Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LA ENTREVISTA www. abc. es la entrevista DOMINGO 17- -12- -2006 ABC El objetivo de la ley de memoria histórica es trazar una línea tajante entre buenos y malos Stanley G. Payne s Hispanista El historiador dice que el Gobierno Zapatero trabaja en sentido franquista: reconocer a un bando. Gran hipocresía. No puede haber justicia y dignidad hasta que se dé un trato igual a todos importante, y en cuanto es investigación seria debe ser aplaudida. Pero esto es totalmente diferente de querer imponer una versión sesgada y partidista, que rechaza los resultados de la investigación. Revisionismo es una palabra empleada muy mal, actualmente en España, para describir a los que disienten de la corrección política. La verdad es que una revisión es la función de la mayor parte de la investigación seria. Si no se quieren descubrir datos nuevos que pueden enriquecer y revisar nuestro entendimiento, ¿por qué investigar? Pero la versión meramente politizada de la promoción de la memoria historica no quiere revisar sino repetir e imponer una versión. El movimiento político sencillamente no tiene interés en la historia, y así no se trata de su revisión sino de su politización o anulación. Autoridad indiscutible Stanley G. Payne, profesor emérito de la Universidad de Wisconsin, ha explorado la historia de las derechas españolas durante el siglo XX en obras como El régimen de Franco (1936- 1975) Historia del fascismo (1941- 1945) El primer franquismo (1939- 1959) Franco y José Antonio. El extraño caso del franquismo español Colaborador en la Tercera de ABC y académico correspondiente de la Real Academia de la Historia, es miembro de la American Academy of Arts and Sciences. Su pasión por España procede de sus orígenes geográficos en el suroeste de Estados Unidos, de las tierras del viejo Imperio español te y que sólo creará división ¿Puede degenerar la ley Zapatero en una ley de memoria histérica? -Eso depende del grado de extremismo que se quisiera imponer. Vemos que hay individuos más sensatos en el Gobierno que no quieren ir demasiado lejos, y por eso la extrema izquierda insiste en mucho más. Sobre todo si la versión de ésta se impusiera, sería una verdadera memoria histérica ¿Puede crear división entre los españoles la ley Zapatero? -Ya ha creado mucha división. En cierto sentido este es el objetivo: trazar una especie de línea tajante entre buenos y malos A veces los comentaristas se han referido a todo esto como el Historikerstreit español, en referencia a la controversia entre historiadores que tuvo lugar en Alemania durante los años 80 y 90. Pero en Alemania hubo un verdadero debate entre estudiosos, que es lo que hace falta en España. En vez de eso, en España es más bien debate de sordos. POR ANTONIO ASTORGA FOTOS SIGEFREDO La memoria ha vuelto a crispar el Congreso de los Diputados. Las tablas de su ley que ha bajado a la Cámara Rodríguez Zapatero dividieron el pasado jueves el hemiciclo. La izquierda radical se acordó del abuelo fusilado del presidente del Gobierno y el PSOE contraatacó con las últimas palabras del capitán Lozano, que cayó a manos de sus compañeros de armas alzados contra la República: Muero inocente y perdono A más de 20.000 leguas de esta crispación, en Wisconsin, el profesor Stanley G. Payne, autoridad imprescindible en nuestra historia contemporánea, examina la gran mascarada del proyecto de memoria histórica elaborado por el empeño personal de José Luis Rodríguez Zapatero. ¿Con ese proyecto se pretende reescribir o desacreditar a todos los hombres y mujeres que hicieron la difícil Transición española? -No creo que se trata de desacreditar a todos los que hicieron la Transición, porque los socialistas y comunistas también participaron en ella. Pero el intento es una revisión de la Transición, quitando validez a la democratización de los años 70 como no más que un compromiso transitorio para desmontar al franquismo. Hasta cierto punto el intento consiste en reemplazar una democracia basada en el consenso- -la primera en la historia de España- -con un arreglo nuevo que es más sectario y exclusivista, aunque todos los regímenes de esta clase en el pasado de España fracasaron totalmente. Así vemos que la llamada memoria histórica no conoce la historia, sino que prefiere olvidarse de ella. ¿Es revisionista esta ley? Memoria histórica ni es memoria ni es historia. Lo que se llama memoria histórica o colectiva no es tal cosa, sino una versión, o versiones, creadas por publicistas, patriotas, activistas políticos, periodistas o hasta por algunos historiadores interesados. Se trata esencialmente de mitos o leyendas creados acerca del pasado. Pueden tener alguna dosis de verdad empírica, o ninguna. La memoria es individual y subjetiva, nunca es histórica o colectiva como tal. La historia, en cambio, no se basa en memorias individuales subjetivas, sino en la investigación intelectual de los datos empíricos que sobreviven del pasado. Hay algunos estudiosos e investigadores que están excavando fosas y llevando a cabo investigaciones serias. Eso es siempre -Zapatero sustenta el espíritu de su llamada memoria histórica en el deseo de reparar las injusticias de un pasado sangriento que dejó más de medio millón de muertos, entre ellos 35.000 fusilados que siguen en fosas comunes y miles de exiliados El PP pide al PSOE que retire el texto por innecesario, extemporáneo, erróneo, falsario y jurídicamente irrelevan- -El objetivo principal del proyecto del Gobierno Zapatero consiste en facilitar a las víctimas y a sus familias la recuperación del honor y la dignidad moral pero sin consecuencias jurídicas de ningún tipo. ¿Cree usted que habría que recuperar ese honor y esa dignidad moral para todas las víctimas, tanto las provocadas por las derechas como las provocadas por las izquierdas? -Lo que se pretende aquí es lo que hizo el régimen de Franco después de la Guerra Civil, pero a los del otro bando. Si no es más que eso, es parcial y secta- rio. Las represiones en España durante y después de la guerra (incluidos los asesinatos cometidos por los maquis) constituyeron uno de los grandes horrores del siglo XX. No puede haber verdadera justicia y dignidad sin reconocer a todas las víctimas en plan de igualdad. Hugh Thomas ha sugerido que La historia o memoria de los comunistas es siempre una especie de manicomio intelectual -Al hilo de la sordera histórica hay grupos que quieren enriquecer la ley. Así, Izquierda Unida pide que se equipare a los maquis conas Fuerzas Armadas y CiU solicita la revisión jurídica de los juicios del franquismo. ¿Cómo enjuicia esas enmiendas -La propuesta de IU es otro intento de tipo soviético de reescribir y falsificar la historia. Los maquis fueron los maquis, y no pueden ser otra cosa. La Fuerza Armada fue el Ejército Popular de la República. Después de un siglo entero de los más graves abusos de los comunistas en su constante reescritura de la historia por fines partidistas es increíble que sigan en eso y que cualquier persona haga caso de ellos. La historia o memoria de los comunistas es siempre una especie de manicomio intelectual. La cuestión de revisión jurídica es un asunto técnico. No es teóricamente imposible, pero en la práctica sí, porque hay toda clase de complicaciones técnicojurídicas sobre la revisión dentro de un sistema sobre lo que pasó históricamente bajo otro sistema. Así que esencialmente no podría ser verdaderamente un acto jurídico, sino más bien político o sentimental, que es otra cosa. ¿Sigue pensando que la mayor parte de la memoria histórica de la España del siglo XXI ni es memoria ni es historia, sino un discurso político elaborado por la izquierda en torno a incidentes que se interpretan según un esquema partidista -Es fundamentalmente así, en cuanto a lo que está pasando actualmente en España. Pero en otros países y en otras épocas los factores distorsionadores pueden ser bastante diferentes.