Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA MIÉRCOLES 13 s 12 s 2006 ABC Ibarra denuncia a El mundo y la Cope ante Pumpido por vincularle al 11- M EFE MADRID. El presidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra, presentó ayer en la Fiscalía General del Estado una denuncia contra El mundo y la Cope en la que pide que se investigue si cedió al ex secretario de Estado de Seguridad Rafael Vera un despacho tras el 11- M. Según una información publicada por el periódico citado, Vera también utilizó un teléfono de la Junta de Extremadura para adelantar al PSOE que habría detenciones de islamistas dos días después de los atentados, informa Efe. A raíz de la publicación de esos hechos, el presidente extremeño se entrevistó ayer con el fiscal general del Estado, Cándido CondePumpido, para pedir amparo judicial. Registrada formalmente la denuncia, la Fiscalía la tramitará por la vía habitual de forma que, tras ser analizada por la secretaría técnica, se decidirá si el asunto se remite a la fiscalía de un algún órgano jurisdiccional concreto, a algún juzgado o, si por el contrario, se archiva. En la conferencia de prensa posterior a esa entrevista, el presidente extremeño explicó que había exigido al fiscal general que abriera una investigación y afirmó que todos los despachos y teléfonos de la Junta de Extremadura están a disposición de la Justicia. Acto de presentación del libro El problema de la vertebración del Estado en España en la Fundación Ortega y Gasset DANIEL G. LÓPEZ El estatuto catalán ha sido la ganzúa para excluir a uno de los dos partidos Un grupo de intelectuales alerta sobre el enloquecido proceso de reformas estatutarias y afirman que el TC tiene en sus manos el futuro de España PALOMA CERVILLA MADRID. Una dura crítica al enloquecido proceso de reformas estatutarias que se está llevando a cabo en España y la esperanza de que el Tribunal Constitucional sea la solución a la actual situación centraron ayer las intervenciones de destacados catedráticos de la Universidad Complutense de Madrid, en el transcurso del acto de presentación del libro El problema de la vertebración del Estado en España de Santiago Muñoz Machado, una reflexión sobre el concepto de Estado en España durante los siglos XVIII y XIX. La ligereza en las reformas emprendidas y los tirones que, a su juicio, hace veintinco años que los políticos periféricos llevan dando al Estado, y todavía no se ha roto fueron dos de las principales críticas lanzadas por Tomás Ramón Fernández. Señaló que, a pesar de este cuestionamiento permanente del Estado por parte de las Comunidades Autónomas, cuando las cosas vinen mal dadas todo el mundo mira al Estado porque es en lo que todos confían En este sentido, denunció la permanente búsqueda exagerada de las diferencias y abogó por reiventar el Estado- Nación y buscar un nuevo proyecto de vida en común Este proceso de revisión estatutaria lleva inevitablemente a la reforma de la Constitución para reciclar, a su vez, las reformas estatutarias que, con tanta ligereza, se han emprendido Para Tomás Ramón Fernández, el Tribunal Constitucional tiene el futuro en sus manos La responsabilidad del Constitucional para mantener el concepto de España como Nación, que tiene una justificación histórica, también fue puesta de manifiesto por el catedrático Eduardo García de Enterría, quien afirmó con contundencia que el Tribunal Constitucional tiene en sus manos el futuro de España Además, abogó por el retorno necesario al principio nacional español, que suponga la solución definitiva al problema de la vertebración de España García de Enterría reconoció no entender bien qué quiere decir el concepto de nación de naciones y alertó sobre el neoconstitucionalismo que ha aparecido en los nuevos estatutos Por su parte, el catedrático Luis González Seara fue a más en su oposición a las reformas estatutarias y llegó a definir la situación como guirigay estatutario que preside la vida española, sin orden ni concierto y alertó de la utilización que se está haciendo del término nación. A la vista de esta situación afirma que el libro de Santiago Muñoz Machado viene a etudiar este viejo debate de la sociedad española, que había quedado resuelto en la Transición española con la Constitución de 1978. De todos los estatutos que se están reformando, el vicepresidente de la Fundación José Ortega y Gasset, José Varela Ortega, se detuvo en el catalán, considerándolo un instrumento de disenso y advirtiendo que su elaboración ha constituido un proceso disgregador Para Varela Ortega, el estatuto de Cataluña ha sido la ganzúa para excluir a uno de los dos grandes partidos, porque no puede seguir este proceso. Amenaza con una demanda Ibarra pidió, además, la redacción de un informe para ratificar la veracidad o falsedad de la información y actuar en consecuencia de modo que si es verdadera dimitirá, y si es falsa demandará al director de El mundo Pedro J. Ramírez, y al locutor de la Cope Federico Jiménez. Entre otras razones, apuntó, su entrevista con Conde- Pumpido obedecía a su deseo de ir contra Pedro J. Ramírez y Jiménez Losantos Ibarra, en definitiva, afirmó que esa información es falsa y una burda mentira y negó también que Vera haya visitado Extremadura a primeros de marzo de 2004. Además, apuntó que tras el 11- M fue leal con el Gobierno de Aznar, pues, según explicó, intentó trasladar al entonces presidente lo que se le decía, pero Aznar no se quiso poner al teléfono. Se puso el vicepresidente económico del Ejecutivo, Rodrigo Rato- -dijo- pero sólo interesaba que fuera a la manifestación (del 12- M) y apoyara al Gobierno Pesimismo El acto, que fue abierto por el director del Instituto Universitario de Investigación José Ortega y Gasset, José Luis García Delgado, lo cerró el autor del libro, Santiago Muñoz Machado, que justificó su elaboración en su preocupación por la situación de España y, aunque afirmó que los intervinientes habían puesto en evidencia su visión pesimista no había escuchado optimismo en ninguna de las intervenciones Muñoz Machado también apeló a la responsabilidad del Tribunal Constitucional, lamentando que, en el caso de España, se trate con una ligereza asombrosa algo que se ha tardado tanto en construir y mostrando su profunda preocupación por los tirones que se están dando a la vieja estructura Avisan sobre el guirigay estatutario, sin orden ni concierto, que preside la vida política española