Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
102 VIERNES deESTRENO VIERNES 15 s 12 s 2006 ABC ¿De qué otra cosa puedo hablar que no sea sobre la familia? Daniel Burman s Director de la película Derecho de familia Burman es un argentino atípico- -odia el fútbol- -que a sus 33 años ya anda cerrando trilogías. No le gusta confesar hasta qué punto son autobiográficas sus obras- por pudor siempre miento pero admite que su primer hijo lo llevó a escribir esta película FEDERICO MARÍN BELLÓN MADRID. Daniel Burman reconoce que el nacimiento de su primer hijo le proporcionó la reflexión que te hace empezar a escribir Mi mujer parecía madre de toda la vida, pero yo lo agarraba como si fuera una hamburguesa gigante y no supiera cómo comerla asegura. Autobiográfico o no, en todo caso nunca se aleja demasiado de su entorno más cercano. ¿Y de qué otra cosa iba a hablar que no sea sobre la familia? Es de lo que se ha hablado en los últimos 5.000 años, desde antes de Dante o Shakespeare fantasía de que algo nuestro queda en nuestros hijos. Mia Sarah España 2006 Género- -Comedia Director- -Gustavo Ron Actores- -Daniel Guzmán, Verónica Sánchez, Fernando Fernán- Gómez Rosita pálido JOSÉ MANUEL CUÉLLAR Hay películas que desde el tráiler, la propaganda o la música de créditos te desprenden sensaciones, y no todas son buenas. Esta es una de ellas, Comedia rosa rosita, blandita, en la que se cruzan los caminos de cuentos pasados con amores futuros. Los primeros tienen un matiz encantador, con la ventaja de ser desarrollados por Fernando Fernán- Gómez, que no tiene parangón y eleva cualquier historia a un nivel más que notable. En la otra dirección, la historia de amor, que es flojita y que se desvanece definitivamente en los tonos de humor, totalmente inútiles y vacuos, mal trazados y peor ejecutados. En suma, una película sencilla, correcta pero blanda, y muy confusa en la narración. ¿El chaval interpretaba de verdad? (no tenía ni tres años) ¿Fue duro meterlo en ese mundo? -Nunca le obligué, aunque me costó conseguir el permiso de mi mujer. Yo había ordenado que nadie podía hablarle, ni siquiera mirarlo. Así, sólo conversaba con Hendler y conmigo. Le decía: hoy jugamos a que vas a comer con Hendler y él te va a preguntar tal cosa y tú le contestas esto. Y lo hacía exactamente igual. El 90 por ciento de las palabras que dice son del guión. Fue impresionante. -En su película es muy interesante la relación con el padre, ese descubrimiento tardío. -Tengo una excelente relación con mis padres, pero sí reivindico los sobreentendidos. Y te lo dice un argentino. Yo descreo de la palabra como base de las relaciones con los hijos. Uno puede decir cualquier cosa, pero los gestos son mucho más verdaderos, no mienten. -Su cine se ha vuelto más puro, sencillo en apariencia. ¿Forma parte de su proceso de madurez? -Es algo deliberado. De hecho, en esta película pedí que ni llevaran el carro de travelling. Para qué vamos a mover la cámara, pensé. Que se muevan los actores. Para efectos y grandilocuencia y el cine como show están los americanos, que lo hacen genial. Nuestras armas son contar bien una historia y en la sencillez está la profundidad. -Casi parece más uruguayo y, de hecho, su protagonista lo es. -Es verdad, pero no lo soy. No quiero que empiece una discusión como con Gardel, cuando me muera. Soy argentino. Daniel Burman, con el cartel de su película EFE Pequeños grandes héroes EE. UU. 2006 83 minutos Género- -Familiar Director- -Peter Hewitt Actores- -Tim Allen, Courteney Cox -Aunque Hendler es esencial. -Hemos hecho cuatro películas juntos y es mucho más que un actor para mí. Es el primero que lee los guiones, viene a la sala de montaje y yo le pregunto cosas. Pero con esta película cerramos una etapa y empezamos a trabajar por separado, Derecho de familia Argentina, Italia, España, Francia 2006 102 minutos Género- -Comedia Director- -Daniel Burman Actores- -Daniel Hendler, Julieta Díaz, Arturo Goetz, Eloy Burman ¿No ha habido celos cuando él rodó Whisky por ejemplo? -Al contrario. Ha nombrado una de las mejores películas latinoamericanas recientes. Cine de oficio F. M. B. Cuenta Daniel Burman que la vitalidad de las películas de su país se explica porque, después de seiscientos presidentes y toda suerte de catástrofes económicas, lo único invariable es que siempre se consideró política de Estado la supervivencia de una cinematografía propia. La línea de apoyo de nuestros Gobiernos es más bien borrosa- -y perdonen que haya ganado terreno para la entrevista de arriba- pero es cierto que una parte importante del cine ¿Cómo fue trabajar con su hijo? ¿No hubo un poco de nepotismo en la elección del actor? -Es terrible lo que dice, porque mi mujer me dijo que yo había hecho con mi hijo lo mismo que critico en la película que hace el padre. Uno siempre tiene esa falacia de decir: que haga lo que quiera, pero dentro de las opciones que le doy yo. Es inevitable. Necesitamos tener la argentino en general y de la obra de Burman en particular tiene una frescura envidiable. Derecho de familia es un exponente perfecto de esa manera de entender un juguete tan caro que, demasiado a menudo, cuesta no desorientarse con lo accesorio. Burman cuenta algo tan primario como la relación de un joven abogado con su padre, con quien comparte oficio, y con su hijo de dos años, con quien no sabe cómo compartir casi nada. (Excelente Daniel Hendler, como siempre) Se puede decir que la película es una comedia porque contiene varios momentos de comicidad indiscutible- -si fueran más, estaríamos ante un peliculón- pero el joven director no parece amigo de los excesos ni en ese capítulo. La batalla del matrimonio es otro frente que se abre como de pasada. Desde su ventajista conquista de profesor a alumna, el protagonista atraviesa las estaciones de la vida en pareja con el piloto automático encendido, sin perder el rumbo, pero sin hacerse nunca con los mandos: los celos, la construcción de espacios, la llegada de la rutina, la educación (la sentimental y la otra) del hijo... Lo mejor de la película es su habilidad para implicar a cualquiera que se siente a verla. Quizá no sorprenda, ni siquiera en sus momentos más trascendentes, pero esa normalidad, su reivindicación de lo cotidiano, tiene un mérito indiscutible en unos tiempos en los que el sobresalto gratuito ha ganado terreno a la observación tranquila de las cosas. Burman lleva al extremo su afán de no enredar con lo accesorio y a fe que llega hasta el fondo. Ya nos hemos ganado la cesta JAVIER CORTIJO Reconozcamos el asalto de un lento latigazo de placer, casi orgiástico, al comprobar que este bodrio es, según imdb. com, la tercera peor película de todos los tiempos. ¿Quién osa fondear las vomitonas de Ed Wood o Uwe Boll y medirle el lomo a Gigli o Bolero Pues una, efectivamente, inmundicia cinéfila a rebufo de Los increíbles o Sky High donde lo más interesante es ver que Chevy Chase se parece cada vez más al Gordo Cabrón de Austin Powers No se la pierda, pedazo de freak