Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL Chile afronta su futuro sin Pinochet DOMINGO 17 s 12 s 2006 ABC Queríamos atentar contra Pinochet con el mismo método que ETA con Carrero Blanco César Bunster s Participó en el atentado de 1986 Bunster no habla de atentado cuando se refiere al ataque terrorista contra Pinochet, el único que sufrió el dictador chileno. Según él, aquello encendió las luces rojas en el Pentágono POR CARMEN DE CARLOS BUENOS AIRES. Ernesto, Miguel, Armando, Pablo, Enrique... César Bunster respondió por estos nombres y por otros. Hace dos años que recuperó su identidad, oculta en la clandestinidad por espacio de 18, el tiempo que transcurrió desde que él y un grupo de miembros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) intentaron ajusticiar a Augusto Pinochet. No hablamos de atentado. Nosotros decimos ajusticiamiento En su casa de Santiago, el encargado de la logística en la Operación Siglo XXI, como se bautizó al único intento de asesinar al general Pinochet durante la dictadura, recuerda por teléfono detalles del golpe que terminó con la vida de cinco militares y encendió las luces rojas en el Pentágono: EE. UU. comenzó a cuestionar la continuidad del régimen y, a su juicio, sirvió para acelerar el fin de la dictadura. La oposición menos radical decidió impulsar una salida negociada asegura. Estado en que quedó uno de los automóviles de la escolta de Pinochet. En el borde inferior, César Bunster en aquella época expertos ni teníamos contacto con ETA ni con otras organizaciones guerrilleras de la zona. Por temor a provocar una masacre- -hay poblaciones muy humildes en esa ruta- llegamos a plantearnos alquilar un teatro donde había un espectáculo muy popular y trasladar en autobuses a los habitantes de la zona con el pretexto de que les había tocado un sorteo o algo así No hizo falta, cuando estaba todo listo, a falta de recibir la carga las fuerzas de seguridad del régimen interceptaron dos toneladas de explosivos de la organización. Nos quedamos sin munición. Tuvimos que abortar el proyecto inicial y recurrir a la emboscada El 7 de septiembre de 1986, en marcha el Plan B, después de tres meses de preparación, unos treinta compañeros que sólo sabían lo que necesitaban saber, es decir, exclusivamente su cometido, se atravesaron al paso de la comitiva de Pinochet. Falló el lanzacohetes que iba dirigido al Mercedes Benz blindado del dictador. Impactó en el vidrio del auto pero no detonó. Eran norteamericanos fabricados por Low y fácilmente manejables por sus dimensiones pequeñas. Diseñados para destruir tanques, no se podían probar porque eran desechables, servían para un único uso. Las unidades venían selladas. La batería eléctrica no hizo contacto... En este tipo de acciones siempre hay que contar con una dosis de suerte reflexiona. cientos militantes de partidos de la oposición, entre otros al futuro presidente Ricardo Lagos, pero también registró las casa de las familias de los guerrilleros. Utilizamos nuestras identidades verdaderas para garantizar el éxito de la operación. Dada la envergadura, valía la pena el sacrificio. Yo vivía en la de mi tía y madrina... Lamento hasta el día de hoy haber puesto la dirección verdadera al alquilar los autos, la casa y la caravana que utilizamos. Ella y mis primos recibieron el rigor de la visita del CNI agentes de Inteligencia, que los torturaron El comando se replegó. César Bunster no volvió a verlos, era peligroso apunta. A la Operación Siglo XXI sobrevivieron todos. A los tres meses capturaron a cinco guerrilleros. Dos años más tarde, en 1989, lograron fugarse. César Bunster adoptó media docena de nombres hasta que dio con el definitivo: Enrique Miriel, de un medio hermano mío que vivía en Suecia. Se vino a Chile, nos encrespamos el pelo, nos dejamos barba y nos pusimos lentes. Renovó su documentación chilena y me la quedé yo Así vivió 18 años. Como traductor de inglés, bajo su falsa identidad, desconocida hasta para su mujer y sus dos hijos, llegó a trabajar para la Fundación Pinochet. Al principio no quería, pero pensé: mejor co- ABC A la fuga La fortuna estuvo del lado de Pinochet, que salió con un arañazo en una mano, pero no así de los cinco escoltas, que murieron como consecuencia de ese acto terrorista Su vehículo dio una vuelta en U y regresó a las montañas. Debimos haber previsto esa posibilidad y tener todo listo para interceptar el paso, pero no fue así. El plan estaba concebido para un puñado de minutos, no se trataba de protagonizar un tiroteo interminable recuerda. La reacción al atentado fue inmediata. Esa madrugada, la Policía peinó Santiago y detuvo a dos- nocer a esta gente de primera mano. Parecían concentraciones de las juventudes hitlerianas, decían que los desaparecidos debían haber sido diez mil. Horrible Delitos prescritos Prescritos los delitos por atentar contra el general y por la muerte de sus cinco escoltas, en el 2004 recuperó su verdadero nombre. Tardas dos o tres meses en dejar de responder al anterior comenta. Esta semana celebró la muerte física del dictador porque políticamente murió hace tiempo Recuerda que Estados Unidos, a través de la Escuela de las Américas, adiestró en la brutalidad a los militares chilenos. Acepta que algunos de sus compañeros del FPMR recibieron formación militar en Cuba. No renegamos de eso advierte, y considera odiosa la comparación entre Fidel Castro y Pinochet. Cuba tiene su democracia, que no es la occidental capitalista, es la suya. Para mí, Castro no es un dictador La dictadura insistía en que yo estaba fuera de Chile. En su histeria llegaron a creerse su propia mentira y hasta pidieron la extradición a España, pero yo estaba aquí César Bunster no cruzó las fronteras de Chile durante la clandestinidad. El que residía en España era su hermano mellizo, hoy vive en Inglaterra comenta. La Operación Ogro La referencia era la Operación Ogro el atentado contra Carrero Blanco, el sucesor de Franco. Intentamos llevar adelante el mismo método. Todos los domingos Pinochet realizaba idéntico recorrido para volver de su casa del Cajón de Maipú precordillera andina Excavamos un túnel bajo la carretera para hacer explotar ochocientos kilos de TNT al paso de la caravana. Nos preocupaba el efecto de la onda expansiva Bunster, que entonces tenía 28 años, reconoce que no tenían la menor idea del alcance de la explosión. No éramos A consecuencia de este acto terrorista no murió Pinochet, pero sí los cinco escoltas que le acompañaban Para Bunster, la comparación entre Pinochet y Fidel Castro es odiosa Castro no es un dictador dice