Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
68 MADRID MIÉRCOLES 13 s 12 s 2006 ABC Bomberos Unidos Sin Fronteras rescató ayer a dos mujeres tras un terremoto en Legazpi Todo ello formaba parte de un simulacro para difundir su labor y captar voluntarios el contingente de emergencia de Busf que acaba de regresar de Filipinas, asolada por el tifón Durian El lodo y el barro engulló cualquier rastro humano recalca Antonio Bandera. No obstante, en el hospital de campaña que habilitaron atendieron a 50 personas cada día. Los medios, tanto humanos como materiales de esos países son muy precarios. Sólo tenían una dotación para dos ciudades... recalca. Mosul, un perro labrador, localiza a los sepultados y señala el lugar con sus ladridos, entendidos por su guía Protocolo de actuación Cuando cada minuto cuenta Son profesionales y, además, voluntarios. Su vocación la ponen a prueba cada día. Y, cuando ocurre una catástrofe se desplazan a cualquier lugar del mundo. Son Bomberos Unidos Sin Fronteras, que ayer realizaron un simulacro de rescate tras un terremoto POR M. J. ÁLVAREZ FOTOS JAIME GARCÍA MADRID. Un terremoto ha sacudido la ciudad. El paisaje es desolador. Hay personas sepultadas con vida bajo los escombros y las ruinas en las que se han convertido los edificios. El polvo se mete por cada poro de la piel y asfixia. Un equipo de voluntarios de Bomberos Unidos Sin Fronteras (Busf) llega al lugar de la catástrofe junto a varias unidades caninas. De inmediato se ponen manos a la obra. Cada minuto cuenta. Así empezó ayer el simulacro que esta ONG realizó ante un centenar de mayores del barrio del Pilar en la sede del Samur, en Legazpi. Sus objetivos: difundir su labor y captar voluntarios, porque para colaborar no hace falta ser joven, basta con tener ilusión explicó ante ese auditorio el único veterano con que cuenta la organización, Manuel Gerónimo, de 70 años, profesional de la banca hasta su jubilación. Todos tienen cabida en la retaguardia. En primera línea están los efectivos, los profesionales que ponen a prueba su vocación cada día, en tareas más cotidianas y menos dramáticas. Por si eso fuera poco, son voluntarios, que, cuando ocurre una catástrofe se desplazan a cualquier lugar del mundo para intentar salvar vidas, curar a los heridos, abastecer de agua potable a los afectados, combatir las fugas de gas, restablecer el saneamiento, entregar alimentos o medicinas y, de paso, dar un poco de calor humano a las víctimas... Minimizar las tragedias grandes o pequeñas. Y, todo ello, gratis. Un ejemplo de su tarea fue Efectivos de Busf rescatan a una joven sepultada en el simulacro Están acostumbrados a actuar de forma rápida, ágil y eficaz y a lidiar con la parte más ingrata de la naturaleza cuando se torna destructiva. A malcomer, a dormir como pueden, y a sobreponerse cuando no logran los resultados que esperaban. En seis horas, máximo, desde que tienen conocimiento del suceso, Busf pone en marcha su protocolo de actuación, gestión de medios económicos y humanos y equipos para desplazarse al lugar. Difundir su intervención y su labor humanitaria fue el leiv- motiv del simulacro de rescate tras el terremoto. El protagonismo fue para Mosul y Robin un labrador y un perro de aguas, respectivamente. Por su capacidad olfativa son las herramientas más precisas y fiables que existen porque son capaces de discriminar entre las ruinas dónde hay vida humana explicó Antonio Rodríguez. Tras explorar el terreno, con sus ladridos señalan el lugar exacto en el que hay alguien sepultado. Trabajan de forma autónoma, explotando sus recursos naturales y están muy vinculados al instructor: su amo Tras la localización llega el desescombro. Se lleva a cabo de forma minuciosa, introduciendo una cámara con micrófono, lo que permite comunicarse con el sujeto y saber en qué posición se encuentra. Luego, se abren huecos y se saca al enterrado. Cuando hay suerte. Ayer rescataron a dos mujeres. Como dice su lema: Cada minuto cuenta. Ponte manos a la obra Sin embargo, toda esta labor no se podría llevar a cabo sin el apoyo económico de la Obra Social de Caja Madrid. Más información en www. bush. org.