Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL VIERNES 15 s 12 s 2006 ABC Blair, testigo en un caso de corrupción Es la primera vez en 70 años que interrogan a un primer ministro en activo, en el caso lores por donativos EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. A Tony Blair se le está amargando su recta final como primer ministro. Dos agentes de Scotland Yard acudieron ayer a Downing Street para interrogarle: se cree que es la primera vez que la Policía interroga a un jefe del Gobierno británico en activo en una investigación criminal. Las preguntas le fueron formuladas como testigo, no de momento como sospechoso. La investigación trata de establecer si los 20 millones de euros que Blair recibió en préstamos blandos para su campaña electoral de 2005 estaban relacionados con la propuesta posterior de nombrar a cuatro de los donantes como lores. Eso sería una compraventa de títulos honoríficos que está penada por la ley. El caso, que también afecta a los conservadores (recibieron 23 millones de euros en créditos blandos) se ocupa también de determinar si la fórmula elegida para obtener el dinero contraviene la ley de financiación de los partidos. Dado que los donantes de más de 7.000 euros deben hacer pública su identidad, algunos millonarios podrían haber sido aconsejados a efectuar en cambio un crédito, ya que así ocultaban su nombre. que duró dos horas y en el que no estuvo acompañado de un abogado, levantó una gran polémica. Primero porque el primer ministro escogió el día y la hora en que toda la prensa estaba atenta de la presentación del informe sobre la muerte de Diana de Gales, como para que su propia noticia quedara oculta; y segundo, porque se dio a conocer cuando Blair ya había salido de Downing Street para viajar a Bruselas, sin posibilidad de foto saliendo por la puerta tras verse con la Policía. Tony Blair abandonaba ayer sonriente el 10 de Downing Street en Londres, su residencia AFP Las prostitutas asesinadas en Ipswich sólo llevaban puestas sus joyas E. J. B. CORRESPONSAL LONDRES. La Policía británica trata de localizar la ropa que el asesino o asesinos quitaron a las cinco prostitutas halladas muertas en los últimos días a las afueras de la ciudad inglesa de Ipswich, la mayoría estrangulas. Los cinco cuerpos aparecieron desnudos: sólo llevaban joyas y bisutería. Los rastros que pueden contener sus vestidos se consideran de vital importancia para avanzar en el caso; de momento sólo han aparecido algunas posibles prendas. También se sigue la pista de un BMW azul al que se subió una de las víctimas la última vez que fue vista por sus compañeras. Éstas retratan a su conductor como alguien rechoncho, con fagas y corto pelo negro. La Policía también investiga los mensajes de móvil recibidos desde el teléfono de una las prostitutas diciendo que se encontraba bien, pues pudieron ser enviados por el criminal para ganar tiempo. De los lugares escogidos para depositar los cadáveres, los investigadores deducen que probablemente el responsable es alguien no muy joven, porque está siguiendo un plan muy preestablecido, y con conocimiento de la orografía de la zona. Dada la presencia policial en Ipswich, no se descarta que el asesino pueda actuar en otro lugar. Scotland Yard Scotland Yard confía en terminar su procedimiento en enero y elevará sus conclusiones a la Fiscalía para que decida si actúa contra alguna persona. De momento se ha interrogado a noventa personas; tres han sido arrestadas, entre ellas Lord Levy, el recaudador de Tony Blair. El interrogatorio de Blair era esperado desde hace tiempo, después de que el testimonio de algunos ministros también había sido requerido. Pero no por esperado dejó de ser una noticia de gran calado. Es algo tan extraordinario en sí mismo, que apenas es necesario subrayar lo serio que es para el Gobierno y el Partido Laborista advertía Nick Assinder, el jefe de política de la BBC. Entre otras cosas, porque también a raíz de acusaciones de irregularidades económicas fue como acabó hundiéndose el último Gobierno británico de los tories El momento elegido por Blair para el interrogatorio,