Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 12 06 SALUD LA DUDA ¿Son seguros los anticonceptivos que eliminan la regla? Prescindir de la menstruación es posible y además seguro. Un estudio, publicado en el último número de la revista Contraception ha despejado las dudas en torno a la generación de anticonceptivos que elimina los ciclos menstruales. El estudio se realizó con 2.134 mujeres que tomaron durante más de un año anticonceptivos en un régimen especial que consiste en tomar una dosis hormonal muy baja durante 81 días seguidos y una regla por trimestre. Cuando se aprobó se abrió un debate sobre la conveniencia de manipular el ciclo natural de la reproducción femenina durante un tiempo tan prolongado. El estudio actual coincide con la mayoría de ginecólogos sobre la seguridad y eficacia de este nueva generación de anticonceptivos que reduce a sólo cuatro el número de menstruaciones que tiene una mujer en un año. Las llamadas píldoras estacionales (provocan tantas reglas como estaciones) no son las únicas que hacen desaparecer la menstruación. Existen implantes subcutáneos y un tipo de DIU medicado que logran el mismo efecto. Es la tendencia actual de la contracepción: proporcionar métodos eficaces que a la vez alivien trastornos tan comunes en las mujeres como las anemias y las molestias de la menstruación. Dolor Cuando su ausencia es el mayor peligro El estudio de varias personas incapaces de sentir dolor ha permitido aislar el gen responsable de producirlo. El hallazgo podría conducir a la elaboración de analgésicos más eficaces POR DANIEL MEDIAVILLA l niño faquir no era un extraño para los médicos de la ciudad paquistaní de Lahore. Allí actuaba como artista callejero caminando sobre brasas o atravesándose los brazos con cuchillos. Debido a una mutación genética no sentía dolor, pero eso no le convertía en un superhéroe. Pudo comprobarlo pocos días antes de su catorce cumpleaños. Saltó desde el tejado de una casa y se mató. E Antes de su muerte, científicos británicos y paquistaníes estaban estudiando la incapacidad del muchacho para sentir dolor. Tras su fallecimiento, los investigadores analizaron el caso de otras tres familias en las que algunos de sus miembros sufrían una falta similar. Aunque a menudo el dolor se perciba como una mal contra el que hay que luchar, su ausencia convierte el mundo- -como bien pudo comprobar el niño faquir- en un lugar muy peligroso. El dolor es un profesor insustituible. De niños, a golpes, aprendemos que el agua hirviendo quema y que no es sensato agarrar un cuchillo por la hoja. Como pudieron observar los científicos, estos habitantes del norte de Paquistán habían pagado la ausencia de dolor. Todos tenían heridas en los labios y la lengua, que ellos mismos se había provocado al morderse durante sus primeros cuatro años de vida: algunas lesiones Las investigaciones en torno al gen del dolor pueden favorecer la aparición de nuevos analgésicos EFE