Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA Nuevo golpe a las redes islamistas JUEVES 14 s 12 s 2006 ABC Vista parcial de la barriada ceutí Príncipe Alfonso, donde la Policía ha practicado las últimas detenciones EFE Dispárales sin miedo gritando Dios es grande Entonces ya has pasado el examen Informes de la Policía y del CNI, a los que ha tenido acceso ABC, revelan los métodos de captación de mujahidines en Ceuta s Los contactos se hacían en torno a la mezquita Darkawia CARMEN ECHARRI CEUTA. La operación Duna contra el terrorismo islamista, realizada en la madrugada del martes por la Policía en la barriada del Príncipe de Ceuta, ha demostrado que en el entorno de la mezquita Darkawia de la calle San Daniel se reclutaba a mujahidines para la red terrorista de Osama Bin Laden. Los once detenidos por los agentes de la Comisaría General de Información frecuentaban este templo, que ya desde hace tiempo, al menos desde 2005, era controlado muy de cerca por la Policía y los servicios secretos. ABC ha tenido acceso a informes en poder del CNP y del CNI con grabaciones en las que se ve el modo en el que actúan los captadores de combatientes para guerra santa Estos informes se refieren también a individuos que frecuentaban el citado centro religioso, que como ya informó ayer ABC había cambiado de nombre hacía algún tiempo y elegido uno que hacía referencia a un versículo muy concreto del Corán que puede ser interpretado de forma radical. En el último Ramadán, el templo fue frecuentado por muchos menos fieles, bien porque los discursos radicales habían provocado cierta incomodidad en muchos o bien porque algunos sospechaban que eran controlados por los servicios antiterroristas. En una de las escuchas telefónicas por las Fuerzas de Seguridad, un captador conocido como el Mulay procedente de Marruecos, mantiene diversos contactos con jóvenes ceutíes y acude a centros religiosos como la citada mezquita para intentar captarlos y formarlos como integristas en campos de Agadir o Larache (Marruecos) Un detenido fue sospechoso de atacar un morabito Karin Abdeselam Mohamed, el Marquito era un viejo conocido de la Policía. Hace unos meses se le responsabilizó de la quema del morabito de Sidi Embarek, un símbolo religioso para el pueblo musulmán pero no respetado por grupos radicales como los salafistas. La Policía le identificó pero no encontró pruebas para poder detenerlo por estos hechos, por lo que quedó en libertad aunque bajo una estricta vigilancia de los agentes del servicio de Información del Cuerpo Nacional de Policía. Según un informe policial, Marquito junto con otros dos jóvenes, siempre fue considerado uno de los presuntos autores de la quema. A matar tú tienes que ir Un individuo, cuya identidad corresponde a las iniciales H. T. mantuvo varios encuentros con intermediarios que viven en Ceuta aunque son marroquíes en los que, por ejemplo, no se ocultan las necesidades de realizar negocios vinculados al narcotráfico para poder obtener dinero para sus financiar sus actividades. Esto va como en el Ejército, por grados o rango... soldado, capitán, coronel... Un coronel no va a la guerra, va el soldado apunta el captador a la hora de hablar de reclutamientos para marchar con Bin Laden. Si Bin Laden- -añade el captador- -te manda al campo a matar tú tienes que ir, ¿o no? ¿si no quieres? tú has jurado y no puedes dejarlos tirados dice H. T. al combatiente La radicalidad queda reflejada también en otras conversaciones igualmente intervenidas. Cuando yo vaya a inmolarme- -explica el captador- soy el grande de esa gente de Al Qaida. Cuando vayas a Afganistán, tú sabes que ahora tienen guerra, vas a ser notado como extranjero y les dirás vengo de Marruecos o de Ceuta Te harán un examen para ver si entras o no en Al Qaida, el que tiene 18 años para arriba ayuda en la comida y el que tiene menos va a entrenar y estudiar añade. Me verás con una barba, vestido de blanco, encima de un caballo, en la mano una espada en la que pone dios es grande... La validez para luchar en la batalla también queda reflejada en los mensajes que el captador traslada a sus potenciales seguidores. Los integristas están en las montañas observan-