Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Nuevo golpe a las redes islamistas MIÉRCOLES 13 s 12 s 2006 ABC Entre los arrestados por la Policía están el líder espiritual y el operativo de la célula islamista El grupo, que era investigado desde 2005, tenía conexiones con Marruecos y el Reino Unido Familiares de los detenidos, en la puerta de la Comisaría de Ceuta donde prestaron declaración los miembros de la célula ABC La célula islamista desmantelada en Ceuta quería atentar en el recinto ferial De los once detenidos, diez son españoles aunque nacidos en Marruecos s Se reunían en torno a una mezquita s El grupo quería pasar pronto a la acción NATI VILLANUEVA, PABLO MUÑOZ MADRID. La Comisaría General de la Policía desmanteló en la madrugada de ayer en Ceuta una célula islamista que a pesar de estar aún en fase embrionaria en cuanto a operatividad, ya había decidido pasar a la acción y cometer atentados Según ha podido saber ABC, el grupo, entre otros objetivos, planeaba perpetrar un ataque en el parque ferial de la Ciudad Autónoma. Asimismo, se había fijado en otros puntos tanto de Ceuta como de la Península. La operación Duna que ha sido dirigida por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, se puso en marcha sobre las cuatro de la madrugada de ayer, cuando decenas de agentes llegados expresamente desde la Península bloquearon la barriada del Príncipe para practicar las detenciones. En total, fueron arrestados once individuos acusados de formar una célula de ideología salafista- yihadista y el magistrado les acusa de pertenencia a organización terrorista. De los once implicados, diez son españoles aunque de origen marroquí. La mayoría tiene alrededor de 30 años y se educó en España, a donde llegaron junto con sus padres que pudieron obtener la nacionalidad. Por tanto, se trata de inmigrantes de segunda generación que poco a poco se habrían radicalizado. La investigación sobre esta célula islamista arranca a finales del mes de marzo de 2005, cuando comenzaron a detectarse movimientos sospechosos de estos individuos. Las pesquisas se centraron en la mezquita Darkawia, en cuyo entorno se comprobó que se realizaban labores de proselitismo para la yihad. Por ello, los agentes de Información montaron un dispositivo de vigilancia y fueron identificando a los distintos componentes del grupo. En los últimos meses, según las fuentes consultadas, la Policía detectó que el grupo, en sus reuniones, había dado un paso más y de las conversaciones de contenido más o menos fanáticos habían pasado, directamente, a planear acciones criminales concretas. De hecho, fuentes próximas al caso consultadas por ABC afirmaron que los islamistas arrestados querían obtener explosivos y armas para llevar adelante sus proyectos Además de en los alrededores de la citada mezquita, en torno a la cual giraban todas las actividades del grupo, se detectaron reuniones de los islamistas en otros puntos de Ceuta. En ellas se insistía en la necesidad de practicar la yihad contra Occidente La célula ya tenía una cierta estructura y de hecho se atribuye el papel de líder espiritual a Mohamed Fuad Mohamed Abdeselam, de 35 años, mientras que el jefe operativo del grupo era Karin Abedeslam Mohamed, alias Dibania de 32. Esta estructura se financiaba, siempre según las fuentes consultadas, mediante la delincuencia común: tráfico de drogas y robos, especialmente. Uno de ellos fue detenido por la Policía el pasado mes de agosto acusado de asaltar a un cambista de la Ciudad Autónoma. Las investigaciones realizadas han permitido además co- nocer que la célula islamista desmantelada mantenía contactos con otros grupos de la misma ideología que operan en Marruecos y en el Reino Unido. De hecho, los servicios secretos marroquíes han colaborado activamente con la Comisaría General de Información y facilitado datos de interés para las pesquisas. Las fuentes consultadas destacan la potencial peligrosidad del grupo desmantelado, aunque insisten en que los planes para atentar estaban en una fase incipiente, por lo que ha sido una operación preventiva De hecho, en los registros realizados en las viviendas de los detenidos no se han intervenido ni armas ni explosivos, aunque sí documentación relevante que es analizada por los investigadores. La operación Duna en cualquier caso, no está aún cerrada y no se descarta que en los próximos días se produzcan nuevas detenciones. Los once arrestados fueron trasladados ayer mismo desde Ceuta a la Península en un ferry que ya había sido utilizado por las decenas de policías que de madrugada participaron en el operativo. Está previsto que mañana o pasado, como muy tarde, sean puestos a disposición judicial. Las extrañas reuniones en torno a la mezquita Darkawia CARMEN ECHARRI CEUTA. La mezquita Darkawia, cuyo nombre hace alusión a un versículo del Corán muy polémico y con posibles interpretaciones radicales, era frecuentada por los once detenidos en la operación policial de ayer, que eran considerados muy religiosos y que siempre vestían con chilabas. Enclavada en la calle San Daniel de la barriada del Príncipe, entre los vecinos de esta zona el templo siempre ha tenido fama de difundir un discurso fundamentalista y quizá por ello la asistencia de fieles había descendido en los últimos meses. Hace tiempo la mezquita había cambiado de nombre y en torno a ella, según las investigaciones policiales, se hacían labores de reclutamientos para grupos islamistas. Asimismo, en las proximidades hay un cafetín en el que también se han detectado reuniones de individuos sospechosos que han sido controlados por la Policía. Entre los once detenidos hay un vigilante de seguridad, un auxiliar de la Policía Local y también Hlasin Mustafá Mohamed, uno de los jóvenes que hace apenas un mes era detenido en Marruecos con material de pesca submarina y que fue acusado por los agentes marroquíes de presuntas prácticas radicales. Tras una larga detención y un juicio en Tetuán, quedaba en libertad y regresó a Ceuta asegurando que no tenía relaciones con el islamismo. Sus compañeros de la barriada no daban crédito a su detención, pero en cambio se mostraban más cautos con la de Rachid, el joven auxiliar de Policía Local sobre el que ya se habían abierto investigaciones hace casi un año. Cuentan algunos compañeros del Cuerpo que cuando los atentados del 11- M estábamos en un corrillo varios compañeros y empezamos a criticar lo sucedido. Él estaba con nosotros y se apartó con rostro molesto dejando incluso sus labores de control del tráfico