Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL Cumbre europea en Bruselas VIERNES 15 s 12 s 2006 ABC La UE empieza a fijar sus límites máximos ante futuras ampliaciones E. SERBETO CORRESPONSAL BRUSELAS. La Unión Europea ha dado la bienvenida formal a Bulgaria y Rumanía que se incorporan como miembros de pleno derecho el primero de enero. Es la última ampliación del paquete histórico y los ahora 27 países han acordado en esta cumbre que si bien mantienen sus compromisos relativos a las actuales negociaciones de adhesión a partir de ahora el ritmo de la ampliación debe tener en cuenta la capacidad de la Unión de absorber nuevos miembros y que conforme se amplía la Unión, una buena integración europea exige que las instituciones funciones de modo eficaz y que las políticas europeas se desarrollen y se financien de manera sostenible Es decir, esta cumbre marca una división entre un mecanismo de expansión, que se reconoce que ha sido hasta ahora una sucesión de éxitos y un nuevo modelo en el que se vislumbran ya los límites de la Europa posible. El principal obstáculo para seguir ampliándose es la ausencia de mecanismos institucionales si no se logra revivir a la Constitución que rechazaron franceses y holandeses. Alemania ha quedado encargada por la Presidencia saliente de continuar los esfuerzos para encontrar una salida, mientras que España y Luxemburgo han organizado reuniones entre los 18 países que ya la han ratificado y los nueve que todavía no lo han hecho, en vistas a la conmemoración en mayo del cincuenta aniversario de la fundación de la UE. Pero en todo caso, la cumbre de ayer ha puesto muchas cosas nuevas en el capítulo de las futuras ampliaciones. Se ha evitado que el debate se centrase sobre Turquía con la decisión del pasado lunes que congelaba parcialmente las negociaciones, pero eso no impidió que en las conclusiones que se aprobarán hoy se establezcan principios que afectarán claramente el desarrollo futuro de las mismas. En efecto, se ha decidido, a la luz de las experiencias de Bulgaria y Rumanía, que asuntos como la reforma administrativa y judicial o la lucha contra la corrupción han de abordarse al principio y no al final y que el ritmo en esas reformas marcará el de las negociaciones en su conjunto. Y, además, la UE debe abstenerse de establecer cualquier fecha como plazo para la adhesión, hasta que las negociaciones no estén próximas a su fin Zapatero confía en que la Unión se marque la inmigración como prioridad El Consejo europeo pedirá hoy medidas a la Comisión 14 meses después de que Madrid reclamara solidaridad ante la avalancha de irregulares en España LUIS AYLLÓN ENRIQUE SERBETO BRUSELAS. José Luis Rodríguez Zapatero ha comprobado que las cosas en la Unión Europea van más lentas de lo que desea, sobre todo si uno tiene un serio problema. Hace catorce meses, en Hampton Court, cerca de Londres, el jefe del Ejecutivo reclamó de sus colegas europeos solidaridad para afrontar las avalanchas de inmigrantes ilegales que padece España. Desde entonces, ha recibido poco más que buenas palabras, y sólo hoy podrá ver en las conclusiones de un Consejo Europeo un mínimo de compromiso, aunque fundamentalmente sean demandas que se hacen a la Comisión Europea para que las ponga en marcha a lo largo de 2007, con el objetivo de luchar contra la inmigración ilegal y dirigir la legal. En cualquier caso, la declaración que será aprobada hoy recoge la mayoría de las demandas españolas. Contiene siete páginas, cantidad nunca dedicada antes al problema migratorio, que se considera una de las principales prioridades de la UE Portavoces gubernamentales españoles consideraron que son los primeros pasos de una política común de inmigración Entre otras cosas, los Veinticino apuestan por fortalecer la cooperación con los países de origen y tránsito de emigrantes, enviando misiones de la UE a países africanos clave. Asimismo piden que se mejore la cooperación para el retorno y readmisión de inmigrantes ilegales y que se trabaje en las rutas migratorias para combatir el tráfico de seres humanos. Se apuesta por la emigración legal y se demanda a la Comisión una propuesta de medidas contra el empleo ilegal. En el capítulo de seguridad se pide a la Comisión que proponga cómo mejorar el control de entrada y salida de la UE utilizando nuevos métodos tecnólogicos. También, que se eleve rápidamente la capacidad de Frontex (la Agencia Europea de Fronteras) que se dé prioridad a la creación de un Sistema Europeo de Vigilancia para la frontera marítima del sur y que se establezca una red permanente de patrullas costeras. El principal contratiempo puede ser que no se ha conseguido el consenso necesario para reformar los sistemas de toma de decisión en materia de Interior y Justicia, un capítulo con ramificaciones en el de la inmigración. El presidente Durao Barroso y el comisario de la Ampliación, Olli Rehn, posan junto a un mapa de la Unión ampliada a 27 miembros EPA La cumbre de la UE rebaja las expectativas españolas sobre Oriente Próximo L. A. BRUSELAS. El Consejo Europeo debatió anoche una declaración sobre Oriente Próximo, que recoge algunas de las propuestas de la iniciativa que el Gobierno español dio a conocer tras su cumbre con Francia el pasado 16 de noviembre. Según fuentes gubernamentales españolas, la declaración asume la petición de cese inmediato de la violencia y la formación de un gobierno palestino de unidad nacional. Asimismo, aboga por el intercambio de prisioneros entre palestinos e israelíes y por un encuentro entre el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, y el primer ministro israelí, Ehud Olmert. Sin embargo, no incluye el el despliegue de una misión de observación internacional en Gaza para consolidar el alto el fuego, un punto de la iniciativa que resulta inaceptable para Israel y que tampoco es bien visto por algunos de los europeos. Los Veinticinco sí parecen estar de acuerdo en que el proceso lleve a celebrar una Conferencia de Paz con presencia de todas las partes implicadas, Las citadas fuentes se mostraban ayer satisfechas de la acogida del Consejo Europeo a la propuesta española, secundada, aunque con mucho menos entusiasmo, por Francia e Italia. Lo que parecía anoche descartado era una mención expresa en el texto a la iniciativa hispano- franco- italiana.