Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN VIERNES 15 s 12 s 2006 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero Homenaje de los lectores de ABC a Loyola de Palacio LA MEMORIA Y EL ODIO UIENES sufren de manera pavorosa los estragos de la tragedia histórica contemplan con horror los esfuerzos legislativos gubernamentales españoles. En Burdeos, Sud Ouest escribe: Muchos españoles han establecido un paralelismo entre la muerte de Pinochet y la muerte de Franco Agregando: La ley de la memoria suscita críticas violentas y contradictorias, alimentando una guerra de unos contra otros, cada cual con sus muertos Como un eco, en Chile, al filo de esa actualidad, El Mercurio publica un amargo comentario de Cristian Warnken que escribe, ante el mismo debate de fondo: ¿Cómo el odio puede hipnotizar a tantos travestirse tan eficientemente de argumentación racional, incluso moral? Para agregar: El poeta Manuel Silva Acevedo intuyó genialmente, en un libro profético, previo a 1973, que nadie es inocente, que las ovejas de ayer serán lobos mañana En Argentina, donde también se ha planteado la misma tragedia, la historiadora Hilda Sábato analiza el debate en Perfil, afirmando: No estoy a favor de una verdad oficial sobre lo que pasó. No sobre los crímenes, sobre los que sí creo que tiene que haber una verdad oficial; sino sobre las causas y las consecuencias. Me parece que es algo que la sociedad debe procesar pluralmente. Operaciones que hace el Estado, operaciones que hacen los medios. Pero también distintos grupos ideológicos, que proponen versiones de la historia. En realidad, la historia es un campo de disputa. Hay un anacronismo total: buscar en el pasado las continuidades con el presente, no las diferencias. Y esto constituye un elemento muy reaccionario, ya que se desdibujan muchos rasgos de la historia reciente o de la actualidad, diluyéndolos en una especie de pasado que siempre fue igual. Es decir, la responsabilidad presente se diluye en la responsabilidad pasada. Para mí eso es muy reaccionario. Gran luchadora Una mujer que no perdió sus orígenes y, por lo tanto, no perdió su identidad. Una mujer que demostró el amor por su tierra hasta el último momento. Una mujer que trabajó sin importarle el cansancio ni la fatiga. Una mujer que luchó por la libertad y la paz. No creo que queden en España políticos tan buenos y de tan enorme sacrificio por los ciudadanos como Loyola de Palacio. Recuerdo que sus palabras en los medios de comunicación eran alentadoras para los que teníamos incertidumbre sobre ciertos aspectos de la vida social y política. Es injusto que se vayan los mejores, pero seguramente encuentre su recompensa en la otra vida, pues Dios premia a quien se lo merece. Los que aquí quedamos continuaremos con su testigo. José Antonio Rosado Vitoria ABC recibió ayer numerosas cartas en las que nuestros lectores expresan su pesar por el fallecimiento de Loyola de Palacio, por quien muestran respeto y admiración. A continuación, reproducimos una pequeña parte de ellas Q Comprometida desde joven Corría en España el año 1977 cuando un grupo de jóvenes comprometidos con España celebraba la I Asamblea Nacional de Nuevas Generaciones de Alianza Popular, donde una joven Loyola de Palacio asumía el importante cargo de secretaria general de Nuevas Generaciones. A partir de esa I Asamblea y gracias al esfuerzo altruista de jóvenes españoles, comenzó a funcionar un máquina política dispuesta a trabajar por mejorar la calidad de vida de los jóvenes, exigiendo el futuro que verdaderamente merecían. Nuevas Generaciones del Partido Popular es hoy la más importante asociación juvenil política en España gracias, sin duda, al gran trabajo de quienes como ella dedicaron tiempo y ganas en servir de forma ejemplar a los demás. Tras su paso por Nuevas Generaciones, Loyola ostentó relevantes cargos políticos, como técnica del Grupo Parlamentario Popular, con Manuel Fraga; posteriormente, diputada nacional por la circunscripción de Segovia o ministra de Agricultura, Pesca y Alimentación en el Gobierno de José María Aznar, hasta que fue sustituida al frente del Ministerio por Jesús Posada Moreno para pasar a la actividad política en Europa. Si Nuevas Generaciones es hoy un asociación política volcada con los jóvenes españoles, es gracias a los fuertes pilares que gente como Loyola forjaron con trabajo e ilusión. Descanse en paz esta ejemplar mujer y que nos sirva su ejemplo y trabajo, como ella decía, para pensar ayer, hoy y mañana en servir a España bajo las siglas del Partido Popular Ignacio Soria Aldavero, secretario general de Nuevas Generaciones del Partido Popular de Soria con la que las defendía era el motor y la coherencia firme en su vida y en su brillante carrera y, por tanto, representaba los valores en los que se pueden sentir identificados muchos españoles. Elena Baeza Villena Málaga Humana, honrada, perseverante... Humana, honrada, perseverante, leal, fidedigna, trabajadora, incorruptible, inteligente, inagotable, ejemplar, sincera, amable, amiga, tolerante, digna, culta, emprendedora, simpática, cercana a la ciudadanía, cariñosa, luchadora por la vida digna y humana de los demás, imprescindible, legal... ¡Cuánto bueno tenía y qué poco supimos decírselo en vida! Se nos ha ido al cielo. No la veremos más ni la oiremos más, pero sí estará con nosotros, siempre viva en nuestro corazón. Dicen que nadie muere cuando hay gente que se acuerda de la persona que ha dejado huella en la vida de los demás. Loyola de Palacio lo ha hecho y por ello siempre estará con nosotros y nos ayudará desde el paraíso celeste, donde ya está con Dios y todos los familiares, amigos que un día partieron antes que ella. Loyola de Palacio, todos te llevamos en el corazón. Descansa en paz y no te olvides de nosotros. Conchita Monsó Madrid Por y para España Consternado por la muerte de Loyola de Palacio, deseo expresar mi profundo dolor, destacando que si bien sus familiares han perdido un ser querido, su partido y España han perdido a una gran personalidad. A través de estas sencillas líneas, transmito mi dolor por tan irreparable pérdida no sólo a familiares y compañeros del partido, sino a España entera. Descanse en paz quien jamás se tomó descanso trabajando por y para España. Francisco Martín Jiménez Cartagena Excelente profesional Con la muerte de Loyola de Palacio, España pierde a una gran mujer. No sobran personas de esa valía en la política española. Es una gran pérdida su experiencia personal y la honradez intelectual, una cualidad tan escasa hoy en la clase política. Otra cualidad de Loyo- Un corazón enorme Mis hijos, adolescentes y ciudadanos informados admiraban la vida de esta mujer por la que hoy rezamos. No sabría decir por qué me caía tan bien. Tenía la sonrisa de esas gentes que te hacen tener esperanza, que transmiten que la generosidad y la fe están para ejercitarlas. Lo que conozco de su vida siempre me hablaba de un corazón enorme, de una mujer valiente que valoraba la familia, que sabía querer de uno en uno y que había hecho de su existencia un camino al servicio de los demás. En ella es fácil comprender que lo de vivir coherentemente es posible tanto en la vida privada como en la pública. Muchos y buenos ejemplos nos ha dejado. Pilar Pérez Rodríguez Pamplona la fue su vocación al servicio de los demás en todo momento. Con la misma esperanza, fuerza y optimismo que se ha enfrentado a su larga enfermedad, así lo hizo con el mundo de la política. Era muy española; en lo económico era profundamente liberal, una mujer católica, la fe en sus ideas y el entusiasmo y la fuerza personal Profundamente generosa Nos ha dejado una de las mujeres másinteligentes y preparadas de España y una mujer profundamentegenerosa, valientey luchadora. Nos ha ofrecido lo mejor de sí misma y lo ha entregado al servicio de todos, ha luchado siempre por la libertad y nos ha enseñado el significado de la política con mayúsculas, como servicio y entrega, como ausencia total de personalismos y ambiciónpersonal y como trabajo eficaz y silencioso y como auténtico compromiso y responsabilidad, incluso encontrándose en los más duros momentos personales. Loyola sólo deja amigos y una profunda admiración de su persona en compañeros y rivales y en todoelquehatenido la oportunidad de conocerla. Muchas gracias Loyola. ¡Nunca podremos olvidarte! Álvaro Rico Sanz Madrid