Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 17- -12- -2006 Florida y California relanzan la polémica en torno a la pena capital en EE. UU. Jeb Bush, gobernador de Florida 35 Resistir en la miseria La imagen de la franja de Gaza, secarral de polvo, de niños desnutridos con cara de muerto, de gentes que piden para comer, de hombres vagando en los bordillos porque no hay tarea, recuerda mucho a la de Afganistán POR LAURA L. CARO JERUSALÉN. La crónica de las elecciones anticipadas anunciadas ayer empezaba el mismo día en que Israel hacía pública su decisión de frenar la transferencia de 50 millones de dólares en conceptos aduaneros que viene recaudando en nombre de la Autoridad Nacional Palestina y llamaba al boicot económico de la comunidad internacional contra el vencedor de los comicios legislativos palestinos. Era el día 19 del pasado mes de febrero, y ni siquiera había tomado posesión el nuevo Ejecutivo del Movimiento de Resistencia Islámica, Hamás, que con 76 escaños frente a los 43 de su más directo rival, el partido Al- Fatah, obtenía por sorpresa la victoria en los primeros comicios democráticos celebrados el 25 de enero de 2006. ban el ejercicio de una política de doble rasero a una comunidad internacional que había apoyado y sigue apoyando verbalmente la democratización de Oriente Medio, pero luego no acepta sus resultados, consiguieron levantar el bloqueo que asfixia a los palestinos. ños desnutridos con cara de muerto, de gentes que piden para comer, de hombres vagando en los bordillos porque no hay tarea, recuerda mucho a la de Afganistán. Como consecuencia del boicot, 165.000 funcionarios palestinos no han cobrado sus sueldos desde marzo de este año, sólo el 50 por ciento de los hombres y el 11 por ciento de las mujeres en edad económicamente activa tienen empleo. De modo que cada persona empleada sostiene a otras cinco, según datos de la Organización Internacional del Trabajo, a lo que hay que sumar el demoledor informe de la agencia Unrwa de la ONU para los Refugiados Palestinos, donde se revela que el PIB cayó nueve puntos en el primer semestre de 2006, el equivalente al descenso que se registró en la suma de los cinco años anteriores. No obstante, aunque el aullido de la miseria está presente en cada esquina, la presión que padecen los ciudadanos no parece haber diezmado el apoyo de Hamás entre la población. Según los analistas, los líderes islamistas no temen unas nuevas elecciones, fundamentalmente en vista del nulo progreso que ha experimentado el partido rival, AlFatah, a la hora de reformarse y prescindir de los jefes envueltos en escándalos de corrupción que tanto influyeron a la hora de echarles, vía urnas, del Gobierno. Más allá, pese a los esfuerzos del presidente Mahmud Abbás por hacer triunfar Ritmo frenético Agravado a ritmo frenético durante la campaña militar hebrea practicada en la franja de Gaza desde el 25 de junio, en represalia por la captura que todavía continúa del soldado judío Guilad Shalit, en la que la aviación herrada con la estrella de David mutiló infraestructuras, en su mayor parte, hoy todavía inoperantes. Problemas en el suministro de agua y en la bombardeada central eléctrica, mantienen medio a oscuras las calles, la comida se pudre en los frigoríficos y la sensación de abandono es crítica. La imagen de la franja de Gaza, secarral de polvo, de ni- Una amarga victoria El no reconocimiento de Israel y Estados Unidos a la voz de las urnas, favorables a una formación incluida como organización terrorista en las listas negras norteamericanas y de Europa, abría la puerta a una espiral de aislamiento traducida en las calles en una creciente pobreza, que ha llegado a cobrar tintes de desastre humano. Ni las voces, procedentes del mundo árabe, que reprocha- Mahmud Abbás las bendiciones de la moderación y las ventajas de aceptar las exigencias del Cuarteto de Madrid -reconocimiento de Israel, renuncia a la violencia, aceptación de los acuerdos firmados hasta ahora con la comunidad internacional a cambio de levantar el embargo- la rebeldía de Hamás contra el Gobierno hebreo sigue acaparando adeptos por cientos de miles. Es la resistencia entendida también como un rechazo a la injerencia de agentes extranjeros a favor de determinados grupos, léase Al- Fatah. Como consecuencia del boicot, 165.000 funcionarios palestinos no han cobrado sus sueldos desde marzo