Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 15- -12- -2006 CULTURAyESPECTÁCULOS 95 Mujeres que andan, bailan, guiñan, sonríen, se desnudan N. P. MÁLAGA. Show time que hoy se inaugura en el CAC de Málaga, reúne más de cuarenta obras de reciente creación centradas en el cuerpo humano por Julian Opie (Londres, 1958) Hay pinturas de gran formato realizadas sobre distintos soportes, animaciones en paneles LED y esculturas con sonido, que no sólo se muestran en la sala de exposiciones. Hay piezas en el vestíbulo, en los cristales de la cafetería y la tienda y dos de sus célebres figuras en movimiento presiden la fachada del museo. Opie está por todos los rincones del CAC. ¿Por qué le interesa tanto la figura humana? Sus figuras se esquematizan hasta llegar a ser meros logotipos. Hasta 1995 no había pintado personas- -dice- Me centraba sólo en objetos y paisajes. Ese año me planteé empezar a dibujar la figura humana, pero me pregunté: ¿con qué materiales? ¿con qué sentido? No quería repetir lo hecho anteriormente. Hay una gran simbología contemporánea respecto al ser humano. Empecé escogiendo los símbolos del hombre y la mujer en los WC. Escaneé el de la mujer y lo fui superponiendo con una foto de mi esposa. No estaba simplificando la imagen de mi mujer, sino complicando el símbolo. Me siento como un buscador de diamantes. Encuentro uno y, después, a lo mejor ya no hallo más, y voy atrás para seguir otra línea. Es como trabajar a oscuras. El artista siempre está buscando posibilidades. No elige de antemano. Un retrato de Bryan Adams no funcionó hasta que le dije que cogiera la guitarra. Yo no voy determinando cómo es el mundo, sino que intento a través de mis obras ver cómo es el mundo y cómo lo puedo plasmar Las figuras de Opie nos guiñan, sonríen, levantan las cejas, andan, bailan, se desnudan... Sus collares brillan, sus pendientes se mueven. En una sección de la muestra, hay dos esculturas de un guitarrista, hay sonido y dos chicas se contonean cual Shakiras cibernéticas desenfrenadas en sendas pantallas. Fuera del museo, un hombre y una mujer caminan en direcciones opuestas. Añado movimiento a mis obras, porque el mundo está siempre en movimiento, cambiando afirma el artista.