Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16 s 12 s 2006 Fórmula 1 DEPORTES 103 Muere en un accidente de tráfico el suizo Clay Regazzoni EFE ROMA. El ex piloto suizo de F- 1 Clay Regazzoni falleció ayer a causa de un accidente de automóvil. Sucedió en la denominada autopista del Sol, en el tramo entre Parma y Fidenza, al quedar atrapado entre dos vehículos el coche- -un Chrysler Voyager- -en el que viajaba Regazzoni, quien desde hacía años iba en silla de ruedas al quedar paralítico tras un accidente en el Gran Premio de Estados Unidos Oeste de 1980. Nacido en Lugano (Suiza) el 5 de septiembre de 1939, comenzó a correr en 1963 al volante de un Austin Sprite en subidas en cuesta y dos años después empezaría su actividad en monoplazas, debutando en el Gran Premio de Mónaco de F- 3 con un quinto puesto. En 1967 se daría a conocer internacionalmente cuando logró sus primeras victorias en F- 3 al volante de un Tecno. A la temporada siguiente daría el paso a la F- 2 y en 1969, en la misma categoría, correría ya para Ferrari, antes de pasar a formar parte del equipo de F- 1 junto con el belga Jacky Ickx en 1970. Tras un paréntesis en 1973 en BRM, en 1974 regresó a Ferrari para hacer equipo con el austriaco Niki Lauda y realizar su mejor temporada, en la que luchó por el Mundial hasta la última carrera, pero un problema con un amortiguador trasero le impidió puntuar y el brasileño Emerson Fittipaldi (McLaren MP 4 23 Ford) logró su segundo título. Fernando Alonso, a los mandos del McLaren- Mercedes que pilotará la próxima temporada EFE Fernando Alonso estrenó el McLaren sin publicidad El doble campeón ha vivido un invierno loco por los compromisos publicitarios y el cambio de equipo JOSÉ CARLOS CARABIAS Las cámaras restallaron a eso de las nueve de la mañana, con mucho frío en el circuito de Jerez y en la última sesión de entrenamientos de la temporada. Fernando Alonso, todavía piloto de Renault hasta el 31 de diciembre, tomó el volante del McLaren. No la versión de 2007, el MP 4- 22, sino la de 2006, el MP 4- 21. Lo hizo de blanco inmaculado. Y no por su querencia al Real Madrid, sino para evitar la fricción entre los patrocinadores de Renault y los de McLaren. El coche, protegido con pantallas opacas en el garaje inglés, ahuyentados los curiosos según la norma de la F- 1, salió a la pista limpio totalmente de publicidad, como el piloto español. Alonso llegó a Jerez el jueves por la tarde, se alojó en su hotel habitual camino del circuito y a primera hora de la mañana se presentó en el paddock con un plumas negro y el frío metido en el cuerpo. Desde que ganó el Mundial en Brasil, el empeño del asturiano había consistido en probar su nueva montura, sobre todo la textura de los nuevos neumáticos Bridgestone. Una idea que finalmente se convirtió en obsesión. Y ayer fue el punto final a un laborioso invierno, sobre todo para su mánager, Luis García Abad, comisionado para vivir entre reunión y reunión, a salto de aeropuerto. blanco de McLaren. Entre eso y la manifiesta enemistad de dos tipos tan distintos como Flavio Briatore- -el bon vivant del paddock- -y Ron Dennis- -puntualidad británica, flema inglesa- Alonso ha visto cómo su deseo no se ha cumplido hasta el último día y a última hora. Perdidas todas sus expectativas, apeló finalmente a su complicidad personal con Briatore. En la gala de la FIA, donde ambos recogieron los trofeos al mejor piloto y mejor equipo, el español le pidió el favor. Y Flavio, corazón de niño, se lo concedió con el gong de la campana a punto de sonar. De la Rosa se quedó ayer sin volante. Kimi Raikkonen no ha podido probar su nuevo coche en Ferrari, a pesar de que Dennis y Jean Todt tienen una relación menos crispada que el inglés y Briatore. A pesar de la estrategia de Renault, de su promoción mundial sin Alonso, el doble campeón del mundo ha tenido una agenda cargada en un invierno loco. La vida en la F- 1 es el avión y en esa falta de novedad, Alonso ha recorrido medio mundo. Celebró su título con los trabajadores de Enstone (Inglaterra) con los currantes de Viry (Francia) con sus paisanos de Oviedo... Cumplió compromisos publicitarios en Valencia con Buckler, en Oviedo con la Mutua... Viajó a Suiza para comprar una casa, que vendió a los tres días después del interés que despertó entre la Prensa rosa. Tuvo un buen detalle con los legionarios españoles desplazados al Líbano. Cruzó el Atlántico hasta las Maldivas con su novia y sus amigos. Dicen que estuvo también en Hawai de vacaciones... Recogió el trofeo al mejor piloto del año en la gala anual de la FIA en Mónaco. Visitó la fábrica de Woking en espera de adelantar los plazos de su nueva montura... Un estrés de ida y vuelta para cualquiera, aunque no para alguien que está acostumbrado a vivir en los aeropuertos y el avión. Después de todo, de la búsqueda de una nueva casa en Inglaterra que se acerque a la sede de su equipo al sur de Londres, Alonso se presentará con McLaren el 15 de enero en un acto que se prolongará hasta la noche en Valencia y al día siguiente se subirá al fin al monoplaza de sus próximos tres años. Tetrapléjico por otro accidente En 1975 y 1976 continuaría en Ferrari y en cada año logró una victoria. Después de correr para Ensign y Shadow, no volvería a contar con un coche competitivo hasta 1989, cuando dio a Williams su primera victoria al imponerse en el Gran Premio de Gran Bretaña. En total disputó 132 grandes premios de F- 1, de los que ganó seis, fue trece veces segundo y diez, tercero. Además, logró cinco pole position quince vueltas más rápidas, 212 puntos en el Mundial y 361 vueltas como líder de la carrera. En 1980 un terrible accidente en Long Beach, al quedarse sin frenos su Ensign, que quedó doblado, le dejó parapléjico, pero siguió compitiendo con coches adaptados, sobre todo en Rallys- -incluido el durísimo Barcelona- Dakar en 1993- y además dirigía una escuela en Italia para conductores discapacitados y se encargaba de recoger dinero para ayudar a la investigación médica sobre las lesiones de la espina dorsal. Una prueba de amistad Detrás de los parabienes mutuos, de las despedidas hasta siempre, de los cinco años con Renault, emerge una impresionante torre de estrategias publicitarias, compromisos comerciales y contratos firmados. En la Fórmula 1 todo es a lo grande en un decorado de cartón piedra. Alonso quería trabajar ya con McLaren, pero Renault lo tenía claro también. La marca del rombo ha pretendido esconder la imagen de Alonso campeón del mundo. Ni contigo ni sin ti, como dice la copla... Renault no ha empleado un minuto de su tiempo en el asturiano en la gigantesca campaña de publicidad que ha ejecutado. Su mensaje de felicidad se ha centrado en sí mismo. El coche campeón y el título de constructores. Y no quería que Alonso les estropease la fiesta luciendo en las fotos de medio mundo con el mono Tengo una relación muy fuerte con el equipo Renault F- 1 y quiero agradecerle a Flavio y a Renault que haya accedido a mi petición de hacer un día de pruebas con mi nuevo equipo