Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN MIÉRCOLES 13 s 12 s 2006 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero Líneas aéreas de bajo coste La negación del Holocausto La Conferencia Internacional sobre el Holocausto, auspiciada por el régimen de los Ayatolás, ha comenzado esta semana, teniendo como principal orden del día la negación de uno de los episodios más lúgubres y tristes de la humanidad, como fue el asesinato masivo de millones de judíos. Frente a este tipo de actitudes, muchos expertos y analistas internacionales consideran que se trata de una maniobra política y mediática que responde a la ofensa que provocaron las caricaturas sobre Mahoma, así como también son una muestra más para consumo interno del ala más radical, con lo que Mahmud Ahmadineyad reforzará su poder. Si bien toda esta serie de peroratas son en cierta forma lógicas, a mi modo de ver debemos quitarnos la venda y las cadenas que nos ciegan y atan a la dictadura de lo políticamente correcto, y olvidarnos por un momento de conceptos como relativismo cultural Alianza de Civilizaciones u otras expresiones muy manidas por todos aquéllos que parece que todo lo comprenden y entienden. Por el contrario, me parece que, cuando menos en esta ocasión, no debemos plantearnos dudas, ni permitirnos un desliz de titubeo, sino condenar firmemente este agravio y esta ofensa contra la humanidad, contra todo lo que significa respeto a las víctimas, memoria histórica y, por último, aunque no menos importante, decencia, algo de lo que por desgracia carecen aquéllos que concurren a este tipo de circo mediático, propagandístico y antijudío. Condenemos sin paliativos este obngreso y no caigamos en la penumbra moral. Jorge Ipiña Pando. Bilbao TIRANOS Y AYATOLÁS ISTORIA y actualidad se iluminan mutuamente. Wall Street Journal escribe: Como Franco en España, Pinochet fue un autoritario cuyo régimen pudo transformarse en un régimen democrático. Lo que queda en Chile es la economía más rica de América Latina, libertad de prensa y un sistema político, muy competitivo, que permitió a los socialistas llegar al poder Por su parte, Maerkische Allgemeine, en Potsdam, consagra al juez Garzón un largo artículo, glosando su combate en defensa de los Derechos Humanos y sus esfuerzos por intentar juzgar los crímenes cometidos por Pinochet. En Londres, es el corresponsal en Madrid del Times quien analiza el paralelismo entre Pinochet y Castro, presentados como dictadores de izquierda y derecha. Thomas Catan se pregunta ¿cuál de los dos iconos de la Guerra Fría puede considerarse ganador? Y responde: Afortunadamente, ninguno Hoy, sólo Cuba continúa a falta de democracia El Times londinense y Le Monde, en París, subrayan la trágica paradoja de la Alianza de Civilizaciones, la iniciativa diplomática hispano- turca: las leyes españolas castigan con severidad el delito de negación de los crímenes contra la humanidad que las máximas autoridades iraníes presentan como verdades científicas en un congreso internacional consagrado a denunciar la mentira del genocidio nazi contra los judíos, en Teherán. Le Monde subraya el clamor mundial contra un congreso de ayatolás, antisemitas y negacionistas que niegan el Holocausto. El Times subraya las protestas de los estudiantes iraníes y denuncia una reunión de nazis y antisemitas bajo el liderazgo de quienes fraguaron el concepto del Diálogo de civilizaciones antecedente de la propuesta de Alianza. Las detenciones de miembros del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM) son subrayadas por el Washington Post, El Universal mexicano y La Nación argentina. Por su parte, Financial Times prefiere tomar nota de los grafiteros españoles que viajan a Nueva York en busca de celebridad pintando grafitos en el Metro neoyorquino. H No quiero molestar ni ofender a nadie, y por eso evitaré en esta carta dar nombres o citar empresas concretas. Pero es evidente que, mientras unas compañías aéreas de bajo coste han convertido su gestión en un éxito comercial, empresarial y social importante, otras son un auténtico desastre. Han convertido en costumbre, entre otras, las siguientes prácticas: tratar a los viajeros como a ganado; actuar con irresponsabilidad a la hora de dar explicaciones de cualquier tipo cuando vienen mal dadas, o tener a los viajeros- -incluidos mayores, mujeres embarazadas y niños- -horas y horas secuestrados en un aeropuerto. Estas señas de identidad dicen muy poco de quienes asumen- -contractualmente, no lo olvidemos- -la obligación de trasladar a un pasaje de un lugar a otro y no lo cumplen. Y cuando dan explicaciones, que es pocas veces, son incompletas y peregrinas. Pero, además, dicen muy poco de las autoridades administrativas y gubernamentales que permiten las auténticas estafas que se están produciendo, precisamente porque los incumplimientos son reiterados y ya no pillan por sorpresa a nadie. Eduardo R. García Córdoba en el cuello ganada con esfuerzo y genialidad. Carmen Marín Alicante Quién es la víctima Leo con asombro que el vigilante de los Tous se arriesga a seis años de prisión por homicidio. Va a resultar que la víctima es el albanokosovar. Pobrecitos, dejémosles que entren en nuestras casas y nos asalten, nos violen y nos roben. Y, sobre todo, no nos defendamos si no hay necesidad Por favor, que me propongan una solución a falta de una mejor prevención con coordinación policial ante estos hechos aislados Cristina Escudero Madrid Unas gotas de agua Un estudio reciente de la OCU dice que el 51 por ciento de las personas no toman medidas para ahorrar agua por desconocimiento. No es de extrañar que las campañas publicitarias de los distintos organismos no funcionen. Las campañas tienen una duración de pocos meses, los ayuntamientosno tomanmedidasparael ahorro y en cuanto caen unas gotas desaparecen las campañas y se anuncia el incremento de los embalses. La concienciación debería ser constante, y no en épocas de sequía. ¿Cómo pretenden persuadir para que se ahorre, si no toman medidas serias para que su uso sea controlado durante todo el año? Eva Yuste Tábara Boadilla del Monte (Madrid) Deportes minoritarios España ha tenido un nuevo éxito deportivo internacional. El nadador español Eduard Lorente ha conseguido la medalla de oro en los Campeonatos de Europa de natación, en una competición en la que nunca hemos destacado: los 50 metros libres, es decir, pura velocidad en la piscina. Lorente se ha convertido en el hombre más rápido de Europa en el agua. Así de simple. Y conviene presumir de ello. Lamentablemente, este tipo de éxitos tiene muy escasa repercusión informativa en nuestro país, pese al mérito del logro. Triunfos como éste- -y como otros en esquí, gimnasia, waterpolo, boxeo... -suelen caer pronto en el olvido de los españoles, aplastado por la voracidad del fútbol, del tenis, del ciclismo, del motociclismo o, más recientemente, del automovilismo. Por eso doy las gracias a Eduard Lorente. Sirva esta carta para reivindicar, una vez más, el valor de los modestos, de estos secundarios de lujo de nuestro deporte que, aunque sea sólo por unas horas, abandonan su anonimato. Eso sí, con una medalla de oro Aconfesional, no laicista Conviene aclarar algunos términos que resultan confusos ante quienes defienden una España constitucionalmente laica. Porque resulta incoherente que, a la vez que definen la supuesta laicidad del Estado Español como un marco de libertad que asegura la democracia y la convivencia pacífica entre los españoles, unos pocos impongan de hecho un pensamiento único con una nota esencial: el ataque a la dimensión religiosa de la persona y a sus manifestaciones públicas. Sin embargo, en la Constitución española no se nombra en ningún momento los términos laico o laicidad como garantes de la democracia, sino que se subraya el carácter aconfesional del Estado Ninguna confesión tendrá carácter estatal art 16.3) Es decir, el Estado no impondrá ninguna creencia, pero sí garantizará la libertad individual de cada uno a vivir según sus propias convicciones y a que sus hijos se eduquen en ellas (art 27.3) ¿Por qué se intenta ahora contraponer las creencias a la vida pública? ¿Por qué este ataque cada vez más radical a todo lo que suene a religión haciéndolo incompatible con lo democrático, lo plural? Todos, independientemente de nuestro credo o ideas, buscamos lo mismo: el bien común y el progreso de la sociedad, y no creo que la manera de conseguirlo sea expulsar del ámbito social la dimensión espiritual de la persona que todos tenemos y manifestamos de diferentes modos. Hacerlo así significa imponer un modo de pensar unívoco que, además de atentar contra la conciencia de muchos y su libertad religiosa y de pensamiento, empobrece a la sociedad porque elimina el rico legado cultural y religioso que cada uno, sólo por el hecho de haber nacido en España, llevamos impreso. Begoña Cal Murcia