Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 16 s 12 s 2006 ESPAÑA 33 RELIGIÓN La Iglesia siembra de estrellas la Navidad Cien mil niños se lanzan a las calles de España para ayudar a los misioneros JESÚS BASTANTE MADRID. Vamos a llenar el mundo de estrellas afirman desde Obras Misionales Pontificias con motivo de la apertura de la campaña de sembradores de estrellas que ayer arrancó en Madrid y que estas Navidades sacará a las calles de las principales ciudades de nuestro país a más de cien mil niños. En su veinticinco aniversario, las bocas de Metro, paradas de autobús y principales calles de Madrid, Sevilla, Barcelona, Zaragoza, Málaga o Bilbao, se llenan de chicos y chicas que colocan a los viandantes una estrella, como símbolo de la Navidad que está a punto de llegar. No pedimos aguinaldo, ni se recoge dinero. Las estrellas son gratis afirma Xavier Illundain, uno de los responsables de la campaña, que prevé repartir, de aquí a la Nochebuena, más de 10 millones de estrellas. La campaña es muy sencilla- -comentan desde OMP- Ofrecemos a los viandantes una estrella de papel, en forma de pegatina, para recordar el nacimiento de Jesús y felicitar la Navidad en nombre de los misioneros españoles dispersos por todo el mundo re hacer desaparecer el contenido religioso de las fiestas navideñas. Así, el obispo de Jerez, Juan del Río, ha criticado en su última carta sobre los peligros de disfrazar la Navidad En su misiva, el prelado alerta del vaciamiento del contenido religioso de la Navidad en numerosos signos, como las postales de felicitación de instituciones públicas, donde hay una ocultación a cualquier referencia cristiana y los alumbrados navideños, donde se da luz a unas fiestas vaciadas de su contenido originario Una secularización de estas fiestas de la que, en opinión de Juan del Río, no está exenta la propia comunidad cristiana, que en gran medida ha perdido la sensibilidad de la sorpresa del misterio de Dios que sale al encuentro del hombre Hasta tal punto ha llegado la situación, que el propio obispo denuncia cómo, en algunas parroquias incluso se han llegado a suprimir la tradicional Misa del Gallo. Por su parte, el cardenal de Toledo, Antonio Cañizares, quien este jueves fue normado hijo adoptivo de la capital manchega, bendijo ayer el Belén de la Plaza de Zocodover, reclamando que la imagen de Jesús en el pesebre ayude a recordar los misterios de la Navidad El vicepresidente del Episcopado, además, deseó que el amor reine durante estas fe- Belén instalado en la Casa de Correos, sede de la Comunidad de Madrid chas en todos los hogares de España, y que en ellos se descubre que Dios ama a los hombres, y apuesta por los hombres Otros obispos, como el de Tarragona, Jaume Pujol, reclaman vivir la Navidad en familia, rodeados de las personas que más amamos con reflexión y serenidad de manera que estos días tengan un auténtico contenido cristiano Para Braulio Rodríguez, arzobispo de Valladolid, lamentablemente, no todos los cristianos viven la Navidad, puesto que son atrapados por un con- EFE Cadena de oración por los misioneros El 30 de diciembre próximo, coincidiendo con la festividad de la Sagrada Familia, Obras Misionales Pontificias ha convocado una cadena de oración, a través de la radios y televisiones de titularidad eclesial que, bajo el lema Familia nuevo color para el mundo invitará a los cristianos a rezar por los misioneros y por las familias. Se espera que el Santo Padre se una a la misma. Llamadas a misioneros Junto a ella y, como viene siendo tradición desde hace una docena de años, la Fundación Telefónica ha habilitado un teléfono (900 12 35 00) para que los padres o cónyuges de misioneros y cooperantes españoles en el extranjero puedan felicitarles, de modo gratuito la Navidad. En la actualidad, existen 28.000 españoles realizando proyectos solidarios en el extranjero, de los cuales 22.000 son misioneros, y el resto pertenece a ONG. Ambas campañas tienen como objeto reivindicar el carácter familiar (y religioso) de unas fiestas que, paradójicamente (se celebra el Nacimiento de Jesús) cada vez más están marcadas por el impacto de la secularización y el mercantilismo. Pese a que la práctica totalidad de ciudades tienen belenes públicos en las principales avenidas (unos desaprensivos robaron a comienzos de esta semana las imágenes de la Virgen y el Niño del portal colocado por Unicaja en Valencia) la Iglesia constata con preocupación cómo, poco a poco, se quie- sumismo feroz y un desquiciamiento de lo que es central en esta fiesta Junto a los llamamientos para vivir la Navidad de una forma cristiana, ayer tuvo lugar la presentación de una campaña, organizada por Mensajeros de la Paz, que llevará regalos a abuelos enfermos o que viven solos. Su presidente, el padre Ángel García, declaró a ABC que esta campaña pretende llevar un poco de alegría a aquellos que nos han alegrado la vida durante años. Los mayores también creen en los Reyes Magos LA MISIÓN Jesús Higueras PREPARAR LA NAVIDAD no de los peligros mayores que tenemos los cristianos es dejarnos arrastrar por las actuales corrientes de pensamiento o de conducta que rigen nuestra sociedad. En estas fechas, una de las características de estas corrientes es vaciar de contenido las fiestas U cristianas. En muchas casas se están preparando ya las cenas, se está pensando en los regalos, pero qué pocos cristianos están pensando en preparar el corazón y en regalar, no tanto las cosas materiales, cuanto regalar lo que existe de bueno en cada uno de nosotros. Así, hemos convertido las fiestas de Navidad en las fiestas del consumo, del lujo, de los viajes, de las risas, de las fiestas, olvidando que la primera Navidad nada tuvo que ver con esta realidad actual que vivimos los cristianos. Nos atrevemos incluso a pensar que la Navidad es buena si no hay dificultades, enfermedades o ausencias de seres queridos: situación muy lejana a la que se escogió Dios para sí mismo. Su Natividad fue en pobreza, en quiebra familiar, en exi- lio, en dificultad completa. Nosotros en cambio pretendemos ser más que nuestro Señor. Suenan los cascabeles, los villancicos, se encienden las bombillas, pero esto produce un choque emocional y muchísimas personas acaban aborreciendo las Navidades, porque se produce un contraste entre lo que la sociedad nos invita a vivir y lo que realmente está sucediendo en nuestro corazón. El mensaje más bello de la Navidad es que Dios comienza a habitar entre nosotros y lo hace como somos nosotros: pobres, indigentes, necesitados. Él viene precisamente a decirnos que quiere compartir nuestro destino, que no viene como un Dios poderoso, sino como un niño débil. Nada hay más débil que un niño recién nacido, para que comprendamos que nuestra debilidad es la suya, que se produce ese admirable intercambio en el que Dios nos dice: Quiero hacer lo tuyo mío, para que lo mío sea también tuyo Todos debemos pensar si estamos viviendo una preparación a las fiestas navideñas con un sentido comercial y consumista o si realmente estamos preparando nuestro corazón con una inmensa gratitud a un Dios que se ha hecho hombre por nosotros. Esta es la Navidad que quiere Cristo que vivamos, que estemos agradecidos por esa condescendencia de un Dios que se hace hombre y se queda con nosotros. No viene de visita para marcharse, sino que se implica con el destino de los hombres. Es la gratitud el mejor modo de preparar la Navidad.