Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL Chile afronta su futuro sin Pinochet MIÉRCOLES 13 s 12 s 2006 ABC La muerte del dictador no puede parar la Justicia ni los procesos Isabel Allende s Diputada socialista e hija del ex presidente Salvador Allende Cuando se enteró de la muerte de Pinochet impune, pensó mucho en su padre y en las miles de víctimas. Ahora sólo confía en que la Justicia chilena llegue hasta el final para que cicatricen las heridas POR CARMEN MUÑOZ MADRID. A la diputada socialista chilena la muerte de Augusto Pinochet, el dictador que derrocó a su padre, Salvador Allende, en el golpe de Estado del 11 de septiembre de 1973, le pescó en Madrid. Isabel Allende (1945) viajó el pasado fin de semana a España por otras razones entre ellas, disfrutar de Madrid con una amiga que no conocía la ciudad. Me pescó totalmente de sorpresa, decían que se estaba recuperando... relató en una entrevista con ABC. Una de sus primeras reacciones fue llamar a su madre, Hortensia Bussi, que se encuentra en Chile. Estaba muy tranquila y serena, y me felicitó por las declaraciones que hice por televisión La política chilena, que ha ejercido como vicepresidenta del Partido Socialista y presidido la Cámara de Diputados, se encargó de que alguien de su familia haga guardia permanente junto a su madre para que no la molesten, a sus 92 años tiene todo el derecho a estar en paz A la hija de Salvador Allende le gustó que la noticia de la muerte de Augusto Pinochet le sorprendiera en Madrid. Es como si se cerrara el círculo que se abrió en 1998, cuando los lores fallaron el veredicto que significó la detención de Pinochet en Londres; entonces también estaba acá, pero esa vez fue un hecho intencional, organizado con amigos españoles Como en aquella ocasión, ofreció una rueda de prensa en la sede del PSOE, pero esta vez después de reunirse con el presidente Rodríguez Zapatero. La parlamentaria chilena, que regresó de su exilio en México en 1989, al año siguiente de que el gobernante de facto perdiera el plebiscito sobre su continuidad en el poder, destacó la decisiva actuación de la Justicia española y, en concreto, del juez Baltasar Garzón, para que Pinochet fuera detenido en el Reino Unido y en Chile empezaran a cambiar los tercios. Gracias a la detención en Londres por el juez Garzón, los tribunales chilenos comenzaron a operar, se le quitó el fuero, se empezaron a abrir los procesos, comenzaron a imputarle los distintos cargos explicó Allende, que estos días ha hablado por teléfono con el juez de la Audiencia Nacional. A partir de ese momento, también empezó a cambiar la percepción entre los chilenos: Por primera vez desde la detención de Pinochet la gente se atrevió a empezar a decir en voz alta que, en realidad, había sido una dictadura... la gente tomó conciencia del horror de la dictadura Ahora confía en que los procesos abiertos sigan su curso, deben continuar, la Justicia no puede parar La vicepresidenta Fernández de la Vega recibió ayer a la diputada chilena Isabel Allende en Moncloa quedó una deuda pendiente porque no logramos los fallos condenatorios El general tuvo el funeral que se merecía, hubiera sido inconcebible con honores de Estado porque nunca fue elegido democráticamente, fue un dictador que tomó el poder rompiendo su juramento constitucional, traicionando a quien le nombró comandante en jefe del Ejército, que fue mi padre La diputada chilena dijo admirar y compartir la consecuencia de la presidenta Bachelet en su decisión sobre el funeral. Los enfrentamientos y las manifestaciones tan extremas de los últimos días, en las que unos aparecen llorando y otros celebrando son a su juicio normales y reflejan la profunda división que existe EFE El funeral que se merecía La noticia de la muerte de un Pinochet impune la recibió con una mezcla de sentimientos Sentí cierta tristeza porque me acordé de las muchas víctimas, pensé mucho en mi padre y, al mismo tiempo, esa sensación que yo valoro de que algo avanzamos en Justicia, pero Augusto Pinochet y Fidel Castro no son comparables La historia se encargará de colocar en su lugar a Augusto Pinochet, a Salvador Allende e incluso a Fidel Castro. Sobre el dictador cubano, Isabel Allende asegura que se recordarán las cosas buenas que tuvo, sobre todo al principio, y las cosas que evidentemente podemos criticar de la sociedad actual Ahora que los dos representantes de la Guerra Fría que se libró en el continente americano parece que van a tener un fin cercano, la diputada socialista chilena no cree que la condena que reciba Castro sea tan unánime como la de Pinochet: Sus detractores se encargarán de manifestarse, pero no son comparables Allende argumenta que aunque muchos desearíamos que hubiera más libertad de expresión, en Cuba no se asesinó como en el caso de Pinochet, no se hizo desaparecer personas y no se han cometido las gravísimas violaciones a los derechos humanos que ocurrieron durante el régimen militar chileno. Isabel Allende reiteró su condena al embargo de Estados Unidos contra la isla en la que vivió una de sus dos hermanas y en la que su madre, Hortensia Bussi, pasó largas temporadas. Pero no quiere que la justificación de ese embargo signifique coartar la libertad Espero que Cuba vaya recuperando ese espacio democrático de libertades de opinión y de asociación concluyó la hija de Salvador Allende. entre los chilenos como consencuencia de la tardanza de la Justicia, que se irá resolviendo conforme ésta avance. La historia ya se está encargando de poner a cada uno en su lugar Aunque reconoce que durante el mandato de su padre se cometieron errores de ninguna manera una crisis política, por grave que sea, se soluciona con golpes de Estado Su padre quedará como un ejemplo de consecuencia, lealtad, dignidad y de principios que le acompañaron toda su vida Mientras que su sucesor en el Palacio de La Moneda aparecerá como la persona que muere con 300 causas abiertas, responsable de los mayores crímenes sin enfrentarse nunca a la Justicia Cuando a su familia le deja en herencia una fortuna de más de 30 millones de dólares que tendrá que seguir explicando de dónde salen, porque no los ahorró de su sueldo de comandante en jefe a los chilenos les deja el legado del mayor aprendizaje que hemos hecho todos: el de que la democracia es el mejor sistema