Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 13 s 12 s 2006 CULTURAyESPECTÁCULOS 97 Una batalla legal retrasa las obras del Prado en el Palacio de los Águila Más de un año de problemas y roces entre la Junta de Castilla y León y el Ministerio PATRICIA GARCÍA ROBLEDO ÁVILA. Retrasos acumulados de más de un año, litigios judiciales, cruces de acusaciones entre el Ministerio de Cultura y la Junta de Castilla y León, desapariciones y apariciones de restos arqueológicos... Las obras de rehabilitación del Palacio de los Águila (siglo XVI) de Ávila en el futuro Centro de Gestión de Depósitos del Museo del Prado se han convertido en una constante fuente de problemas y polémicas. Y, mientras, los abulenses esperan la llegada de la prometida subsede de la pinacoteca nacional. La visita en la jornada de ayer del director general de Bellas Artes del Ministerio de Cultura, Julián Martínez, a las obras ha firmado el penúltimo capítulo de la polémica en torno a las obras del palacio, una guerra abierta en varios frentes. Uno de ellos es la batalla entre el Ministerio y la Junta de Castilla y León. La Administración regional denunció, en un informe elaborado por sus servicios arqueológicos, la desaparición y destrucción de algunos de los hallazgos arqueológicos de época romana, visigoda y medieval descubiertos en las excavaciones efectuadas en 2004. Estos restos, según la Junta, habrían sido sepultados bajo capas de hormigón o desaparecido de los yacimientos. Control del Prado disperso El Centro de Gestión de Depósitos que controlará el llamado Prado disperso debería haber sido inaugurado en 2005. La aparición de los restos arqueológicos en 2004 ralentizó las obras, que quedaron paralizadas hace un año debido al conflicto surgido entre la empresa y el Ministerio. En octubre pasado, se conoció un informe de la Junta de Castilla y León que alertaba sobre la posible destrucción de restos. Oliver Stone y Castro, durante el rodaje de Looking for Fidel AP Oliver Stone, embargado El Gobierno estadounidense ha multado con 6.322 dólares al director por violar el embargo contra Cuba cuando filmaba su documental sobre Fidel Castro, según informa un diario de Miami F. M. B. MIAMI. Cuando de dinero se trata, a las autoridades estadounidenses no les tiembla el pulso. Al Capone no pagó por sus crímenes, sino por evadir impuestos, mientras que el ajedrecista Bobby Fischer vive exiliado en Islandia por jugar contra Spassky en la antigua Yugoslavia en el peor momento posible, 1992. El director de cine Oliver Stone parece que no visitará la cárcel, pero ha sido multado con 6.322 dólares por rodar en Cuba un documental sobre el tiranosaurio Fidel Castro. Oliver Stone y su productora, Ixtlan Corporation, no son sancionados por la calidad de Looking for Fidel ni por hacer propaganda comunista. El pecado del filme, estrenado por la cadena de televisión por cable HBO en 2004, se limita a la violación del embargo, según informan Efe y el periódico El Nuevo Herald que cita fuentes familiarizadas con el caso Aquí el arte y la Academia de Hollywood cuentan bien poco. La multa fue impuesta por la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro, que informó de que Ixtlan Corporation aceptó pagar la sanción por violaciones ocurridas durante la realización del documental, entre febrero de 2002 y mayo de 2003 Como es sabido, el embargo estadounidense contra Cuba dura ya casi medio siglo, desde que triunfara la revolución castrista. Para rodar su película documental, Stone entrevistó a Castro en 2002 durante más de treinta horas- -con menos, el dictador no tenía ni para empezar- lo que sirvió de base para su complaciente documental Comandante El arresto al año siguiente de decenas de opositores anticastristas y el fusilamiento de tres personas que secuestraron un barco para huir a EE, UU. picaron la conciencia de Stone, que volvió a Cuba para formularle a Castro lo que la primera vez no se atrevió a preguntar. De ahí surgió la secuela Looking for Fidel Pero como decía Vito Corleone, en la imposición de la sanción no hay nada personal. El pasado año fiscal, las multas de la OFAC a individuos y compañías que incumplieron las restricciones del embargo sumaron 265.270 dólares. El Archivo de la Corona de Aragón se constituirá el 20 de enero en Barcelona D. MARTÍNEZ ALICANTE. El patronato del Archivo de la Corona de Aragón se constituirá finalmente el próximo 20 de enero en Barcelona, en presencia de los presidentes autonómicos de las cuatro regiones implicadas. Así lo anunció ayer en Alicante la ministra de Cultura, Carmen Calvo, tras visitar las obras del futuro Archivo alicantino. Según afirmó Calvo, los presidentes de la Comunidad Valenciana, Francisco Camps; de Aragón, Marcelino Iglesias; de Baleares, Jaume Matas, y de Cataluña, José Montilla, han confirmado su asistencia a la reunión, que tendrá lugar en la sede del Archivo. Al menos, si no hay nada en contra La ministra se felicitó por la presencia de Valencia en el patronato, para participar en la responsabilidad y gestión de sus documentos, como el resto de autonomías. Así, Calvo dio por sentado que con la presencia de las cuatro regiones se pone fin al contencioso sobre la composición del patronato, que finalmente será igualitaria. De hecho, fue sólo tras lograr que los cuatro territorios gozasen del mismo peso en este órgano cuando la Generalitat Valenciana aceptó formar parte del mismo. Sin embargo, esta circunstancia no ha logrado terminar con las suspicacias que mantienen hacia la supuesta tendencia de Cataluña a atribuirse documentos colectivos. Los restos, custodiados El Ministerio de Cultura ha aclarado que los restos se encuentran custodiados en cajas fuertes o clasificados en cerca de 500 cajas, para su estudio y catalogación en una nave habilitada en el propio Palacio de los Águila. El director de Bellas Artes acusó ayer a la Administración regional de levantar un muro de hormigón sobre los restos que prosiguen a los de la parcela de Los Águila, en los terrenos del antiguo convento de los Padres Paúles, y que ha sido reconvertido por la Junta en oficinas y dependencias administrativas. Además de esta batalla abierta entre las dos administraciones, el Ministerio de Cultura lidia en los tribunales con la empresa adjudicataria de las obras, J. Quijano S. A. El estado y la compañía mantienen un litigio contencioso- administrativo. La empresa ha reclamado en el Tribunal Contencioso Administrativo por el incremento del coste de las obras en 1,8 millones de euros debido a la aparición de los polémicos restos arqueológicos y su integración en el proyecto. Y el Ministerio de Cultura ha reclamado a Construcciones J. Quijano el cambio de los elementos de climatización que han puesto y que no corresponden a los incluidos en el proyecto para un centro de documentación y de depósito de obras de arte del Museo del Prado. El secretario técnico de la Gerencia de Infraestructuras del Ministerio de Cultura, César López, reconoció ayer que la obra se encuentra tan ralentizada que casi está paralizada si bien el Ministerio de Cultura ha mostrado su voluntad de avanzar en el proyecto, por lo que instará a la resolución del contrato con Construcciones J. Quijano. Este hecho retrasará aún más las obras, puesto que éstas tendrán que sacarse de nuevo a licitación. Y aún no hay plazos de conclusión de las obras. Las obras de rehabilitación del Palacio de los Águila (siglo XVI) como subsede de la pinacoteca nacional comenzaron en abril de 2003, y el presupuesto inicial se fijó en más de 4,8 millones de euros.