero parece que esto no lo arregla nadie. Cualquier día tenemos un susto... advierte Lourdes Martínez, directora. hace semanas que no alumbran. Cuando uno se acerca se percata fácilmente de que el tubo del que tendrían que salir los tan ansiados cables está completamente vacío. También se ven farolas forzadas, no se sabe bien si de robos anteriores o de intentos frustrados. Y es que el Ayuntamiento de Madrid se dio cuenta hace unos meses que era inútil sustituir, sin más, los cables sisados por otros nuevos: los delincuentes pronto volvían a la caza. Por ello, los técnicos ahora hormigonan las arquetas y los cables y deciden soldar las tapas de las farolas para dificultar el saqueo. Sin embargo, hay un inconveniente: esta labor demora, y mucho, las tareas de reparación. Acto tercermundista Estos actos me parecen más propios de países subdesarrollados que de una ciudad como Madrid, que presume de moderna. Si el Ayuntamiento considera que la inseguridad es un tema prioritario no debería permitir que barrios enteros no tuvieran luz explica José Javier, dueño de una librería en Puente de Vallecas. Aunque el robo de estos cables se incrementa- -sólo en este año se han robado en la capital más de un millón de metros- son bastantes los vecinos que aún desconocen por qué las farolas de su calle no se encienden cuando cae la noche. Es el caso de Ernesto, sexagenario y vecino de Villaverde, quien nunca hubiera sospechado que la causa de la negrura del tramo que separa su portal de la próxima intersección se debiera a la tropelía nocturna de unos falsos operarios: Empecé a notar que unas dos o tres farolas de mi zona no funcionaban y no sabía qué pensar. ¿Y qué decís que es lo que roban? ¿Cobre? ¿Y para qué lo quieren? Marcas de coche Villaverde es otro de los distritos afectados por este fenómeno en auge. Varias marcas de ruedas de coche quedaban hace unos días como huella del delito en el parque de Plata y Castañar. El barro revelaba el itinerario de un vehículo que había penetrado en esta zona verde horas antes de que ABC se acercara a este parque a comprobar el estado de sus farolas. ¡Mira! Hay marcas por todas partes, entran de noche y los arrancan. Este parque de por sí ya es muy peligroso, pero si encima nos dejan sin luz... expresaba, desesperado, Antonio, vecino de la zona. A escasos metros, una farola partida por la mitad, en el suelo, sin rastro de cables en su interior. Un poco más allá, un campo de fútbol en el que los partidos deben terminar por norma antes de que anochezca porque sus cuatro torres de luz ra darte cuenta de que muchas farolas no funcionan explica Juani, vecina de la calle de Volver a Empezar. En casi ninguna calle perpendicular a Pablo Neruda hay luz informa. Sus dos hijas van al Colegio Público de Palomeras Bajas, que hace tres semanas se quedó sin luz y sin calefacción durante dos días a causa del saqueo de cobre en sus instalaciones. Las dejé a las siete de la mañana y ya me mosqueé porque vi que todo estaba muy oscuro. Al día siguiente tuve que pedir el día libre para quedarme con ellas porque no pudieron ir a clase. Se pusieron malas a los dos días del frío que pasaron explica. Los ladrones aprovecharon un fin de semana para saltar al patio del colegio a hacerse con los cables, que luego quema- rían para extraer el metal cobrizo. Fue un sábado por la noche. Lo sabemos porque se paró el reloj de la caldera explica Inmaculada Cañas, directora del centro. Los ladrones extrajeron unos 400 kilos de cable. Ha sido la segunda vez que nos pasaba, la primera fue a principios de noviembre, pero entonces no hacía tanto frío y sólo afectó a un edificio, no a los tres comenta. A falta de cocina, catering La empresa del comedor sirvió un servicio de catering a los niños que no tuvieron más remedio que quedarse a comer. Hacía un frío horroroso. Después de todo el fin de semana cerrado era una auténtica nevera explica Inmaculada Cañas. Parece que los colegios son uno de los enclaves favoritos de Torre de luz sin cables en un campo de fútbol