Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL Chile afronta su futuro sin Pinochet JUEVES 14 s 12 s 2006 ABC las apreciaciones presidenciales. Desde el domingo cuando murió Pinochet, millares de personas salieron a las calles en todo Chile, pero hubo sólo 146 detenidos, 43 policías resultaron con heridas menores y otros seis civiles con lesiones. La noche del martes una columna de humo desde las chimeneas del crematorio de la localidad costera de Concón- -a unos 140 kilómetros de Santiago- -indicó el momento exacto en que el cuerpo de Pinochet se transformaba en cenizas. Visiones opuestas Ayer miércoles por la mañana, la familia Pinochet recibió la urna con las cenizas del ex dictador que fue depositada en la capilla privada de la finca de Los Boldos, el lugar de descanso favorito del fallecido general. A la misa oficiada por el capellán del Ejército Iván Wells, asistió toda la familia, el actual jefe del Ejército, general Oscar Izurieta, y ex ministros de la dictadura militar. En tanto y en el intento de dejar atrás la historia con Pinochet, el ex presidente Ricardo Lagos dijo que con la muerte del general Pinochet se ha cerrado un capítulo de la historia de Chile, que ha dividido profundamente a los chilenos y agregó que la historia debe hacer su tarea El ex mandatario socialista agregó: Sé que la historia tiene muchas miradas, hay muchas formas de mirar el pasado, pero creo que esas formas de mirar el pasado no nos deben hacer perder a los chilenos la capacidad de poner por delante los temas de futuro En cualquier caso, en las ceremonias fúnebres hubo dos notorias ausencias: la del empresario Sebastián Piñera y la del economista Joaquín Lavín. Una gran manifestación de opositores y familiares de víctimas y desaparecidos tuvo lugar durante los funerales del dictador EFE Bachelet no decretó honores de Estado para evitar más odio y más división Asegura que la muerte de Pinochet no significa una nueva etapa para un país en el que la democracia se fortalece desde que dejó el poder en 1990 LIBIO PÉREZ CORRESPONSAL SANTIAGO DE CHILE. La muerte del general chileno Augusto Pinochet simboliza la partida de un clima de divisiones, odio y violencia dijo ayer la presidenta Michelle Bachelet al explicar las razones que tuvo para no decretar honores de Estado para el dictador que falleció el pasado domingo. La mandataria socialista explicó que a su juicio el fallecimiento de Pinochet no significa una nueva etapa para Chile ya que las instituciones democráticas están fortaleciéndose desde 1990, cuando el ex jefe militar entregó el poder al democristiano Patricio Aylwin. No creo que sea una nueva etapa, creo que la nueva etapa que vivió el país empezó el año 90 cuando conquistamos la democracia y se inició un proceso de reencuentro dijo. Bachelet insistió en que tras la muerte de Pinochet se aprecia en las calles las pasiones que despierta. Bachelet y su madre, Angela Jeria, fueron secuestradas en 1975 y llevadas a un recinto clandestino de la DINA, la policía secreta de Pinochet. Un año antes su padre, el general Alberto Bachelet, había fallecido como consecuencia de las torturas de sus propios subordinados. Es claro que con la historia que Chile tiene, los dolores y los sentimientos persistirán por mucho tiempo dijo y explicó que sus decisiones- -previstas con antelación- -apuntaron a garantizar que tanto partidarios como detractores del fallecido general pudieran expresarse, garantizando el orden y la tranquilidad del país. Un informe del Ministerio del Interior parece confirmar ABC. es Más información sobre Pinochet en vídeos y galería de imágenes: http: www. abc. es internacional