Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 13- -12- -2006 99 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo Arriba, una imagen del despegue del Discovery, donde se aprecia cómo se desprenden varios fragmentos de espuma aislante. A la derecha, sobre la tripulación, el impacto bajo el ala izquierda NASA Un impacto bajo el ala izquierda del Discovery revive el fantasma del Columbia La NASA, sin embargo, lo considera como un trastorno menor que no pondrá en peligro la misión ANNA GRAU NUEVA YORK. La NASA ha localizado un impacto en el ala izquierda del Discovery, donde se aloja su escudo térmico. El problema se detectó en la madrugada de ayer durante la maniobra de acoplamiento del transbordador a la Estación Espacial Internacional, pero se da por hecho que el impacto se produjo en el mismo momento del lanzamiento desde Cabo Cañaveral, el pasado sábado. La agencia espacial norteamericana mantiene la calma o, más bien, la sangre fría; y es que incluso si, como dicen, el impacto es un mero trastorno menor revive para muchos el fantasma del Columbia. También fue durante su lanzamiento, en 2003, cuando se desprendieron varias losetas aislantes del tanque externo, que perforaron un sector del ala izquierda. A consecuencia de ello, cuando el transbordador ya de vuelta entró en la atmósfera terrestre, se desintegró y se convirtió en la tumba de sus siete tripulantes. mado de que el comandante Mark Polansky consiguió ejecutar un giro que permitió a los tripulantes filmar la parte inferior de la nave. Estas imágenes permitirán un examen detallado del impacto y de sus posibles efectos. Si no surgen más tropiezos, la tripulación del Discovery, formada por cinco hombres y dos mujeres realizará hasta tres caminatas espaciales durante su estancia en la Estación Internacional. Todos los tripulantes son de nacionalidad norteamericana excepto el físico sueco Christer Fuglesang, representante de la Agencia Espacial Europea, y que también es el primer cosmonauta de su país. Además hay dos astronautas de raza negra, uno de ascendencia india, otro procedente de Alaska y otro nacido en Gran Bretaña. Es la tripulación con más diversidad cultural que la NASA ha reunido nunca. También la más llena de novatos: cinco de sus miembros nunca han salido de la Tierra. A los dos veteranos, Robert Curbeam y el comandante Polansky, les tocará tutelar las tres caminatas espaciales previstas para los doce días de la misión. La lista de tareas incluye reconectar el cableado de la Estación Internacional, instalar una viga en la estructura central del complejo, adaptar un módulo nuevo con equipo adicional para el laboratorio, por valor de 11 millones de dólares, y traer de vuelta a casa a uno de los habitantes de la Estación, el alemán Thomas Reiter. Una mujer, la estadounidense Sunita Williams, tomará su relevo. Revisión rigurosa Traumas aparte, en principio nada presagia para el Discovery un final tan luctuoso. El director del equipo de la misión, John Shannon, ha informado de que una rigurosa revisión del escudo térmico realizada el pasado domingo- -utilizando un brazo robótico- no ha detectado ningún peligro serio. Además, la NASA ha infor- El análisis detallado de las imágenes permitirá conocer los efectos del impacto de varios fragmentos de aislante El transbordador que ofrece mayor confianza Desde su primer vuelo en 1984, el transbordador espacial Discovery ha acumulado toda clase de hitos y récords curiosos. Tiene el honor de haber lanzado el telescopio Hubble, en 1990. En 1998 también puso en órbita al Proyecto Mercurio y al astronauta John Glenn, que entonces contaba ya 77 años y se convertía así en la persona de mayor edad en aventurarse por el espacio exterior. El Discovery siempre ha sido invariablemente elegido para volver a llevar misiones tripuladas al espacio por primera vez después de las tragedias del Challenger (1986) y del Columbia (2003) En ambos casos, se guardó un luto mínimo de dos años. Su propio nombre, Discovery, es un tributo a varios barcos míticos para la ciencia que se llamaron así: en ellos viajaron los exploradores James Cook, Henry Hudson y también la histórica expedición a la Antártida del capitán Scott.